Los dos Virgilios

Nunca, pese a mis casi cinco años de graduada, he podido superar ese sobresalto en la boca del estómago cuando voy a entrevistar a alguien. Me siento insignificante detrás de la grabadora, haciendo preguntas predecibles y manidas. Y quizás es un buen síntoma después de todo: no perder el sobresalto. Con semejante nudo en la garganta -esa sí que es una imagen manida- le pedí … Continúa leyendo Los dos Virgilios

Estos días tan cortos y estas noches tan largas

Desde la primera vez que leí El anhelo inútil, de Rubén Martínez Villena, un día que no sé precisar en aquella época remota de la primaria, supe -ya de niña me las daba de cartomántica- que habría de recordarlo para siempre. “¡Oh, mi ensueño, mi ensueño! Vanamente me exaltas:/ ¡Oh, el inútil empeño por subir donde subes!/ Estas alas tan cortas y esas nubes tan … Continúa leyendo Estos días tan cortos y estas noches tan largas

Euforia reservada

Tengo la puntería de Guillermo Tell: no sé cómo me las arreglo para viajar rumbo a Sagua justo al día siguiente de que anuncian en la televisión cubana, panel de periodistas y viceministros mediante, la autorización de compra-ventas. Primero, de carros; la semana pasada, de casas. (Ahora que escribo carros y casas, en ese orden, recuerdo la canción de Descemer Bueno que auguraba estas libertades: … Continúa leyendo Euforia reservada

Donde sufrió Mayábuna

Debo admitirlo: esa noche no pensé en Mayábuna. Estaba demasiado concentrada en mi propio cataclismo sentimental, en esa suerte de desamparo con que he aprendido a lidiar desde entonces, como para preocuparme por las ambulancias que escuché a lo lejos. Las vi pasar una tras otra en sentido contrario al hospital: únicamente eso me alarmó. Pero las olvidé de un plumazo, entre el televisor que … Continúa leyendo Donde sufrió Mayábuna