La inconsciencia del racismo

Ando deslumbrada por estos días con la telenovela brasileña que comienzan a transmitir a las seis de la mañana. Deslumbrada y con ojeras, por aquello de levantarme media hora antes de lo que normalmente hago -eso de inexplicable tiene la fascinación: es un impulso contra el que no se puede luchar-. De modo que me tiro de la cama a las seis en punto, pongo … Continúa leyendo La inconsciencia del racismo

Las cumbres más altas de mi mundo conocido

Esta sí es la última vez que hablo del avión, lo juro… Subiendo el Escambray, con las lomas casi al alcance de la mano, recordé por enésima vez a mi mamá. Por mucho que me empeño, que trato de explicarle el embrujo de esas, las montañas más altas de mi mundo conocido, ella no anda creyendo en semejantes visiones de románticos. Con lo que le … Continúa leyendo Las cumbres más altas de mi mundo conocido

Xenofobia tropical

Hubo un segundo, un instante brevísimo, fugaz, en el que mi nacionalismo rozó con la xenofobia. No fue intencional -lo juro- pero duró el tiempo justo para confirmar que, por más que se empeñen los filósofos del Primer Mundo en demostrar que no pertenecemos a un país en específico sino a la humanidad en su conjunto, a mí me sigue pareciendo que esas teorías posmodernas … Continúa leyendo Xenofobia tropical

La historia es relativa, supongo yo

A veces tengo la impresión de que la historia no es como me la contaron: los héroes demasiado nobles, los villanos demasiado infames, las circunstancias tan providenciales que los hechos parecieran no tener más remedio que pasar. Una especie de fatalismo histórico, supongo yo. Tal vez porque le hago rechazo -inconsciente, pero rechazo- a las verdades que se me dan por sentadas, a los axiomas … Continúa leyendo La historia es relativa, supongo yo