Cubano sin Cuba

Cubano sin CubaQue me sé de memoria todo el repertorio de mi padre, incluidas las canciones que me ha ido dedicando desde que yo no era más que un empacho en la barriga de Anita; que sería capaz de reproducirlas de un tirón y hasta por el orden cronológico en que fueron escritas es una prueba convincente de los extremos de hija obnubilada a los que me lleva la chochera.

Más que a mí, a ningún jurado del festival OTI pudieran gustarle sus composiciones. Por mucho que me haga la hipercrítica, que le cuente las palabras repetidas y le reproche esa tendencia que siempre ha tenido al “machete rima con lima” -creo que se busca las consonancias solo para probar mi oído-, Jorge sabe que sus temas han pasado a formar parte de la banda sonora de mi vida.

A veces, cuando olvida una letra por aquello de imitar a Silvio -que da sus conciertos con los textos delante-, paro la oreja, bajo el libro que finjo leer y le rectifico sin que se me note demasiado el entusiasmo; en esa casi religión de equivocarse y rectificarlo hemos llegado a un acuerdo tácito: no puede cantar delante de mí sin que yo deje de meter la cuchareta.

Los dos lo disfrutamos, en el fondo. O no tan en el fondo: en la superficie misma, si esta cara de hija culeca y esa entonación de padre “músico, poeta y loco” son tan difíciles de esconder como el enamoramiento o el olor a café.

Por eso este fin de semana, cuando le escuché llamar a Martí “cubano sin Cuba” en una canción, no pude sino pararlo en seco, abrir descompasadamente los ojos por el deslumbramiento y confesarle que iba a plagiar sin piedad esa imagen en la primera crónica sobre el Apóstol que lograra escribir.

Pero no es sobre el Apóstol que escribo, sino sobre él, que fue también un cubano sin Cuba durante el año que estuvo en Angola, aquellas lejanas tierras de África donde aprendió a cocinar espaguetis pero no a fregarlos, vio los últimos capítulos de En silencio ha tenido que ser a través de las cartas de la novia que fue mi madre y comprendió que el oficio de trovador no es menos doloroso que el de soldado.

Sobre sus andanzas por Angola un año antes de que yo naciera no es pródigo en detalles; tampoco hurgo demasiado -Anita siempre lo dice: cuando no quiero que me mientan, no pregunto-. Prefiero suponer entonces que aquellos tiempos grises no pasaron, que no padeció los fríos de Huambo, las noches de caravana, ni siquiera la tarde de filmación del Noticiero ICAIC Latinoamericano en el que posó frente a la cámara como el héroe de la guitarra.

Ahora es mi propio héroe sin necesidad de pólvora ni barricadas; el héroe que fue otro cubano sin Cuba, sin familia, sin hogar, gracias a Dios que solo por un año.

Anuncios

13 comentarios en “Cubano sin Cuba

  1. Primaaaaaaaa pero estas cosas no se valen en internet nada mas, así ke llevale esto a mi tio ke si no lo ha leido aun pues terminara llorando cuando lo haga pk hasta a mi se me aguaron los ojos jejeje….

    1. Es lo que yo digo en el post: a la legua se me nota la chochera… Y no, no escribe décimas, pero las musicaliza con otro ritmo que no parece punto cubano. De hecho, ahora mismo me estoy acordando de una canción suya, o mejor: una musicalización rarísima que le hizo a unas décimas de Luis Compte Cruz que si el autor las hubiera visto… Gracias por leerme, y por comentarme, creo que eres el lector más fiel.

  2. Precioso Gisy me ha encantado!. VIste que la final lo encontré?Tienen mucho en común tu padre y el mío: son indudablemente Geniales! MAIRLEYS

  3. Escribes muy bien y me gusta lo que haces excepto cuando atacas a Sancti Spiritus:Es como si castigaras la ciudad por que otros te ubicaran lejos de tu querida Sagua o pensaras que a tu talento le queda chica nuestra “Aldea”,.De ese modo no ganaras muchos “Fans” entre los espirituanos de adentro ni de afuera..Es como si yo culpara a Miami de haber tenido que abandonar mi barrio de Colon…Discupa…sabes que escribo lo que pienso y siento

    1. No intenté herir tu regionalismo, José Luis, mucho menos con este post en el que para nada menciono a Sancti Spíritus. Es sobre mi papá, al que, por cierto, sí le gusta esta aldea, como tú mismo la llamas. Saludos de nuevo…

  4. GISSE IMPRESIONANTE COMENTARIO ES INCCREIBLE COMO PASA EL TIEMPO YA MUJER Y COMO LE COMENTE A TU PAPA, COMENTARIOS PROFUNDOS Y DE MUCHA CALIDAD DIDACTICA Y QUE HABLAR DE TU CARIÑO A TU PADRE QUE SIEMPRE TE HA AMADO CON TODO SU CORAZON ME CONSTA,FELICIDADES Y POR AQUI RECIBE EL MAS GRANDE BESO DE LOS TRES MOSQUETEROS.-

  5. Gissy, hermoso escrito dedicado a tu papa’, pero Gera tiene razon: deberias ensennarselo, si no lo has hecho ya. De mas esta’ decir de mi orgullo a Jorge y a Anita, pero sobre todo “al empacho en la barriga de Anita”…..muas, lele.

    1. Ya se lo leí, mi Lele lindura, y como te imaginarás anda con él en el bolsillo izquierdo de las camisa, para arriba y para abajo. Gracias por querer tanto a este empacho que estuvo en la barriga de Anita, jeje

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s