28 años y un día

28 años y un díaTengo exactamente 28 años y un día; ni más -aunque hubiera preferido recordar ciertas estampas hoy desdibujadas de los 80-, ni menos, anacrónica como me siento en medio de la época dorada del reggaeton.

A estas alturas de la vida, me figuraba distinta, al menos así lo creía hace ya una década, cuando el uniforme azul de preuniversitario era una muda de ropa que miraba con desdén y no con añoranza.

De aquellas ensoñaciones de chiquilla romántica se enteraron todos los varones de mi aula, que en un exceso de ensañamiento y alevosía -podíamos llegar a ser crueles en el pre- me velaron durante semanas enteras, abrieron mi mochila, robaron el diario de adolescente herida en el que nunca jamás volví a escribir y leyeron como suele hacerse en las tabaquerías: sin cuidarme el pudor.

La casa blanca de cortinas rojas que deliraba a la orilla del mar sigue siendo eso, una imagen dormida en las páginas de mi diario; el amor idílico, sin mancha, que por aquel entonces ya creía hallado para siempre no vive más que entre esas hojas rendidas por el polvo, las flores secas, los tickets de reliquia de alguna guagua y una foto en sepia con la dedicatoria que sería inteligible para el resto de la humanidad.

Diez años después, ni soy la de entonces, ni he logrado darle un sentido rotundo a esta vida que, de no ser por el error de interpretación de la profecía maya, pudiera terminar el 22 de diciembre de este mismo año -tal vez los mayas iban a evitarnos las zozobras-.

28 años y un día. Suena a tiempo perdido, sobre todo cuando pienso que a esta edad Alejandro Magno había conquistado hasta los más alejados confines de su mundo conocido; José Martí había sorteado en tan poco cuerpo los horrores del Presidio Político y las soledades del destierro; Jorge Mañach ya disfrutaba la gloria de haber escrito La crisis de la alta cultura y venía elucubrando su memorable Indagación al choteo; Fidel recapitulaba en Isla de Pinos los errores tácticos del asalto al cuartel Moncada…

Nada he hecho -¿o debo decir hemos hecho?- para trascender más allá de los límites propios: no he escrito un libro, no he sembrado un árbol, no he tenido un hijo.

Pero algo me dice que esta felicidad intangible que no se parece a las grandes epopeyas, este ejercicio de sobrevivir, como dijera el poeta, “en esta tierra, en este instante”, es también una proeza desmesurada, digna de la inmortalidad de los libros de Historia.

Anuncios

7 comentarios en “28 años y un día

  1. Felicidades Gi, por llegar a tus 28, una edad perfecta para revisar, revaluar y enrumbar senderos. Alguien dijo que las pequeñas cosas que hacemos pueden llegar a trascender, como semillas. Que no hayas estado en el centro de grandes historias, no significará que dejes de marcar una huella. Ya lo haces con tus post, una bitácora de tu andar por la vida, que anima a ser mejores. Felicidades una vez más….

  2. Me sumo a la felicitacion por tus 28 años, la historia de la humanidad esta hecha de cosas, hechos y personas que en su momento fueron “irrelevantes e insignificantes” y a la distancia del tiempo se convirtieron en lo que son hoy en día: paradigmas y patrones en nuestras vidas.

  3. Gisselle: Me encantó este post. Ese último párrafo vale lo que dice en oro. Gente como tú hace una proeza tan grande (y tan ignorada) que no cabe en ningún libro.

  4. Mi vida, ojalá yo pudiera llegar a mis 28 años como tú!
    De los sueños de adolescencia poco queda a estas alturas pero nunca es tarde para dejar de soñar.
    No estoy de acuerdo contigo en una parte de tu post: Dime: ¿Cómo vas a pensar que no has realizado grandes proezas si en más de una ocasión te has aventurado a levantar la cultura espirituana, ¿quieres hazaña más grande y difícil?.
    Imaginemos que no trasciendes en el universo del periodismo- suposición muy difícil de la cual me considero el primer detractor pero, supongámoslo así- Mi vida, si tú eres la subdirectora más linda que ha tenido Escambray!!!, con permiso de los anteriores
    ¿Hijos? Si tu eres como una “tía”-para no decirte mamá y te sientas viejita jajaja- de quienes hemos tenido la suerte de tenerte como compañera y guía…
    No obstante aprovecho la oportunidad para dejarlo bien claro: Cuando ganes el Juan Gualberto Gómez la entrevista en MÍA, no quiero antojos!
    Un beso bien grande…se te quiere cerca del mar y del monte.

  5. Que mas logro que pasear tu belleza por las calles no deseadas por ti de mi querido SS?recuerda,que toda la gloria de los hombres cabe en un grano de maiz,segun Marti..Siembra un arbol,pare un hijo y dale gracias a tu dios(si tienes uno) de haberte dado la oportunidad de venir al mundo y ver su creacion y de que lectores de tan lejanas orillas e ideas tan diferentes,sean tu fan

  6. Ya desearian muchos tener 28 annos y un dia y haber llenado tantas almas de alegria como tu lo has hecho. Ya desearian muchos tener una pizca de tu carisma y de tu forma de ver la vida. Ya desearian muchos ser amigos de verdad, como lo eres tu. Te quiero hermana…y no sufras por tu diaro al desnudo, Duanys y Amauris no solo deshojaron el mio tambien, sino que llenaron mi maletin de piedras en varias ocasiones (de las cuales no me daba cuenta hasta que llegaba a Sagua, a mi casa), y acabaron con mi pocas habilidades de computacion que tenia en aquel entonces, te acuerdas?…Tu eres un tesoro…, ya llegaran todas esas cosas que pides, ya llegaran. Muchos besos….

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s