Creyentes y no creyentes

Creyentes y no creyentesEn Cuba, la expresión “creyentes y no creyentes” viene a ser, más bien, un eufemismo. Equivale a decir “feligreses y personal de apoyo”, “devotos y funcionarios”, o sabrá Dios qué otras categorías dicotómicas que permitan distinguir a quienes van a ver al Papa de los que no se emocionan demasiado con el sucesor de San Pedro.

Es un eufemismo, además, porque no creo que con esta idiosincrasia insular propensa a lo místico, a lo surrealista, a lo sobrenatural, haya alguien tan ateo como para no pedir, en un momento de flaqueza, de tormento espiritual, la intercesión divina. -Supongo que algún “Dios mío” se le habrá escapado hasta al mismísimo Darwin-. Por más que Carlos Marx se haya empeñado en demostrar que la religión es el opio de los pueblos, el ser humano necesita confiar en algo que lo trascienda.

Sin embargo, no se puede menos que reconocer el poder salvador del eufemismo, ese artilugio lingüístico que permite decir sin decir, sugerir sin arriesgarse, escuchar sin comprometerse y, al final, mantener la cordialidad en unas relaciones cimentadas, desde siempre, en la suspicacia.

Tal vez a esa capacidad de quedar bien con todos -la expresión “con Dios y con el diablo” pudiera resultar, cuando menos, inoportuna-, deba el Papa Benedicto XVI, sucesor de San Pedro y del beato Juan Pablo II, el poder concluir la visita apostólica a nuestro país en la tarde de este miércoles sin mayores contratiempos.

Al parecer no ha repetido en suelo cubano lo que dicen que dijo antes de llegar: que el marxismo está fracasado y que esta isla tan alejada de Roma debería explorar nuevas fórmulas ideológicas. No he escuchado que lo dijera en ninguna de las homilías, lo que tiene solo dos explicaciones: o las agencias extranjeras siempre mienten -argumento que algunos suscriben sin haberlas leído-, o el Sumo Pontífice decidió no venir a bailar a casa del trompo; al menos, no públicamente.

Cualesquiera que hayan sido los presupuestos del diálogo entre el Vaticano y esta isla del Caribe, los resultados tangibles solo se percibirán a la larga, cuando pasen las primeras marejadas de parabienes, bendiciones, enhorabuenas y bienaventuranzas con que el Papa alemán reconforta a los creyentes y pone al resto a sospechar de sus eufemismos.

Anuncios

6 comentarios en “Creyentes y no creyentes

  1. Interesante, Gisselle. Este es el tema del momento (todos tenemos nuestros post del Papa), pero como bien dices, el momento de verdad, para ver la trascendencia, vendrá después. Un saludo desde mi caimán.

  2. Ya hoy es el “después” de ayer, cuando se marchó el Papa bajo la lluvia de La Habana. Leyendo tu comentario recordé -por esos vericuetos inexplicables de la memoria- la misa que Juan Pablo II oficiara en Camagüey. Por ese entonces yo era una chiquilla de secundaria que se emocionaba con aquel anciano más parecido a mi abuelo que a San Pedro. “Que el Papa se quede en Camagüey, en Camagüey, en Camagüey”: lo escribo tres veces porque estoy rememorando el coro cinematográficamente. Fue emocionante aquella visita, supongo que esta también… a su manera…

  3. Ya pensé yo que este acontecimiento te motivaría a escribir un interesante post, muy realista de todo lo que se ha movido alrededor del suceso.

  4. En este largo forcegeo entre el estado y la iglesia.Acaba de ganar esta ultima.Recuerdo como se inicio este antagonismo con la expusion de lmas de 200 curas aprincipios de los 60,continuo durante decada con el chequeo de los que entraban a la iglesia y la nota en el expediente acumulativo del escolar y la exclusion de carreras univesitarias para muchos catolicos practicantes, negacion de determinados puestos de trabajo y la ensenanza atea obligatoria que todavia continua etc etc nada de esto acabo con la fe ni con la institucion milenaria que ahora renace con mas fuerza..Jamas hubiera imajinado que con el mismo sistema se celebrara navidad y menos aun,que no se trabajar un dia en semana santa..Parecen que los tiempos cambiar para bien..veremop si aqui tambien cambiarn y me publican el comentario que no contiene ni una inexactitud..Gisell,tiene la palabra

    1. En este blog, Jose Luis, al menos en este, los comentarios se publican automáticamente, tengan o no inexactitudes. La opinión, diversa y hasta contradictoria, es lo que vale. Gracias por regresar a esta Cuba profunda.

      1. Pues me maravilla eso y ojala te imiten en todos los blogs y prensa del pais.Soy un creyente de las palabras de Marti cuando sentenciaba:” Solo la opresión debe temer al pleno ejercicio de la libertad. Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado.”

        José Marti

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s