Curso en lontananza

Curso a la vistaMirando los reportes televisivos sobre la venta del uniforme escolar -que en pantalla ha recibido el tratamiento de un trauma nacional-, me he percatado de que estamos a las puertas del nuevo curso. Mala señal esa, no que regresen las clases sino que hayan pasado sin remedio los tiempos en que me brincaba la boca del estómago cuando agosto comenzaba a declinar, sin necesidad de que ningún periodista me anduviera advirtiendo.

A estas alturas hace algunos años -tampoco tantos, que conste- ya había llamado a amigas y compañeros de cuarto -sí, porque muy a pesar del rector, en la universidad convivíamos sin distinción de orientaciones sexuales- para que fueran respetadas las mismas literas y taquillas de antes, había comprado una lata de leche condensada para los desayunos iniciales, había lavado el maletín y mi madre sacaba el remanente de las vacaciones para que, al menos las primeras semanas del curso, no tuviera que morir en esa jungla que algunos llaman, eufemísticamente, “la botella”.

Era el ritual de todos los agostos. Lo que creía una fiesta hace apenas unos años hoy me parece, sin embargo, un proceso turbulento y azaroso: los padres desangrándose en una mochila nueva, las tiendas desbordadas de abuelos en busca de las medias blancas que no encuentran, las reservas financieras de la familia destinadas a dilapidarse en el merendero de la universidad. Será que antes veía el mundo desde el limbo de los subsidiados y ahora, con casi tres décadas pesando sobre las costillas, puedo aquilatar mejor la zozobra de mis padres. (Voy a terminar teniendo razón: el problema es generacional).

Más que el tema logístico, que al final la gente resuelve a como puede, lo que en verdad me preocupa es no saber exactamente en qué punto de las transformaciones educacionales andamos: si del maestro al profesor general integral o viceversa; si de las clases en vivo a las televisadas o viceversa; si de la ciudad a la beca o viceversa.

Ya sé que no es sano esto de andar hurgando llagas, que no es constructiva la crítica a mansalva, pero no logro evitarlo: me entusiasma demasiado creer que los cambios concebidos cierto día con bombos y platillos, hoy, evidentemente, están siendo rectificados.

No puedo sino aplaudir el intento por mejorar la tan zaherida secundaria básica, la elevación del rigor en las pruebas de ingreso, la actualización de los planes de estudio, el retorno a las aulas de la historia regional, la revalorización del maestro como eje primordial del proceso docente… Dios mío, estoy sonando a funcionaria de Educación.

Lo que no consigo de ninguna manera, por más que trate de explicármelo con la mano en el bolsillo, es vitorear el cierre de tantas escuelas rurales. No creo que con los recursos ahorrados en semejante clausura vaya a aumentar el salario de los maestros, que entonces sí que lo pensaría; mucho menos a elevarse ostensiblemente la calidad de una educación cuya principal laguna no es tan financiera como ética.

Gracias a Dios, mis años de estudio fueron otros: aquellos lejanos tiempos en que éramos ingenuos, nuestros padres no nos copiaban y pegaban las tareas desde la Enciclopedia Encarta o Internet, la impresión digital era un lujo reservado para las tesis de diploma y no existían artilugios que nos dividieran como los discos duros externos o las memorias flash.

Aquella época ya preterida apenas sobrevive, por desgracia, en las fotos desperdigadas de los adolescentes que fuimos, libres hasta entonces de celulares y mp3; en las anécdotas con que canonizamos la experiencia mística de la beca y en las memorias hiperbolizadas -lo reconozco- de mi generación.

Anuncios

17 comentarios en “Curso en lontananza

  1. Te confieso que este post tuyo si que me ha gustado.Mi primer trabajo fue como maestro,a los 16 anos,en 1970 en una escuela rural en el escambray espirituano,alli ensene a 14 alumnos y nacio mi romance con el magisterio que todavia continua,solo que esta vez es platonico.Lo que escribes sobre las escuelas rurales es sabio y cierto,como lo es lo que comentas sobre la educacion en general.Vivi la epoca de oro de la educacion en cuba y quizas por eso no me fui mucho antes y aunque no lo creas,me dule el deterioro de un sistema educacional al que dedique mi ninez-juventud,ojala las cosas mejoren para cuando tengas a Gisellita y llegue a edad escolar

  2. Otra vez, un ejemplo de deliciosa crónica, por suerte, yo también, viví tu misma generación y recuerdo similares memorias, las cuales las guardo muy adentro para que no se me escapen.

  3. De todos los rituales de agosto que se describen en este post, ninguno me retrotrae más a mis tiempos de estudiante que el de la bendita lata de leche condensada que en mi caso se incorporaba a la mochila previamente cocinada. A veces mulata, a veces más quemada, no era el fuerte de mis desayunos, pero sí el postre preferido. La lata se convertía en un acontecimiento, servía para reunir a los amigos y también a “los moscones” que, cuchara en mano, venían a disputarse su parte junto a la litera y juro que después de abierta muchas veces no completó un minuto de vida. Gracias por recordarme estas historias, que en verdad uno debía recordarlas mucho más a menudo. AAA+ en CC.

    1. Ahora mismo, Panchi, me moriría por ser yo una de esas mosconas merodeando su lata de leche condensada.
      A pesar de que el regreso de los preuniversitarios a la ciudad era una petición de las familias desde hace muchos años, yo no puedo sino compadecer a estos muchachos que no tendrán anécdotas de latas de leche ni de más convivencia que las del aula. Con todo lo cuestionada que fue la vida estudiantil en campaña, yo hasta la agradezco. Ay, mi madre, la lata de leche condensada…

  4. Gisse: qué pena que no soy de tu generación! Yo pertenezco a la que le tocó experimentar todos los cambios en el sistema educacional. A veces, cuando estaba en la secundaria, mis compañeros de clases decían que éramos como conejillos de indias.
    En Trinidad, no sé en otros sitios, debo añadir una fiebre que hay de comprar “luncheras” para el almuerzo de los estudiantes. De hecho, tenía pensado escribir sobre eso. Y yo que era tan feliz con mi jabita de guano y luego con unas plásticas que parecían pequeñas redes!!
    Ahora todo es a base de aparatos tecnológicos y yo que desvelé tantas veces, por ser finalista, escribiendo un trabajo del borrador a limpio, como se le decía a la copia final…
    Ahora todo este proceso se ha vanalizado demasiado… por no hablar de los padres que, lejos de facilitarle la bibliografía a sus hijos para las tareas, resuelven hacerle el trabajo entero…hay tanta tela por donde cortar que no terminaríamos jamás de dialogar en este post, verdad?
    Un beso para mi tutora reunida jejejeje desde la isla nuestra de cada día.

  5. gisselle… cómo es eso que se han cerrado escuelas rurales?… quiere decir que se han concentrado los niños del campo en la escuelita más “cercana”?… yo, en lo personal, pienso que la educación en cuba debería cobrarse por niveles… no voy a abundar más en el por qué lo digo para no levantar miradas de odio de aquellos que ven en la gratuidad un logro de la revolución cubana… no estoy hablando de dejar a un niño sin escuela porque no pueda pagar una matrícula, estoy hablando de que se cobre mensualmente un precio que todos podamos pagar y que se dinero sea directamente invertido por el ministerio de educación para elevar el salario de sus maestros, reparar escuelas y cubrir otra serie de gastos… si en primaria se pagaran 5 pesos mensuales por estudiante, en secundaria 10, en preuniversitario 15 y en universidad 20, habría un amplio fondo para contar con él… si un niño no puede porque socialmente su familia se sabe qué no puede cubrir 5 pesos mensuales en primaria -y sobran los trabajadores sociales para determinar esos casos- queda eximido del pago… a veces pienso que trabajamos para el éxito del sistema capitalista en salud y educación: si hoy llegara un privado a cuba, pusiera una escuela que siguiera los mismos lineamientos de las escuelas estatales pero con pupitres nuevos, libros nuevos, materiales en abundancia para todos, uniforme para profesores, salarios dignos para ellos, plantilla de experiencia y cobrara 50 pesos mensuales, los padres lo pagarían… el mismo ejemplo para la salud…

    yo creo que la diferencia generacional iba a venir independientemente del nivel de la educación cubana… antes éramos más sanos, menos esclavos de la tecnología… se valorara mejor el esfuerzo personal de cada cuál… en el caso de cuba es notable la diferencia de nivel entre los niños de la década del 70 y 80 y los que vinieron después… la tecnología no puede sustituir el conocimiento, lamentablemente ha sido malinterpretado este concepto: que haya un tv y un video en cada aula no quiere decir que las clases tengan más calidad… todos mis maestros, incluídos los de historia, español y literatura, fueron a pizarra y tiza blanca… y qué clases!… y qué pedagogía!… y qué manera que quedarse para siempre en el recuerdo!… todavía mi acuerdo en 7mo grado, hace 25 años atrás, que el lazarillo de tormes se dormía con la llave en la boca y el aire de su respiración silbaba por los huecos del mango de la misma!…

    1. De acuerdo en casi todo, Camarero, “casi” porque no sé si es por este romanticismo a ultranza, o porque le tengo pavor a la privatización de algunos servicios, o porque juzgo a todo el sector privado basándome en la experiencia de los cocheros, que suben y bajan el precio del pasaje amparados en la ley de la oferta y la demanda. Ya sé que no es lo mismo manejar un coche y darle de comer a un caballo, que responsabilizarse con la educación de nuestros hijos. Nunca había pensado en la posibilidad de cobrar la educación por niveles, pero creo que prefiero no pensarlo. Siempre habrá familias para las que los 5 pesos mensuales que usted propone en la primaria representarían un dolor de cabeza porque el salario -aun suponiendo que se tengan dos en una misma casa- nunca alcanza. Por otra parte, también hay familias que podrán pagar no 5, sino 50 pesos mensuales, pero pienso que es un error elaborar nuestras políticas sociales basándonos en esa élite. No sé, ya le digo, estoy especulando, a lo mejor resolvería ciertas situaciones; a lo mejor sería un fondo que en lugar de invertirse en beneficio de la base material de estudio, pudiera servir para pagar los viajes de algún funcionario. Quizás bastaría con administrar mejor el presupuesto que tenemos para Educación, o engrosarlo quitando de otros gastos que comprometan menos el futuro de la nación. Eso no puede perderse de vista, que en las aulas de hoy están los profesionales, técnicos y amas de casa de mañana.
      Así que, por favor, Camarero, no proponga el cobro de la Educación por niveles en un sitio donde algún economista de estos tiempos pudiera hacerle caso…

      1. no hablé de privatizar, hablé de eliminar gratuidades… dije que se cobrase por niveles pero que la escuela siguiera siendo estatal…

        siempre habrán quienes no puedan pagarlo, no vivo en la cuba de los sueños, sé que hay en nuestro país quienes no comen dos veces al día porque no pueden… pero para eso hay suficientes mecanismos existentes, que no hay que crear, que pudieran atender esos casos en específico y para eso está el sistema socialista, para no abandonar a nadie, aunque yo prefiero decir que para eso está el sueño de martí de una patria con todos y para el bien de todos… hoy se paga mensualmente en los círculos infantiles según el salario de la madre y me han dicho que puede llegar hasta 40 pesos en algunos casos y en los seminternados también se paga sobre los 7 u 8 pesos mensuales para el almuerzo… así que no es algo tan fuera del mapa lo que dije…

        si serviría o no para los viajes de algún funcionario, eso es corrupción y siempre hay riesgos de ello por parte de los funcionarios que manejan recursos y toman decisiones… lo mío es una propuesta no aplicada y no hace mucho se fue del parque un ministro de educación al que no le cabía en el pasaporte un cuño más…

        la última parte de mi comentario estuvo referida a que si gratis se trabaja mal cuando alguien que lo haga bien y cobre la gente lo pagará sin meditar… quizás eso hizo que confundieras mis palabras, no hablé de escuela privada en cuba… dije que cómo van las cosas si algún día alguien hipotéticamente pudiera hacer una escuela privada triunfaría aunque cobrara, por las malas estrategias aplicadas en la enseñanza pública gratis… a eso me refería…

        1. Es cierto, Camarero, quizás me precipité al leerte, es que me tocaste la tecla de la privatización, que para mí tiene comején. Lo que me pasa realmente es que la eliminación de gratuidades me parece muy bien, muy acorde a los tiempos que corren, pero únicamente cuando el ciudadano de a pie sea capaz de, con su esfuerzo personal -léase con su salario-, poderse mantener sin que el Estado le regale nada. El ciudadano debe ser capaz de mantenerse, en principio, y luego, que se eliminen todas las gratuidades que hagan falta, pero no antes, porque si no, el cubano de a pie, que vive con un salario promedio de 400 pesos no puede pagar la Educación y la Salud si se les elimina el subsidio. Aquí no se vale eso de qué fue primero, si el huevo o la gallina. Primero, la dignificación del trabajo; después, la eliminación de los subsidios.

  6. Hummmmm, el post me ha gustado muchísimo y me ha puesto media “EMO” también, pero voy a halarte las orejas por eso de las ” casi tres décadas pesando sobre las costillas”.

  7. A mi me encantaba el inicio de curso, las vacaciones, por muy merecidas, se tornaban aburridas cuando se iba agosto, por entonces como tu misma dices, no habia esa pesadez material, o la lucha de las nuevas tecnologia, eso me toco en el pre. gisse tocaste un punto muy bueno en este trabajo, es cierto que no sabemos que rumbo tiene la educacion, esa direccion esta bastante indefinida. mi secundaria fue el giro total donde nos sustituyeron al profesor por un televisor y creeme… todo cambio.

  8. Yo se que la palabra “privado” resulta odiosa para algunos,pero les cuento que mi primera escuela fue privada,la La nino Jesus de Praga(Hoy Carlos Loyarte) por la que mi papa pagaba 6 pesos al mes,pues el queria que tuviera buenos profesores y una educacion catolica y no atea,que supongo debiera ser una opcion en un pais donde existe la libertad de culto y les cuento ademas que mi papa tambien pagaba 3 pesos por pertenecer a la clinica de Los Angeles,que estaba donde hoy el hospital provincial y por ese precio recibia toda la famila atencion medica y medicinas y fue alli donde naci y por ultimo,mi papa solo era cantinero de un bar y ganaba lo mismo que la periodista 20 CUC,en aquellos tiempos el peso cubano valia ligeramente superior al dolar,pero no solo en Cuba..Ah y vivia en el K12 .Pero no me cabe duda que Batista era un cruel dictador y merecio lo que le paso

    1. Espero que no sea sarcasmo eso de que Batista era un cruel dictador porque, que no le quepan dudas, en realidad lo era. La comparación, sin embargo, entre cuánto costaba la clínica y la escuela, me parece cuando menos, descabellada. Recuerde que no hay comparación posible entre los cinco pesos de entonces y los cinco pesos de ahora. Pero creo, Jose Luis, que no estoy dispuesta a entablar una polémica con usted en torno a la privatización porque ambos sabemos cómo pensamos. Le recuerdo que yo conozco sus ideas y lo respeto; hágame el favor de respetar el romanticismo con que defiendo la salud y la educación gratuita como un derecho de todos. Gracias por adelantado, porque sé que también usted es tolerante, no?

  9. Buenas Gisselle.He descansado,lei tus posts y me siento mejor.Recuerdo con mucho afecto todos mis maestros desde pre-escolar hasta 9no grado en Cifuentes,mi bello pueblito.Ellos tenian la ejemplar herencia de maestros locales que a su vez fueron influenciados por la fundacional cadena:Varela-Luz-Heredia-Mendive-Marti-Varona.En 5to,mi libro de Historia me contaba que Cristo era un mito inventado por los explotadores para someter a los pueblos;no me parecio bien,como tampoco me parecio bien que mi amiguito tuviera que dejar de ser monaguillo para ser pionero,ni que yo me tenia que alejar de Chelino,el hijo del pastor evangelico…..3 periodos de 45 dias,8 horas de tabajo diarias=+-900h….El pre en Yabu4 fue atroz(77 al 80,director Omar Martinez,alias Huevo Frito).Al supuesto ”problema fundamental de la filosofia”respondi que lo primario era la conciencia,malo,malo.Robo,albergue en 4to piso sin ventanas(rotas por nosotros)escabiosis,ladillas,mis amigos huyeron, llevados por sus padres al pre de Sagua que todavia coservaba algo de la gran institucion que fue……3 cursos 4 horas de trabajo diaria=+-2000horas….Bucolica y libre UCLV:oposicion total al sistema politico.La educacion en Cuba tiene que ser despolitizada.Concilios de educadores prominentes deben tomar las desiciones en materia educativa,y no los lideres politicos….15 annos de trabajo,debian pagarme unos 200 CUC mensuales y me pagaban unos 100(10 de salario y 90 de gratuidades y subsidios)16500CUC dejados de pagar.Estos 16500 mas 2900 horas a 0.50CUC(1450CUC)es igual a 17950 CUC…..Le pregunto con respeto a Camarero si cree que esa cifra alcanza para pagar mi educacion.Como pides que los padres paguen por la educacion si el estado se apropia de una oprobiosa plusvalia socialista que debe cubrir esos gastos.Saludos para ti y me despido de Gisselle.

  10. En España, en las escuelas públicas se está volviendo al uniforme como método de disciplina e igualdad entre alumnos. Creo muy conveniente el uso generalizado del uniforme escolar. Lo que no entiendo, que tiene que ver esto con Cuba española o viceversa. Viva España, Viva Cuba.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s