Archivo mensual: octubre 2012

En Moscú todavía vive gente

Se llevaron los misiles pero nos dejaron un arma no menos poderosa: los muñequitos rusos. No sé si fue exactamente en octubre de 1962, mientras la isla estaba a punto de ser borrada del mapa, cuando las estampas de animales siberianos y bosques de abedules comenzaron a llenar las pantallas de los hogares en esta nación del trópico. Sigue leyendo

Pirámides en la nostalgia

El olfato me dice que debo escribir sobre los cambios en la política migratoria; que si el tema saltó de las páginas personales, donde se esgrimía con expectación o sarcasmo, hasta la mismísima portada del diario Granma, con editorial incluido, alguna reacción se supone tendría que causarme. Alguna que no sea esta sensación de estupor generalizado que vengo arrastrando desde que escuché la noticia, primero en la revista Buenos días, después en la parada de la guagua, el mercado agropecuario, el merendero de la esquina… amplificada por obra y gracia del asombro popular. Sigue leyendo

El descarnado precio de la inmortalidad

En medio de la finca San Lorenzo, desamparado y venido a menos, Carlos Manuel de Céspedes debió pensar más de una vez que nada de lo que hizo valió la pena, ni el haberse adelantado a la fecha de alzamiento, ni las penurias que sorteó en la manigua, siendo -como en realidad era- uno de los hacendados más ricos del Oriente de Cuba; mucho menos aquella frase que de seguro recordó en el instante postrero: “Oscar no es mi único hijo; yo soy el padre de todos los cubanos”.

Sin embargo, los hijos de entonces le fueron bien ingratos. Desde el propio 10 de octubre de 1868 algunos comenzaron a interpretar el gesto temerario de haber liberado a sus esclavos, no tanto como prueba de la radicalidad de su pensamiento, sino como la jugada estratégica que le permitiría erigirse en patriarca imprescindible y elevar su voz por sobre los demás para aprobar o censurar los destinos futuros de la guerra. Sigue leyendo