Archivo mensual: noviembre 2012

Desde las gradas

Ya comenzó la Serie Nacional de Béisbol, es un hecho: sin Metropolitanos -como indicaba la lógica desde siempre-, sin clasificación por grupos, con la novedad de los cinco refuerzos y un cronograma que desmochará la mitad de los juegos para la mitad de los equipos.

Dicen los integrantes de la Comisión Nacional que la nueva estructura elevará el techo de la pelota cubana y en todas las tribunas repiten eso de “elevar el techo de la pelota cubana”, como si quisieran infundir ánimos a una afición que ha venido detectando, mejor que cualquier experto, por dónde se agrietan los horcones de nuestro béisbol. Sigue leyendo

Réquiem

A la entrada del pueblo, justo donde la carretera de Santa Clara se convierte en la calle Brito, han colocado una valla nueva, flamante, en lugar de la anterior, que llevaba años desdibujándose a la intemperie. Los colores vivos y la relativa novedad del diseño no consiguen, sin embargo, distraer la atención sobre lo que comenzó siendo apenas una sospecha y ha terminado como una certidumbre avasalladora: el cartel de bienvenida a Sagua la Grande ha resultado el cambio más ostensible de la ciudad en el aniversario 200 de su fundación. Sigue leyendo

Sísifo posmoderno

La condena de los jóvenes viene siendo muy parecida a la de Sísifo: con su propio peñón a cuestas, deben demostrar que valen una y otra vez, que son dignos del discurso oficial que les ha sido destinado. Sobre ellos convergen todas las miradas, no tanto para ayudarles a subir la roca como para contar sus tropiezos en el camino.

De esa postura escrutadora no escapa la prensa, preocupada en demasía por estudios de recepción meramente estadísticos, por preguntas cerradas de si nos leen o no, por pegarles etiquetas y juzgarlos a priori de acuerdo con sus gustos musicales, filiación ideológica, estética u orientación sexual. Sigue leyendo

Pretensión demasiado naif

Me atrevo a vaticinar que el pasado octubre quedará registrado en la memoria afectiva de la nación como un mes de emociones extremas: el suspiro de alivio con la victoria de Chávez en las urnas -un triunfo que repercute en Cuba como si el país fuese otro estado venezolano-; la caída definitiva de las talanqueras que limitaban la libre movilidad de los cubanos; el paso avasallador del huracán Sandy por Oriente, que sacudió a Santiago desde sus cimientos más que cualquier terremoto y dejó una estela de por lo menos 11 muertos. Sigue leyendo