Pretensión demasiado naif

Pretensión demasiado naifMe atrevo a vaticinar que el pasado octubre quedará registrado en la memoria afectiva de la nación como un mes de emociones extremas: el suspiro de alivio con la victoria de Chávez en las urnas -un triunfo que repercute en Cuba como si el país fuese otro estado venezolano-; la caída definitiva de las talanqueras que limitaban la libre movilidad de los cubanos; el paso avasallador del huracán Sandy por Oriente, que sacudió a Santiago desde sus cimientos más que cualquier terremoto y dejó una estela de por lo menos 11 muertos.

Fue un mes demasiado largo. Largo y enrevesado; tanto que en el mare mágnum de acontecimientos quedó relegada a un segundo plano la derogación del Decreto Ley 259 sobre el otorgamiento de tierras en usufructo y la sustitución por una nueva normativa, que tampoco le fue consultada al parlamento, aunque se supone que este sea el órgano que legisle lo legislable.

El Decreto Ley 300 -número más rotundo y categórico, eso sí- regirá desde el próximo 9 de diciembre los destinos agrarios de un país en el que, por mucho que se esfuercen los campesinos, establezcan fórmulas para hacer más con menos y cumplan sus contratos con el Estado, nunca es comida precisamente lo que sobra.

Desconocedora como me confieso de los entresijos del campo, no logro comprender el mecanismo maquiavélico mediante el cual los guajiros cosechan a la velocidad que describe la prensa, surten los mercados agropecuarios de acuerdo con lo pactado pero los precios y, por ende, los vianderos del cubano promedio, no se dan por enterados.

Quisiera creer que el nuevo Decreto Ley conseguirá zafar semejante nudo gordiano, que lo que realmente necesita el campesino para abarrotar las placitas es más tierras en usufructo y la comodidad de un chalet cerca de sus sembrados. Quisiera creer que esta vez bajarán los precios sin que con ello los labriegos deban volver a la época del varentierra y el bohío de guano.

Sin embargo, lo que realmente quisiera, más aún que el abaratamiento de la comida o el incremento de la capacidad adquisitiva del salario, es que ningún resorte de dudosa procedencia venga a envilecer la ingenuidad proverbial del campesino cubano, una pretensión que, a estas alturas del partido, ya viene siendo demasiado naif.

Anuncios

6 comentarios en “Pretensión demasiado naif

  1. No terminas de sorprenderme,si poseyera tu habilidad periodisticas,estas notas las hubiese escrito yo,en definitiva nuestros puntos de vistas no son tan diferentes ni las diferencias ideologicas tan irreconciliables.Al final del dia aspiramos a lo mismo;Una mejor vida para el pueblo que incluya mejores salarios y alimentacion y menos dependencia economica del exterior

  2. Como que yo fui de los guajiros que salieron corriendo del campo, no tengo mucha autoridad para cuestionar lo que allí ha estado ocurriendo en todos estos años, pero siempre me inculcaron que algún día no harían falta aquellas decenas de miles de braceros que tenían que derretirse literalmente bajo el sol para vivir del corte de la caña. He visto el trabajo de los anegadores del arroz, de los vaqueros, de los campesinos de Cabaiguán que cosechan el tabaco como quien dice en cuatro patas y creo que con frecuencia somos injustos con los hombres del campo. Nada es comparabale -ni la recogida de desechos, ni la construcción, ni el deber de custodiar los bienes- con el esfuerzo físico que lleva trabajar la tierra. Mejor hablemos de ellos con orgullo, que me parece seremos más justos que andar criticándolos todos los días como solemos hacer. Saludos, reportera, que si mal no recuerdo, usted también salió huyendo del campo, solo que cayó en uno similar, pero por favor, no se le ocurra regresar, que iríamos hasta el mismísimo Sagua a buscarla con inundaciones y todo.

    1. No se preocupe usted, Orestes, que no me iría para Sagua “ni con Dios mismo”, como leí en cierta novela. De hecho, si algo me ha reprochado siempre mi madre es lo que ella llama “esta tendencia irreversible al subdesarrollo” que, como se sabe, me hizo cambiar las avenidas de mi Sagua la Grande decimonónica y cosmopolita por las entreveradas aguas del Yayabo. Saludos de una guajira aplatanada ya sin remedio en este campo nuestro.

  3. Mecanismo Maquiavelico generador de “brillantes ideas” que han conducido al desastre total de nuestra agricultura. Ideas que han llevado por ejemplo a producciones de azucar en pleno siglo XXI comparables a las producciones azucareras de finales del siglo IXX , una realidad increible si pensamos que nos separan mas de 100 anos de desarrollo tecnologico. Ideas tan “brillantes” que no dudo que ahoran destinen innumerables hectareas de tierras a sembrar MORINGA en vez de destinar esfuerzos y recursos en la siembra de lo que realmente necesita el cubano en su plato de comida.
    Este octubre si fue un mes cargado de emociones aunque si soy sincero hubiera preferido que no hubiera ganado Chavez y asi de una vez y por todas quitarnos la TETA que nos amamanta. Es increible que desde que nacio la Republica alla por 1902 casi siempre hemos chupado de la TETA de alguien, ya sea de Estados Unidos, Union Sovietica o Venezuela. Sera que la fisica no nos funciona y la sumatoria de las fuerzas de nuestra nacion no son el resultado de nuestra poblacion (masa) por nuestro sacrifico ( aceleracion) sino que siempre hay un vector resultante de corte POLITICO que nos frene nuestro dessarrollo?????????????.
    Tambien hubiera preferido una reforma migratoria sin que ningun funcionario se reservara el derecho en ultima instancia de decidir quien puede irse y quien puede entrar.
    Nada que a nuestra casita vieja de madera la pintamos un poquito por dentro y por fuera, le cambiamos algunos muebles pero lamentablemente hasta que no la derrumbemos y construyamos una nueva con ladrillo, cemento, con mucho sudor y valentia ; seguiran pasando ciclones que nos la tumben. Es una pena porque con lo linda que es nuestra casita verde llamada CUBA.

  4. Gisell:Ya te aplatanas al yayabo.te pronostico que te casaras con un espirituano(somos magnificos esposos y amamos las suegras)tendras 5 o 6 yayabitos y despues de una larguisima vida te enterraran en el Kilo 12,no sin antes visitar Egipto y tomarte un cafe conmigo en la “little havana”

    Amauris:eso suyo es genial bya hay demasiadas goteras y huecos en la paredes:necesitamos construir una nueva casa,pero sin mas ‘Arquitectos” que nos digan como hacerla sino como la quieran los que van a habitarlas,oyendo todas las opiniones,la de los que la quieren de tablas,de ladrillo o de prefabricado

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s