En un viaje de consuelo

En un viaje de consueloEl 20 de marzo en que cumplí 15 años no fue precisamente como me lo figuré: en lugar de la tradicional fiesta con bombos, platillos y lucecitas para escena, mis padres me regalaron un largo viaje a La Habana, no tanto para deslumbrarme con la capital porque ya había desandado su Centro Histórico y sus áreas suburbanas otras muchas veces, sino para curarme la nostalgia, esa suerte de tristeza persistente que amenazaba con volverse crónica por haber perdido a mis abuelos en apenas cuatro meses del año anterior. Era un viaje de consuelo, supongo ahora.

El paseo por La Habana no consiguió sacudirme la melancolía en aquel entonces -como tampoco nada ha logrado llenar ese vacío hasta hoy- pero sirvió para que recordara con precisión milimétrica el día, la hora y las circunstancias en que tuve noticias de la historia de Juana de Arco por primera vez.

Estaba acostada entre mis padres -un sitio por el que lloraba a moco tendido cada noche hasta bien entrada la adolescencia- en el cuarto que mis tíos acomodaban cada vez que se nos subían los humos de guajiros y nos daba por recorrer la capital, aunque para esa época ya habían pasado definitivamente los tiempos en que viajar a La Habana era solo cuestión de decidir el turno de guagua más conveniente.

De modo que estaba allá, entre Anita y Jorge, con la pierna derecha doblada sobre la rodilla izquierda mirando sin demasiado entusiasmo la televisión justo la noche antes de mi cumpleaños. Sin demasiado entusiasmo hasta que comenzó la película -rectifico-, porque bastó que avanzara aquella historia de una campesina francesa que sin siquiera llegar a los 20 años inspiró a todo un ejército de militares curtidos y ganó una guerra; bastó que comprendiera que aquellas escenas dantescas recreadas en el filme habían sucedido en verdad para que un escalofrío sordo me recorriera el espinazo y el sacrificio de Juana de Arco se sumara a las ideas fijas que me han obsesionado de toda la vida.

Será que la inmolación de la llamada Doncella de Donrémy me ha parecido siempre el extremo al que puede llegar el fanatismo, o que me seduce la muy remota posibilidad de que una muchacha común, sin más armas que la fe ciega en su rol de elegida, se eche a cuestas un atajo de soldados desmoralizados, levante el estandarte por entre los cadáveres del enemigo y, en el colmo del altruismo, entregue el poder a quien no lo ha perseguido.

Sin embargo, lo que más me impresionó aquella noche providencial no fue el haber descubierto cuán cercanos están la fe y el fanatismo, o la efervescencia colectiva que puede provocar un rapto de inspiración; sino la sospecha -avasalladora a los 15 años- de que Juana de Arco fue abandonada a su suerte en mano de los ingleses porque, una vez ganada la guerra, aquella muchacha apasionada al borde de la histeria ya no les servía más. Es lo que llaman valor de uso, según las nociones de economía política que describiría luego Carlos Marx.

Desde esa madrugada de marzo, mientras veía a la actriz fingir que se quemaba en la hoguera, la sospecha se ha vuelto certidumbre.

Anuncios

18 comentarios en “En un viaje de consuelo

  1. Aprecio mucho este post porque a mí también me sedujo esa muchacha común, “que sin más armas que la fe ciega en su rol de elegida, se eche a cuestas un atajo de soldados desmoralizados, levante el estandarte por entre los cadáveres del enemigo y, en el colmo del altruismo, entregue el poder a quien no lo ha perseguido”. A mí también me sedujo Juana de Arcos, o mejor estoy seguro de que Juana de Arcos va a seducirme siempre, lo que pasa es que yo nunca hubiera sido capaz de escribirle un post como este, objetivo y nostálgico. Felicidades por revivir su aventura y por recordarnos que ella también vive en otras Juanas que por suerte han escapado de la hoguera. Cuídate tú de la hoguera y espero tus ofertas de miércoles en miércoles.

  2. Como a ti,Juana de Arco me sedujo,pero en un nivel distinto,siempre opine de ella que fue un poco tonta..Te has preguntado porque Marx lo veia todo desde el punto de vista economico? seria porque fue judio?

    1. Sobre su opinión de Juana de Arco, qué rebatirle? Es su opinión. Yo creo que fue ingenua, no tonta, pero bueno, cada cual tiene derecho a opinar. Sobre Carlos Marx, qué rebatirle? Usted y yo estamos condenados a tener criterios antagónicos, por suerte para mí. Después de Carlos Marx, nadie estudió el capitalismo de forma tan integral, tan lúcida, nadie hurgó en su naturaleza despiadada, en la enajenación que produce en las masas; bueno, en las masas y en ciertos individuos que lo defienden a ultranza sin valorar sus manchas. Saludos

  3. Gisse: Alrededor de la figura de Juana de Arco siempre he tenido sentimientos encontrados. Por una parte admiro fervientemente ese estoicismo cuando las llamas ardían en sus pies, en la ciudad de Ruan-siempre he pensado que la quema a los declarados herejes ha sido uno de los peores castigos jamás vistos, mucho peor que la silla eléctrica-.
    Sin embargo, en torno a Juana se ha entretejido un misticismo tal que a veces no puedo evitar dudar de la veracidad de varios aspectos de su vida porque no pocos libros de historia aluden a cómo el obispo que la condenó ordenó obviar determinados punto en las actas del juicio y cómo obligó a sus escribanos a introducir datos falsos-
    Creo que hoy día sería muy difícil ver semejante ejemplo de entrega, de amor hacia lo suyo como lo hizo Juana…
    Un beso desde la isla nuestra. Te quiero. Tu niño.

    1. Carli, sobre Juana de Arco no solo me fascina su leyenda, sino sobre todo la carga simbólica de su historia. Ganó la guerra porque el Delfín de Francia le permitió que fuera carne de cañón, que se expusiera a riesgo de su propia vida. “Total, si ella es quien lo pide”, de seguro pensó. Lo triste es que luego, cuando lo coronaron Rey de Francia, un país que ella recuperó para él, cuando no le sirvió más la casi histeria de esa muchacha mística, la abandono a su suerte en medio de los ingleses, a sabiendas de que no la dejarían vivir. No sé, me da un dolor saber que el ser humano puede desentenderse olímpicamente hoy de lo que amó ayer. El momento que más me conmueve de la historia de Juana de Arco no es su inmolación en la hoguera que es, como tú reconoces, una de las formas más crueles de morir, sino el sentimiento de desolación, de soledad terrible que debió haberla asaltado cuando se vio desamparada y sin salida. Wow, qué cantidad de lecturas, jejeje, qué va, estoy demasiado existencial… Un beso…

  4. Ves? yo no te hable negativamente sobre la obra de Marx..solo te hice una pregunta,pero,tienes razon..para mi tuvo sus aciertos y muchas de sus ideas son validas,pero,en general mi opinion es que se equivoco.prediciendo el socialismo mundial.hoy solo existen dos economias “socialistas”,mas bien de monopolio estatal:korea del Norte,donde no puede ser peor y Cuba,que para mi alegria la esta cambiando..En general opino de Marx lo mismo que el apostol:…”Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blanco al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres…..Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas, resuenan cantos; pero se nota que no son los de la paz.”.. Diario “La nacion” Argentina,29 de marzo de 1883

  5. Giselle, si es cierto que uno es uno y sus circunstancias, me parece que en este caso las tuyas han sido mayormente afortunadas: en circunstancias como las de tu cumpleaños 15 quizás la mayoría de progenitores hubieran desechado la idea de celebrar, por el reciente duelo, o hacer una fiesta “discreta” (léase sin mucha bulla) que es posible hoy apenas recordarías; en cambio, te ofrecieron la oportunidad de ese viaje de resultados memorables, tan útil que te permitió la reflexión y seguro habrá contribuido a tu formación, tanto que dejó un recuerdo imborrable. Por supuesto no minimizo tu propia capacidad de ya entonces para convocarte a mirar más allá de lo anecdótico de la historia de la doncella de Orleans, o de los valores estéticos y artísticos de la película. Enhorabuena por eso, y gracias por compartir de manera tan amena.

    Por cierto, también interesante el intercambio en los comentarios.

    Saludos.

  6. Gisell,llenate de orgullo:«Sagua la Grande y Mirta Ibarra son mis dos pasiones»
    No dice el actor que descubrimos en ‘Fresa y Chocolate’, Joel Angelino y habla de cine, teatro, proyectos para niños y un estreno en Cuba.

  7. Hola Gisselle.Saludos a tus lectores.Marx establecio que una formacion economico social suplantaba a otra porque sus fuerzas productivas eran superiores(mas productivas).Asi,el Socialismo,se impondria sobre el Capitalismo,porque los obreros,al ser los propietarios de los medios de produccion,serian mas productivos.Esa teoria rige,o regia los destinos de nuestra patria…no se.Hoy se desandan caminos,se mantiene el status quo,y se habla de progreso.Ni tu,ni quienes mandan se leyeron El Capital,o les importa un capital todo,con tal que los vientos soplen a su favor.Hablar de fanatismo.Hoy: los curas,los homosexuales,Los Beatles,los dolares,la propiedad privada,los que se fueron……son satanizados,un dia despues estan bien….Gisselle……No vale la pena leer”tus” escritos.

  8. RobertoamaaCuba, hay una mala digestión de la teoría marxista en su comentario, por demás bastante confuso: los curas, los homosexuales, los que se fueron, no son clases sociales ni son, per se, fuerzas productivas, como usted parece sugerir en su párrafo inicial; además licuados con dólares, propiedad privada, los Beatles y otras hierbas aromáticas, resultan indigeribles.

    No es este el espacio adecuado para un debate sobre el marxismo y la actualización en curso del modelo cubano (espacio que por cierto hace falta, Gisselle). Pero ya que Robertoetc menciona a Marx, es necesario recordar que éste, en su crítica a las concepciones de Kovalevsky entre otros escritos, rechaza las concepciones mecanicistas y lineales de la historia, según las cuales todos los pueblos del mundo y sus procesos de desarrollo tienen que recorrer el mismo camino; si algo Marx no es, es una cartilla de abecedario.

    Por el contrario, Marx reafirmó el sentido “multilineal” de la historia como un espacio contínuo y orientado, en el cual la marcha de las sociedades iniciada en un punto común (la comunidad primitiva) avanza por diversos y múltiples caminos hasta un punto del desarrollo capitalista en el cual determinado modo capitalista comienza a subordinar los otros posibles cursos históricos no capitalistas a sus fines, disgregándolos, sometiéndolos y ajustándolos a sus propios fines. Pero, dice Marx, en tanto subsistan en una sociedad las condiciones no capitalistas (la principal de ellas la existencia del proletariado) y la lucha anticapitalista, hay la posibilidad de continuidad -en condiciones nuevas- de los cursos no capitalistas, ahora como impulsores de un nuevo camino histórico superior, el comunismo, continuidad y superación de esos cursos.

    ¿Recuerda usted la NEP bolchevique, Robertoetc, y las condiciones que dieron origen a su promulgación por Lenin? Pues no estaría mal que hiciera una analogía con la situación de Cuba ante el suicidio del campo socialista y el Período Especial.

    Dice usted al final de su comentario que no vale la pena leer a Gisselle, opinión respetable por demás pero que no comparto. Ni modo, que le vaya bonito.

      1. Un comentario adicional: ¿vieron ustedes la grandeza ideo-pragmática de Fidel como jefe de Estado, y la grandeza teórico-ideológica del Che, en la crítica y distanciamiento de ambos del modelo socialista de la URSS? que comem… hayan copiado fiel y con eso las tremendas metidas de pata en Cuba es otra historia, dolorosa por cierto pero que no desdice ni media cosa. A las pruebas me remito, Robertoetc.

  9. No comparto la idea marxista por mucho que trate de digerir “El capital”,pero sobre todo porque no me explica porque si vivo en el pais mas expoltador de todos por ser el mas capitalista,tengo mas vacaciones,tiempo de enfermedad,pago de horas extras a salario y medio,seguro medico que cubre los mejores hoaspitales y las mejores medicinas,8 horas cada mes pagadas y acumulativas para el caso de que me enferme,ropa de trabajo y zapatos asi como celular y conexion gratis,y solo soy un basurero,lo que alla llaman “leon”,pero cobro en una hora lo que mi primo cirujano gana en mes en la isla y el doble del ministro de defensa de Colombia que es menos capitalista,Cuba que seguia los preceptos economicos marxistas,que por cierto esta cambiando y se nota la mejoria.en las calles y en las ofertas y que crecio .mas del 3% .y a medida que amplien los cambios crecera la economia aun mas y podran mejorar los salarios a todos.El socialismo es justo y humano para repartir las riquezas y proteger al mas debil,pero no sirve para crearlas,sobretodo si el que se instala es el de monopolio estatal.eso Lenin lo entendio muy rapido y creo la nueva politica economica,que no era mas que medidas capitalistas,pero llego Stalin e instalo el rigido sistema monopolico,que hizo crecer la economia a costa de millones de muertos segun las publicaciones sovieticas que lei estando en Cuba(Sputnik,Novedades de Moscu),al final el sitema colapso por ineficiente segun los propios rusos..Observen A China que tiene un regimen socialistas de repartir riquezas,pero las produce con metodos capitalistas, ha pasado de un pais pobre tercermundista en la segunda potencia del mundo en menos de 3 decadas y alcanzara a USA muy pronto… Leer a Gisell no solo vale la pena,sino que es agradable e instructivo

  10. Me molesta tanto tener que leer comentarios cretinos luego de haber leído un maravilloso texto. Me hacen hervir la sangre y luego me doy cuenta que olvido el original y que pienso más en los estúpidos que dicen lo primero que les viene a la cabeza (abusando de comillas mal usadas) que en lo que me gustó como tal. Refugiándome en esto escribo este comentario tan solo para poder dejarlo ir y lo separo de mi crítica de tu (maravilloso) post.

  11. ¡Pero qué buen post este! ¡Cuán lleno de nostagia, de sapiencia adolescente, de admiración! Te felicito muchísimo por ser así y por transmitirlo con tanta ligereza y tanta naturalidad. Me gustó desde la primera palabra hasta la última. Yo también he vivido siempre fascinado con la historia de Juana (una niña jefa de un ejército en una época en la que ser mujer y nada era lo mismo siempre me ha parecido surrealista) y se la inculqué a mis alumnos y a todo el que me escuchara. Pero aunque nunca hubiese oído hablar de Juana de Arco, este post me habría emocionado igual. La historia de cómo llegaste a ella es digna de un buen guión. Una vez más, mis respetos, señorita.

Los comentarios están cerrados.