En cuarentena

En cuarentenaDel otro lado de la línea telefónica, Anita me atiborra de recomendaciones: “Hierve el agua, compra hipoclorito, no se te ocurra comer ni tomar nada en la calle, ni café, ¿me oíste? ¡Ni café!”, y recalca el “ni café” a sabiendas de que esa parte de la orden no pienso obedecerla.

Para tranquilizarla -y de paso tranquilizarme haciéndole creer que todo está bien-, le recuerdo las muchas veces que ella misma me llevó a las casas de mis primos cuando enfermaban de varicela, sarampión o impétigo, no solo para acompañarlos en el aburrido trance de estar acostados y soportar las pústulas, sino con la intención maquiavélicamente calculada de que yo contrajera, aun de niña, todas aquellas enfermedades que jamás pesqué.

“Era por tu bien, pero déjate de gracia, tú sabes que no es lo mismo”, me reprende, y en las inflexiones de la voz descubro lo que no me dice: que en este momento se arrepiente de habérselas dado de liberal dejándome salir de abajo de su saya, justo el lugar donde todas las madres creen tenernos a salvo. Le digo que sí, que no se preocupe, que yo me cuido, pero me queda la zozobra: cuidarme, ¿de qué?

Desde que salió en la prensa nacional, primero como vibrión cholerae en la Nota Informativa de Salud Pública -quienes la redactaron alegarían: “nadie lo entendió pero nosotros lo dijimos”-, luego desprovisto de todo eufemismo, el cólera ha venido reptando por las pantorrillas de la isla en una especie de invasión solapada, al margen de los medios, lo cual, si bien ha evitado exabruptos de histeria colectiva, también ha reducido la percepción de riesgo.

No obstante, pese al secretismo que ronda las cifras de enfermos, este brote de infección gastrointestinal de trasmisión hídrica ha terminado por demostrar cuán imposible es mantener la información en cuarentena: los médicos tienen esposas e hijos, y estos, a su vez, amigos, vecinos, conocidos a quienes alertar. En definitiva, sobre el cólera se habla largo y tendido en la cola del pan, en los centros de trabajo, en las terminales de ómnibus… en cualquier sitio menos en la prensa, justo el lugar en que se deberían estar divulgando con pormenores las medidas tomadas por el sistema de Salud cubano, el mismo que ha minimizado los efectos de semejante epidemia en medio mundo y que hoy se desvela por contener -con éxito, quiero imaginarme- su avance al interior del país.

De modo que hiervo el agua para contentar Anita y, de paso, cuidarme de aquellas cagantinas y vómitos verdes que comenzaron a estragar a Florentino Ariza mientras esperaba la respuesta de Fermina Daza y que le sirvieron para comprobar, de una buena vez, que los desórdenes del amor se confunden con los estragos del cólera.

Anuncios

11 comentarios en “En cuarentena

  1. Siempre pensé que los tiempos de cólera eran solo en la obra del Gabo, pero no me queda más remedio que aceptar la realidad.
    No creas que yo estoy como Anita, y mis hijos como tú, sin querer hacer caso.

  2. Saludos Yamiletreles….Antes del triunfo de la NECESARIA revolucion que nos regalaron nuestros padres aquel ..lindo 01-01-1959..Los chiquillos barrigones con lombrises hasta de medio metro Uds no lo vieron….
    ..El tifo, la viruela, los piojos y otras calamidades ..NO ERAN BROTES…como este brote de COLERA/2012…eran epidemias muchas veces por nuestros campos……POR otro lado el sarampion, la pintadilla y las paperas…SI, SE LOCALIZABAN EN EL BARRIO..si alguno de los chiquillos lo corrian por el barrio..FULANITO-pepito TIENE PAPERAS!!..gritaban. las madres entre alegria y solidaridad…para que las chiquillas de 8-13 annos fueran a jugar con el..FULANITO-pepito…Porque asi se contaminaban y como una inmunizacion natural antes de que les llegara la edad de..mestruaciones y parir…ya estaban vacunadas de una forma natural..Gisselle ,YAMILETRELES y otros lectores y comentaristas jovenes..Uds no vieron eso tampoco….GRACIAS A NUESTROS PADRES…que bajaron del ESCAMBRAY aquel 01-01-1959…

    PERO..como no todo es color de ROSA…aqui la autora ha usado una palabra que nosotros los guajiros no entendemos para valorar la situacion actual…y escribio….SECRETISMO… creo que fue tibia…CENSURA…se llama eso para que todos los entendamos…Vieron lo que paso en la plaza de BAILES DE CIEGO…algunos periodistas y funcionario del patio tambien usaron ..PALABRITAS TIBIAS…Bueno uds son gente estudiada / periodistas y conocen el castellano hasta la saciedad…Yo /decenas/ miles como yo ..no entendemos eso y le decimos al perro-perro y al gato-gato..

    ESA ENFERMEDAD DEL PERIODISMO DE HOY..secretismo…es peor que brotillito de colera…seguro estoy que nuestros medicos controlaran ese brotesillo en las semanas proximas…ah!! Gisselle y colegas comentaristas …el secretismo del Escambray , la polilla cubana, jr, gramna y otros..si es para estar..PREOCUPADOS !!!
    El guajiro de JATIBONICO…muy preocupado, preocupadisimo por esas enfemedades en las mentes de algunos funcionarios…que no han entendido que debemos cambiar todo lo que haga falta cambiar!!

  3. Aunque a ciencia ciencia cierta en Sagua debe haber más revuelo con la exclusión de Pestano del equipo Cuba que con el mismo cólera, comprendo todas las medidas que andas tomando por estos días para mantener a raya esta peligrosa “infección gastrointestinal de trasmisión hídrica” -¿cuanto trabajo para decirlo, eh? – que aunque se parezca un poco a los desórdenes que produce el amor está bien claro que es mucho más peligrosa. Un beso para ti y nos mantenemos por Cubaprofunda hasta tanto vaya por Sitiecito.

    1. Mari, de acuerdo con usted en todo, excepto en que los estragos del cólera son peores que los del amor. Hay estragos del amor que pueden ser tan letales como el mismísimo cólera. No por gusto el Gabo inmortalizó los amores contrariados en una novela, según tengo entendido, la que más le gustó a él de todas cuantas ha escrito. Un saludo y cuídese del cólera, porque del amor…

  4. Me encanta esa entrada, me atrapó realmente, y sí, lamentablemente la prensa tiene que hacer mutis ente mucho problemas de la vida diaria, pero bueno existen espacios como este, digamos que es el silencio una enfermedad peor que el cólera.

  5. Bueno, lo de Anita se repite por doquier en cada madre de esta isla, imagina la mia cuando me voy a la universidad: “llévate el agua, si es necesario pasa hambre por la calle antes de comer cualquier cosa, y siempre que llegues al cuarto, !LÁVATE LAS MANOS!”. y es ese silencio en los medios el que causa los temores constantes en las calles, porque como la gente no sabe como esta conportandose el fenomeno, pues trata de sobrellevarlo como pueda. jajaja me encanta como trataste la informacion del MINSAP, yo mismo tuve que preguntar de que estaban hablando al principio. Saludos

  6. Gisse: tarde pero seguro. No podìa evitar recordar mi post favorito de Cuba profunda-A prensa frìa-mientras leìa este. Parece que todavìa la “descripción pormenorizada y sin mordazas de los claroscuros que -por más que le pese a algunos- todavía tiene la realidad” navega a veces en los mares de la censura. Un besote. Tu niño.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s