Un rayo en el Vaticano

Un rayo en el Vaticano“Por lo que más tú quieras, niña, no te hagas monja”, me decía mi abuelo cuando empezó a percibir mi puntualidad para asistir a misa y a catequesis. Con la foto de su hermana cerrada de negro y las historias que ella le contaba del claustro pretendía apaciguarme el entusiasmo por un camino para el cual yo misma descubriría luego que no tengo vocación.

Hasta aquella época, vísperas de la visita a la isla de Juan Pablo II, jamás había entrado a la Iglesia Parroquial de Sagua la Grande, un inmueble que figura en los catálogos de arquitectura religiosa cubana y que, no obstante sus valores patrimoniales, se mantenía vedado para mi familia por su incompatibilidad con la militancia política de mis padres. (Había que aceptar el marxismo-leninismo en bloque, había que ser más ateo que Marx).

De las tirantes relaciones entre la Iglesia y el Estado hasta bien entrados los años 90 pueden dan fe quienes se mantuvieron fieles y los que, conminados por las circunstancias a esconder sus santos y sus cuadros del Sagrado Corazón de Jesús, simularon no creer más; pero bastó que llegara el Papa polaco con aquella aureola mística que lo precedía para que en esta tierra transida de deidades volviera a hablarse públicamente de religión. Después se hizo casi una moda, lo cual viene a corroborar la frase que dicen que dijo Máximo Gómez: el cubano o no llega o se pasa.

De manera que la preocupación de mi abuelo tenía cierto fundamento: sin más recuerdos de su hermana monja que aquel retrato traído en el barco, también de polizón, no quería que convento alguno me tragara “porque uno no debe morirse, niña, sin haber sufrido las cosas del mundo”.

Precisamente de sus consejos más anticlericales me acuerdo ahora, cuando la renuncia de Benedicto XVI está a punto de causar un cisma entre los católicos de todo el mundo. El Santo Padre apuntaló su dimisión en el argumento de que no tenía fuerzas para continuar asumiendo el ministerio de Pedro, lo cual me parece, por el contrario, una prueba irrefutable de su tremenda fuerza de voluntad y una postura que de tan racional pudiera esperarse de un jefe de Estado, de cualquier Estado menos el de la Ciudad del Vaticano.

Para completar el cuadro surreal que supone la abdicación del Papa -un acontecimiento sin precedentes en la historia moderna-, pocas horas después de que la decisión sorprendiera a los feligreses un rayo se desbarrancó sobre el Vaticano aterrorizando a quienes han interpretado el fenómeno meteorológico como una señal inequívoca de la cólera divina; como si fuese necesario semejante golpe de efecto para atizar el fanatismo que suele urdirse en casos de esta índole.

Más allá de las posibles consecuencias en materia teológica, yo sigo creyendo que el descenso voluntario de Benedicto XVI de la cruz que le fue encomendada debiera servirnos para terminar de comprender, de una buena vez, que del comportamiento errático y las flaquezas humanas no se salva ni el Papa.

Anuncios

19 comentarios en “Un rayo en el Vaticano

  1. Una de las construcciones que más identifica a la ciudad de Sagua la Grande es su iglesia parroquial. Ubicada en el centro del parque “La libertad” este templo abrió por primera vez sus inmensas hojas de madera 19 de febrero del año 1860 . La primera inagural fue bendecida y colocada el 2 de febrero de 1856. La ejecución corrió a cargo de Don Joaquín Fernández Casariego quien junto a otros vecinos de la Villa, constituyeron su Junta Parroquial en 1850. La fachada principal exhibe dos puertas laterales de hierro y una central de idéntico material decorada con motivos religiosos, un frontón tetrástilo con capiteles dóricos que contiene el relojel, el que ya ha sido reparado en varias oportunidades y se mantiene hoy incólume para dar la hora a los habitantes de la Villa.
    Realmente, la elegancia de esta añeja edificación reclama la visita de aquellos que como yo llegaron un día a la magna ciudad para conocer su historia. Durante más de media hora permanecí en su interior y quedé fascinado con tantas leyendas y tradiciones de un pedacito de esta isla que genera cultura. Un beso Gisse. Oscarito.

    1. No hubiese sido bien vista en un convento, créame, aunque admiro la fuerza de voluntad y la entereza de espíritu de quienes han escogido ese camino de servicio para con los demás. Tengo la certeza absoluta de que son más felices que quienes nos quedamos con las miserias de este mundo. Saludos, Jorge, gracias por continuar rondando esta finca virtual.

  2. Me gustó mucho, sobre todo el final. Debe quedar claro que el Papa es tan humano como cualquier hombre tal cual lo aseguran las sagradas escrituras que muchos parecen no leer nunca.

  3. Aunque sabes de mi confesa religiosidad, también quedé perplejo ante la renuncia de Benedicto XVI y tengo sentimientos encontrados:admiro mucho su valentía de asumir por las claras su renuncia, pero todavía dudo del motivo real…
    Siempre se supo que este era un Papado de transición. Y no es que No es que le tema a las comparaciones con Juan Pablo, pero indiscutiblemente la doctrina de Benedicto estuvo enfocada más en lo teórico que en acciones palpables y algunas de esas medidas han sidoun tanto arcaicas para estos tiempos. Esperemos y el próximo no haga lo mismo…
    Un beso.

    1. Siempre supe que a cualquier Papa que le correspondiera suceder a Juan Pablo II le iba a resultar muy difícil su ministerio, pero lo que jamás imaginé es que Benedicto XVI iba a inmortalizarse en la historia del Vaticano no tanto por su gestión frente a los fieles sino por su controversial decisión. Es un simple mortal, está claro, pero los votos que contrajo son demasiado sagrados como para abdicar así. No sé, todavía no he logrado sentar una opinión definitiva sobre este tema.

  4. Yo que me encuentro bien cerca del papa y he respirado más de cerca sus pronunciamientos anteriores a este, y desde el ateísmo punzante que me caracteriza, me parece irónico que alguien que ha pretendido re-moralizar la iglesia (pronunciamientos contra el divorcio, contra los homosexuales, el aborto, contra ¡el condón! y considera que la solución al SIDA es la abstinencia y un largo etcétera) decida ahora renunciar. Alguien que ha abrazado un ministerio que se supone “hasta que la muerte nos separe”, y luego se “separa” está diciendo con su acción, también, según me parece, que un día unos esposos pueden dejar de sentirse con fuerzas para seguir juntos y pueden elegir -racionalmente, como el papa, según dices tú, Gisse- separarse. En definitiva, que no me parece consistente su decisión con su conservadora gestión, chapada a la antiquísima.

    1. Coincido contigo, Abdel: el Papa ha sentado con su renuncia un muy mal precedente para la Iglesia. Si dejó al garete el ministerio de Pedro -Dios mío, “al garete” es una frase muy poco teológica-, quién va a decirle a los fieles que se supone él debe guiar que no pueden hacer lo mismo? Por otra parte, sí creo que lo mejor para la Iglesia es que quien esté en el Vaticano realmente esté, que no sea un mandato meramente simbólico. Desde ya estoy cruzando los dedos para que el humo blanco que salga del Vaticano indique que el cónclave escogió un sucesor más parecido al Papa polaco que al alemán.

  5. Bueno, lo del cansancio y la edad no me lo creo, sinceramente que no…. yo soy católico ferviente, pero confieso que el secretismo y que se da al interior del Vaticano nunca ha sido algo que me agrade… de hecho tengo mi opinión muy particular al respecto… y ya he buscado iformación sobre algo que parece va a sonar no solo lo que ya ha sonado en el siglo XX, sino lo que va de XXI, tengo pensado escribir sobre eso, asi que ya veremos. Pues respeto tambien la desicion de Ratzinger, porque creo que la cosa alla adentro no debe estar del todo bien, así que no dudo y lo del rayo en la cúpula de San Pedro de roma, no haya sido de verdad una respuesta de Dios a estos tiempos convulsos.
    Respecto a las vocaciones religiosas, pues sí, yo también los admiro muchísimo, porque hay que tener agallas para renunciar a tanto… y muchos no pueden.

    1. La vocación es determinante no solo para la vida de quienes apuestan por los votos sagrados, sino también para la de quienes los rodean. Siempre recuerdo que la primera imagen que tuve de la iglesia cuando comencé a frecuentarla, fue la de una hermana de María Inmaculada que había en la Parroquia de Sagua. Era una señora tan dulce, tan piadosa, que de verdad simbolizaba las virtudes que preconiza la Iglesia. Era española y lamento no recordar su nombre, pero ni siquiera ella se imagina cuánto me marcó. Un beso, Luis, creo que ambos coincidimos en nuestras interpretaciones sobre la praxis al interior de la Iglesia.

  6. Yo que soy atea de nacimiento y que, como se sabe, me pasa como a la autora , que no tenemos vocación para monja -líbreme Dios-, reconozco el valor de este hombre al plantear su renuncia. ¿Cuantas horas de debate interno deben haberle aguijoneado antes de proclamar su decisión? Es un valiente.

    1. Mari, ya creía yo que te ibas a perder de esta finca virtual. Tienes razón: es un valiente el Papa, pero su valentía fue más terrenal que espiritual. Esperemos ahora que el cónclave escoja a un sucesor de Pedro más inspirado.
      Por otra parte, estoy sorprendida con esa confesión de que eres atea. Estás segura? Mira que es un poco difícil de creer en una isla como esta, tan dada a las explicaciones sobrenaturales… Sobre tu escasa vocación de monja, qué decirte, eso sí que no me toma por sorpresa, jejeje. Muchos besitos, y no te pongas brava conmigo… Nos vemos en Sitiecito, sí?

  7. Dado que Cuba como nacio’n es el conglomerado de individualidades con pareces dierentes sobre temas varios,se hace necesario tocar temas que sean de interes de esas personas.Si los medios de difusuin masiva responden a solo una proposicion dada se corre el riesgo de pasar por alto temas gfenerales que limitarian cualquier tipo de enfoque monofacetico.

    No se ha podido enviar el comentario

  8. Pido disculpas a todos quienes han comentado acá, por venir a “remover las aguas” en un tema en apariencia agotado. Pero es que no creo que se haya tocado verdadero fondo en el mismo, por lo que propongo leer el reportaje al respecto de Eduardo Febbro, un periodista y analista serio y nada dado al panfleto, aparecido en un medio igualmente confiable, Página 12 de Argentina. La dirección electrónica es
    http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-213961-2013-02-16.html

    Gracias a todxs por su tolerancia, y a Gisse por la paciencia.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s