En el casting fundacional

En el casting fundacionalLa culpa la tuvo Don Diego Velázquez de Cuellar, que se dedicó a sembrar villas por toda Cuba sin preocuparse demasiado por la constancia histórica -“de eso se encargarán los cronistas”, seguro pensó-; o los incendios en el Archivo de Indias, que redujeron a meras especulaciones las fechas de fundación de las primeras comarcas insulares.

A la displicencia con que las huestes españolas se tomaron el trabajo de enumerar las poblaciones -lo de ellos era lavar el oro de los ríos y amancebarse con las indias, claro está- debemos hoy esta suerte de desbarajuste cronológico que ha convertido el medio milenio de las ciudades primigenias en un jolgorio de lucecitas para escena donde lo que menos importa es el rigor histórico.

Más preocupadas en celebrar con bombos y platillos que en demostrar científicamente el día o el lugar exacto de la fundación, las primadas de Cuba parecen desdeñar de palmo la urgencia de estudios historiográficos rigurosos que terminen de poner orden en este potrero de Don Pío en el que han convertido el aniversario 500.

A estas alturas, por ejemplo, con el 2014 a la vuelta de un suspiro, ya creía yo que iba a estar resuelto el dilema en torno al número que ocupan Sancti Spíritus y Camagüey en el casting fundacional; sin embargo, ni se ha desmentido que la villa del Espíritu Santo sea la cuarta de la isla, ni los de Puerto Príncipe se resignan a celebrar el medio milenio en el puesto que les ha sido asignado por el Instituto de Historia de Cuba.

De modo que no entiendo que los camagüeyanos esgriman arbitraria y categóricamente el 2 de febrero de 1514 como el día en que se lanzaron al mundo civilizado cuando aún esa fecha no ha sido avalada por quienes dan el visto bueno a la historia oficial.

Tampoco es que me oponga a las hipótesis que revolucionan nuestras concepciones del pasado, a los estudios que viran patas arriba lo que teníamos como cierto, pero las hipótesis hay que demostrarlas; de lo contrario, son pura fanfarria de escasa valía documental.

Es por ello que me enerva tanto escuchar los reportes sobre los ya próximos cinco siglos de Camagüey, porque buena parte de los historiadores que han indagado en los albores de la conquista aseguran que la ciudad se fundó en 1515, y no un año antes, lo cual altera ostensiblemente el orden cronológico de las festividades. En última instancia y en caso de duda, lo más recomendable sería evitar las aseveraciones rotundas tan comunes en nuestra prensa.

Ningún experto, hasta donde sé, ha dicho en público lo que vienen advirtiendo incluso los propios lugareños: que es poco menos que sacrílego abrir el calendario, señalar con el dedo la fecha más conveniente y pretender que fue ese día -ni antes ni después- cuando se bendijeron las primeras piedras. Me parece el colmo de la manipulación.

Por lo demás, no me preocupa: en un año en el que coinciden los cinco siglos de Trinidad, Sancti Spíritus y Camagüey, ya me he ido acostumbrando a la idea de que la villa del Yayabo termine siendo, como en tantas otras esferas, la Cenicienta del medio milenio.

Anuncios

9 comentarios en “En el casting fundacional

  1. Para mí está clarísimo que será la cenicienta, y no porque sus valores sean más modestos (aunque en verdad lo sean). Sucede que en cuestión patrimonial las otras dos han sabido darse a valer, al punto que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, lo cual no demuestra únicamente los valores de su patrimonio edificado, sino la capacidad de quienes están al frente para, por ejemplo, documentar esos valores y abrir un expediente como debe ser. En Sancti Spíritus, en cambio, tres o cuatro entronadas “personalidades” hablan en radio y televisión en calidad de expertos cuando, verdaderamente, no tienen la menor idea de lo que es gestionar el patrimonio (que es mucho más que protegerlo) y andan dando bandazos cometiendo barbaridades, echando mano a un pintoresquismo de fachada, de escenografía, haciendo falsos históricos, todo a punta de dedo: “aquí quiero esto, acá quiero aquello”.
    Si Camagüey, con fundamente o no, reclama un cambio de fecha para su fundación, demuestra una pujanza por hacer notar su ciudad. Sancti Spíritus, a su vez, será otra vez desbancado por la incapacidad de dos o tres que viven de inflar globos. Y no es que sea importante haber sido fundado antes o después, válgame dios lo que ha hecho Ciego de Ávila sin necesidad de entrar en la competencia de las primeras villas. Se trata de que con un apellido y una edad no se planea un centro histórico, es necesario conocimiento, modestia, y un poco menos de manía de protagonismo.

    1. A tu comentario, Abdel, no me atrevo a sumarle ni una letra; tan de acuerdo contigo estoy que ya hasta comprendo la osadía de los camagüeyanos por aquello de quererse adelantar a la historia. Ellos dirán: nosotros tratamos, si SS no protesta -que al parecer no lo va a hacer- pues nos adelantamos un año para celebrar el medio milenio. En definitiva, al parecer a nadie más le molesta, tan entretenidos como están en esta ciudad haciendo lo que tú adviertes: “poniendo esto acá, queriendo estoy allí”. Visión de conjunto, de articulación de los valores patrimoniales que tenemos, de gestión de esos valores, esa visión integradora yo tampoco la advierto.

  2. Creo que esta vez, Gisse, Sancti Spíritus no será la Cenicienta. Ese roll está destinado, muy a mi pesar, para mi/nuestra Trinidad. Es cierto que todavía la villa del Espíritu Santo lucha con uñas y dientes su condición de Patrimonio de la Humanidad, y no lo critico, pero mi Ciudad Museo está-nunca mejor dicho-detenida en el tiempo.
    Al menos Sancti Spíritus se ha venido embelleciendo en los últimos años y es indudable su cambio de imagen, pero a estas alturas no se mueve una tabla, una brocha en mi ciudad… parece que esperaran a diciembre para empezar a hacer en una semana lo que no hicieron en años, estrategia que no me extrañaría porque al final quienes están al frente lo dejan todo para el final.
    Y-con tu permiso, sabes la suerte que tengo para que me rebatan el comentario personas ajenas- no me digan ahora que con la comisión recién creada ya es suficiente y que todo saldrá bien. Por muy ambiciosas que sean las metas de nada sirven si carecen de ímpetu en el liderazgo.
    Aun el Museo Romántico agoniza, Iznaga ya no estará listo, lo sabemos los dos… y todo se traducirá en maquillar la ciudad otra vez, como siempre sucede.
    Te lo comenté en Réquiem, cuando escribiste sobre tu Sagua del alma, y después lo ratifiqué cuando vi el rostro infeliz de la pasada Semana de la Cultura: los días y las noches para celebrar los cinco siglos de fundación de Trinidad están contados y, ojalá me equivoque, la celebración muy poco tendrá de memorable.
    Un beso y discúlpame la catarsis jejeje.
    (Y te comento por el correo de mami jejeje)

    1. Ay, Carli, desde que puse el punto final a ese párrafo de la Cenicienta del medio milenio, sabía que ibas a comentar este post. Imagino cómo te sientes porque el bicentenario de Sagua no se compara con el medio milenio de Trinidad y yo todavía ando con el jolongo de dolor a cuestas. Con el Romántico malherido y el Palacio Iznaga en plena reparación -esperemos-, con el desánimo de la pasada semana de la cultura y cualquier larguísimo etcétera posible, con todo y eso, piensa al menos, para aliviar tu catarsis, que tendrás una ciudad de valores excepcionales, reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad, visitada y amada por medio mundo. Piensa en eso, Carli, que al menos es una satisfacción que reconforta, y compadece a los espirituanos, que tienen un patrimonio desperdigado y del que no se ha sabido sacar provecho. Tu tercera villa de Cuba es única, con o sin 500 aniversario. (Mi madre, este es un comentario bastante conservador, jejeje). Besos, mi niño.

      1. Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Gisselle. Trinidad, circunstancialmente, puede estar atravesando un mal momento, no lo dudo, no estoy allí para juzgarlo. Pero si miramos de manera general vemos que ha sabido meterse en el juego y darse a valer, incluso sin ser capital de provincia (con aciertos y desaciertos, como la “museización” de sus zonas más valiosas). Medio mundo la conoce y suspira en sus calles. No creo que el éxito de una ciudad esté precisamente en cuán turística sea, pero en las estrategias de desarrollo local de aquellos lugares con valores patrimoniales, el turismo tiende a jugar un rol importante, el reto es hacerlo de manera sostenible y respetuosa con la población residente y sus tradiciones, en definitiva, que su población sea la principal beneficiaria de estos ingresos.

  3. yo me imagino que los camagüeyanos no hayan sacado de abajo de la manga la fecha de 1514 ahora que cumplen 500 años… deben haber cumplido igual 482 y 489 y 493 basados en el año 1514 como año fundacional y nadie ha protestado o se lo ha cuestionado… por qué hacerlo ahora después de décadas celebrando aniversarios?… esa es la fecha que se maneja desde hace tiempo, si hay incertidumbres si 1514 o 1515 ellos se apropiaron hace rato -no ahora- del 1514 y no lo están adelantando en el 2013 para llegar a 500 el año que viene… la gente se apropia de fechas y después es complejo para la historia oficial cambiarlas incluso cuando han sido probadas cabalmente… qué día se conmemora en cuba la caída del che guevara en bolivia?… el 8 de octubre… realmente fue asesinado el 9 de octubre, el 8 fue capturado… pero ya no hay quien atrase el día… volviendo a las ciudades -antes que gisselle me censure por alejarme del tema- en mi provincia tenemos un caso parecido con san juan de los remedios, autoproclamada 8va villa, pues es muy importante ser la primera después de las primeras 7… pasa lo mismo, no está probado históricamente, pero al entrar a la ciudad te recibe un esplendoroso cartel de “bienvenido a la 8va villa de cuba”… ups!…

    1. Es cierto, Camarero, pero no deja de ser una falsedad histórica. Sobre la fecha de la muerte del Che, estoy en desacuerdo por completo con que sigamos diciendo que fue el 8 de octubre, con seguirlo poniendo en los libros de historia. Cuando se está en la nebulosa, está bien, pero cuando se tiene la certeza histórica, cuando se tienen testimonios vivos, cuando se tiene hasta una última foto del Che vivo y prisionero, me parece una manipulación atroz pretender que no sabemos. No cayó en combate el 8 de octubre, fue asesinado a sangre fría el 9. Qué daño puede hacer que nos digan la verdad? La verdad nunca puede ser subversiva.
      Sobre lo de las siete villas, es algo que indigna. Desde que los camagüeyanos comenzaron a adelantarse para celebrar sus aniversarios debieron ser atajados, porque de seguir el razonamiento de ellos -el de la validez histórica avalada por el entusiasmo popular- si los espirituanos se lo proponen pueden demostrar que ellos fueron fundados antes que Bayamo, o Trinidad puede decir que Diego Velázquez no estuvo en Jagua sino en Casilda. Como está en la nebulosa, pues sencillamente halo la brasa para mi sartén y ya, la historiografía nacional me lo tiene que aguantar. No sé si a los demás no les ha molestado, pero a quienes viven en esta parte del país, nos tiene un poco molestos y es algo que venimos señalando no de ahora, que ya el 500 aniversario está ahí, sino desde hace varios años. La falta de pruebas documentales es un motivo más para que no se sea tan rotundo y categórico como se está siendo en Camagüey. Con la fuerza que ellos sostienen la fecha de su fundación, es como si tuvieran en su mano el legajo, salvado de los incendios del Archivo de Indias, con la firma de Diego Velázquez.
      Wow, perdona la diatriba, es que eso de asegurar rotundamente algo cuando no hay pruebas me enerva, jejeje, saludos más apaciguados, jejejeje.

  4. No sé si me estoy apartando del tema, pero la gestión del patrimonio no solo me interesa desde el punto de vista académico sino que me apasiona en lo personal. Quiero proponer mis impresiones sobre un caso italiano, específicamente la torre campanario de piazza San Marco, en Venecia. Creo que puede ayudar a hacernos mejor la idea de qué significa gestionar el patrimonio, los peligros que entraña y los riesgos que hay que asumir.
    Estamos hablando de un contexto también declarado Patrimonio de la Humanidad, que forma parte del imaginario mundial como uno de los sitios más hermosos y evocadores del globo.
    Esta torre es la reproducción de la original, y fue erigida a principios del siglo XX exactamente como la preexistente. Este es un criterio superado en sentido general, se tiende a entender que el patrimonio perdido no se reproduce, ya que falsea la historia y tiende a dar por auténticas ciertas obras que no lo son, pero en determinados contextos, con la adecuada documentación de la intervención, puede estar justificado. No soy capaz de juzgar en este caso si se hizo de forma correcta o no. De todas maneras, la gigante reproducción ya tiene alrededor de 100 años y ya esto le otorga cierto valor intrínseco.
    En una de mis visitas a esta ciudad, me enteré de que la impresionante torre fue vendida a Francia. Es decir, esta ciudad italiana cambió un pedazo de su patrimonio por una suma de dinero. Pero lo cierto es que los franceses no pueden llevársela (ni creo que les interese, porque fuera de San Marco esta torre no tendría el mismo valor), así que permanece erecta en la mítica plaza, perfectamente conservada.
    ¿Es esto una barbaridad o un acierto de las autoridades venecianas? No sé las condiciones y cláusulas del contrato de venta, tampoco las circunstancias por las que se tomó la decisión de venderla. Si me dejo llevar por el corazón, considero lamentable que se vendan pedazos de patrimonio e historia. Quiero creer que siempre puede existir otra alternativa. Pero, por otro lado, soy capaz de comprender que mantener una ciudad histórica en pie y produciendo a través del turismo puede requerir de determinadas soluciones drásticas.
    Cuando se camina por Venecia, no se puede sustraer uno de la idea de que está en pie por puro milagro. Una ciudad que cada cierto número de días se inunda como por arte de magia, que tiene sus cimientos anegados en agua de mar, es capaz de conservar sus palacios, monumentos, su estructura urbana, de manera sorprendente y envidiable. Pero su conservación no es un milagro aunque lo parezca, detrás hay gente pensando, planeando, interviniendo, estructurando campañas de comunicación… una tarea compleja y apasionante que requiere de mucho conocimiento, valentía y miras anchas.

    1. Abdel, precisamente hoy en la mañana estaba recordando este comentario tuyo. Ponían en Buenos Días una entrevista al director de la Oficina del Conservador de Cienfuegos sobre la conservación de la ciudad, sobre las medidas -incluso legales- que había que tomar contra quienes depredan nuestro patrimonio. Escuchándolo hablar con tanta vehemencia no solo recordaba tu comentario sino que lamentaba la abulia que en materia de conservación del patrimonio todavía ronda a Sancti Spíritus. Nos falta justo lo que dices al final: miras anchas. Un saludo, en estos días casi no he podido comentar en el blog porque tengo un problema de conectividad gravísimo, espero que sea soluble.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s