Archivo mensual: marzo 2013

¿Plaza o palangana?

Plaza o palanganaLos espirituanos de inicios del siglo XX debieron obnubilarse de más con la llegada del automóvil, tanto que chanflearon las esquinas del parque Serafín Sánchez en una suerte de acomodamiento vial que favoreció a los conductores pero redujo el área de la plaza hasta límites impensables para las ciudades civilizadas. Sigue leyendo

Amagos de independencia

Amagos de independenciaHe encontrado, en medio de la papelería que no me atrevo a botar ni a poner en orden de una buena vez, la foto que debería ilustrar el post de este miércoles: mi propia imagen suspendida en el instante de cumplir los 13 años. La hallé durante mi más reciente viaje a Sagua pero decidí no publicarla -al menos sobre mis pertenencias tengo potestad, ¿no?-, porque nadie creería que esa estampa del Tercer Mundo pueda ser el reflejo de un momento feliz.

Mirándola ahora, después de tanto tiempo, comprendo la genialidad del fotógrafo para captar lo que por entonces me pareció una escena de espanto: mi mueca típicamente adolescente, el pelo recién tejido en una trenza china que no me supieron hilvanar bien, el pulóver negro con un gato gigantesco y la bermuda reversible de palmitas. Sigue leyendo

Leyendo periódicos viejos

Leyendo periódicos viejosSi no fuera por la insistencia con que la radio y la televisión repiten las informaciones y porque las señales de ambos medios se captan en casi todo el territorio, miles de pobladores de zonas rurales y de difícil acceso de Sancti Spíritus -como sus homólogos del resto de la isla- pudieran estar viviendo hoy en el país de hace dos días. O de tres, o de cuatro, en dependencia de las vías escogidas por la Empresa Correos de Cuba para hacer llegar las publicaciones periódicas hasta los más recónditos confines de la provincia una vez suspendida la distribución aérea. Sigue leyendo

Duelo

DueloAquella madrugada me sentí culpable: mientras yo disfrutaba del tantas veces pospuesto concierto de Los Van Van en Sagua la Grande, Hugo Chávez anunciaba lo que para entonces me pareció un capítulo más en la larga historia de intervenciones quirúrgicas, postoperatorios y recuperaciones cíclicas que venía sufriendo el mandatario desde que se hiciera pública la gravedad de sus dolencias. Sigue leyendo