¿La conspiración de los iguales?

La conspiración de los igualesHay algo que no termina de convencerme en la columna que Roberto Zurbano publicó en The New York Times, no por el contenido del artículo, que llega a ser fundamentalista y exagerado -“tú hablas así porque eres rubia”, diría él-; sino porque me he quedado esperando qué viene después, como si su frase: “Para los negros cubanos la Revolución no ha comenzado” fuera una especie de Maine, la antesala de algún propósito que no atisbo a comprender.

Debe ser que he venido cultivando durante años esta suspicacia que roza en lo patológico, pero me niego a creer que Roberto Zurbano, intelectual de renombre en cenáculos capitalinos y medios nacionales, haya esbozado sus hipótesis pensando que nada pasaría, que se puede ejercer impúdicamente el derecho a la libertad de expresión aunque este lacere la imagen de todo un país. Me niego a creer que el suyo haya sido un acto ingenuo.

Obviando los excesos de extremismo en los que cae, al punto de cuestionar la credibilidad de los datos que sobre la raza arrojó el más reciente Censo de Población y Viviendas -de por sí, bastante cuestionado por la comunidad homosexual-, en algo coincido con Zurbano: los negros y mestizos en Cuba arrastran, no ya las cadenas de la esclavitud, sino otras no menos lacerantes: las del prejuicio.

Pero de esa suerte de discriminación no institucional, velada, que indudablemente existe, a las maquiavélicas estrategias que Zurbano le imputa al Gobierno con el objetivo de menospreciar al negro hay, más que un trecho, toda una autopista de políticas sociales; tal vez han sido insuficientes para garantizar la igualdad plena, pero al menos han sido. Tan obvias resultan, además, que no puedo entender que el crítico de arte no las vea.

El ciudadano de a pie, sin Internet y, por ende, sin la más remota idea de esta disputa que ha levantado demasiada hojarasca en el ciberespacio, no imagina que el paradigma de sociedad sin discriminación racial es, para Zurbano y compañía -sigo sin creer que anda solo en este empeño- aquella que consiga agenciarse un presidente negro. Sin embargo, espero que para el 2018, cuando los cubanos le busquemos sustituto a Raúl Castro, ya tengamos acceso a Internet como para enterarnos de estas escaramuzas virtuales y no andemos reparando en el color de la piel de los candidatos sino en su vocación martiana de servicio a la Patria.

Por el momento eso hago: esperar, porque algo me dice que esta reemergencia de la polémica sobre el racismo no es el rapto fortuito de un intelectual neófito que descubrió, por la Divina Providencia, su capacidad para expresarse. El capítulo “Zurbano en The New York Times” -como las opiniones sobre la eliminación de la libreta de abastecimiento en Granma– tiene un tufillo a conspiración que me resulta, por cierto, demasiado evidente.

Anuncios

38 comentarios en “¿La conspiración de los iguales?

  1. En estos temas sobre el racismo que de un tiempo a esta parte han aflorado bastante pienso que hay mucho mucho oportunismo, y no creo que sean todos claro está.

    1. Es un tema realmente doloroso y delicado el del racismo, que socialmente existe, por supuesto, y que nadie lo niega, pero me duele que se esté ventilando con tanta dosis de ira y tanta manipulación política. Lo nuestro debería ser empeñarnos todos juntos en terminar de superar el lastre de la discriminación, no dividirnos aún más en el intento. Saludos, Jorge, como siempre.

  2. Gisse, lo primero es que me encantó el trabajo. He querido dejar constancia de mis propias consideraciones Bajo el título:
    ¿Opiniones erradas?
    Sobre la polémica de los intelectuales por favor, mejor no hablar. Recordemos las declaraciones y el actuar de Pablo Milanés en España y luego en Miami, recordemos las bayas lumínicas que anunciaban los conciertos del trovador en tierras del norte, demasiada parafernalia, verdad, al parecer era su sueño americano.
    A caso el Milanés que conocíamos varias generaciones de cubanos era ese que fue capaz de referir “Cuando veo que unas señoras vestidas de blanco protestando en la calle y son maltratadas por hombres y mujeres, no puedo por menos que avergonzarme e indignarme y, de algún modo, aunque no estemos de acuerdo absolutamente, solidarizarme con ellas en su dolor; porque lo más vil y lo más cobarde puede ser que una horda de supuestos revolucionarios ataque despiadadamente a estas mujeres”, así se refirió el reconocido cantante sobre las Damas de Blanco, quienes son pagadas desde Los Estados Unidos para realizar actividades de protesta contra la Revolución y desestabilizar el orden en las calles habaneras con sus burdos pedidos sin fundamentos algunos. Son las señoras de blanco, las que esperan que de Miami le envíen sus paqueticos con pacotillas luego de haber gritado cuatro improperios en la Capital.
    Así que no debemos sorprendernos que ahora el compañero Roberto Zurbano profiera sus consideraciones erradas o no a cerca del racismo en Cuba. Los cubanos no le tememos a la verdad y todos sabemos que el racismo está latente en la isla a cada paso, ahora, creo que el fenómeno no es un problema de la Revolución, no creo que sea institucional, tal vez está más arraigado en la misma piel de la gente que cada día se quema bajo el mismo sol. El racismo es algo de barrio, un problema que subyace en la conciencia de la gente.
    Prestos a recordar, pudiéramos citar además, algo que la Periodista Gisselle Morales ya recordaba en su post. El pasado Censo de Población y Vivienda en Cuba fue homofóbico, no lo digo yo que participé como supervisor en el mismo, lo dicen muchos que como yo no nos sentimos ni ínfimamente representados. Por qué se tachó de los manuales del enumerador los conceptos que aludían a la unión de dos personas del mismo sexo como uniones consensuales. Ese fue un acto rápido, desenfrenado, había que borrar aquel “pequeño detalle de la faz de la tierra”. Otro error, verdad.
    Polémicas como esta sí merecen ser solucionadas, a estos asuntos hace falta darle el pecho. ¿Cuánto tiempo más habrá que esperar para que el Parlamento cubano apruebe la unión de personas del mismo sexo en el Código de Familia? En este país miles de homosexuales nos levantamos con la Revolución y nos acostamos con ella. Hasta para tener un espacio para la diversión cuesta ansias fuera de la Capital. Las autoridades provinciales aun preservan la mente de los 60, cuando miles de intelectuales como Pablo Milanés fueron parametrados y obligados a convivir en concentración. Los resentimientos siempre quedan en las memorias, siempre quedan.
    En Cuba los negros son mal mirados, aunque no por todos. Pero que en las Asambleas del Poder Popular o en los diferentes organismos de gobernación tengan que haber negros obligatoriamente, no nos hace menos racistas.
    Ahora, no se contabiliza el número de los homosexuales dirigentes, al menos no pueden decir públicamente que lo son para ser secretario de una cosa o de otra, es así y de eso estamos claros, ¿verdad? Pero resulta que son los homosexuales los primeros en asistir a las reuniones de los CDR, los trabajadores destacados en el sector de la Salud Pública, quienes organizan los grandes espectáculos, los que dicen sí a las donaciones de sangre, los profesores del futuro que se gesta en las aulas, los que escriben, los que pintan, los que danzan, los periodistas… y no quiero generalizar porque se trata de no ser excluyente. Solo que en la vida real es así.
    Gisse, amiga…hoy he querido desahogarme…un beso. Espero no te sean incomodas mis opiniones. Oscar Salabarría Martínez, estudiante de Periodismo.

    1. Un beso grandísimo, Oscar, y no te preocupes, tus opiniones nunca me son incómodas. Incómodo sería no decirlas. Aunque debo reconocer que hubo un momento ahí en tu comentario en que me sentí excluida porque llegué a pensar: caramba, si soy heterosexual, quiere decir que no soy destacada en las esferas de mi competencia? jejeje. Un beso, no te preocupes, te entendí perfectamente, entendí incluso que te extralimitaras. Sigue comentando por aquí, que ahorita te abres tu propio blog y te pierdo de mi finca. Besos!!!

  3. Primero quisiera hablar del titulo de post, que irremediablemente sugiere un ibro que aun se vende en Cuba pero que su publicacion fue muy muy polemica. Por otra parte Gisselle y Carlos, yo acabo de ealizar una investigacion sobre la vairable racial en los censos en Cuba por si quiere fundamentar lo que Zurbano apunta y asi tendras mas info para hablar al respecto. Por otra parte, me pregunto de que conspiracion hablas? Ese ¨pero al menos han sido¨ no es suficiente y a eso se refiere no solo Zurbanos sino suficientes personas en esta Cuba nuestra. Si no querida date una vueltita por los barrios mas pobres como algunos de San Miguel del Padron o por la carcel que te quede mas cerca. En esos lugares podas ver que no nos debemos contentar con lo que ha hicimos pues no falta mucho y esa es la meta. Por ultimo lo que lacera la imagen de un pais no es un escrito en un periodico es la existencia del racismo, la homofobia, etc, en especial del nuestro donde la equidad y la justicia social son el paradigma. Ademas de que imagen me estas hablando? Las imagenes se forman a partir de estereotipos y esos tambien tienen sesgos. De todas maneras, como me interesa tu forma de pensar envio tu escrito a personas que se dedican cada dia a escribr, investigar y luchar contra el racismo y la discriminacion racial.
    Ps: Zurbano jamas de preguntaria tu color de la piel ni diria lo que expresas en el comieo de tu comentario. Ahora, me pregunto por que crees que alguien puede cuestionar tu color de la piel para hablar de este tema. Las discriminacion racial en CUBA es un problemas de Todas y todos!!!

  4. Por cierto, lo de la guerrita del 12, no fue tal, fue la matanza de entre 3000 y 5000 cubanos negros y mestizos, y espero que eso no vuelva a suceder. Y el libro que asi se llama condujo tambien a una polemica muy dura porque muchos intelectuales consideraron infundadas las aseveraciones que alli plantean. Agradezco Giselle que te hayamos tomado el tiempo de pensar y escribir sobre el racismo en Cuba. Pero tambien siento que como no conoces la obra ensayistica de Zurbano no puedes valorar a cabalidad sus palabras. El no estaba proponiendo un presidente negro ni de ningun color, el estaba refiriendose a la necesidad que tenemos de que para el 2018 o cuanto antes mejor hayamos eliminado el racismo y la discriminacion en Cuba, lo que implica una serie de acciones que aun no han tenido lugar, por ejemplo las legales o relativas a una norma juridica que impida, por ejemplo, a mi vecina MARTA gritarme ¨negra cochina¨ cada vez que le parezca, me explico? Slds NC

    1. @Negracubana
      Voy a meter un poco la cuchareta como dicen ustedes. El tema del racismo es bien profundo y naturalmente lo conoce quien lo padece como todo en este mundo. Los blanquitos llevamos muchos siglos con el racismo y muchas más cosas, incrustado en lo más profundo. Habrás visto tal vez que más que editar dos blogs, suelo comentar (en exceso ta vez) pero todo tiene su explicación y me gusta contar cosas al márgen. Así leyendo anteayer a Mankel, un sueco que lucho con todas sus fuerzas contra el racismo actual en Suecia y trabaja duro en Mozambique, cuenta en su novela El Chino, cómo a mitad del XIX, miles de chinos fueron secuestrados en su país y llevados a EEUU como mano de obra esclava. Trabajaron junto con irlandeses y más tarde con gente de raza negra (no tengo problema en hablar de negros) en la construcción del ferrocarril del Oeste con la Union Pacific….
      Ya lo de los españoles, ni te cuento. 1863, verano, cuando miles de campesino chinos pobres fueron secuestrados, está muy cerca y son siglos de creer en nuestros contextos que la raza blanca era lo “normal” y el resto, razas inferiores que podían ser tratadas como animales.
      España, sigue usando, cuando un grupo de personas no se ponen de acuerdo, la expresión, “aquello parecía una merienda de negros”-
      ¿Los gitanos? Bien, gracias. Un racismo del copón bendito hacia el pueblo gitano.
      ¿Normas jurídicas? Puede ser que igual que avanza la tolerancia cero hacia la violencia de género, pero con medidas punitivas sin duda alguna, no estaría mal que le cayese una multa de 200 pesos a tu vecina cada vez que se le ensucia la boca. Pero “la solución” es a nivel de sociedad. Ya no digo de escuela que es un contexto más, sino de sociedad con planteamientos políticos profundos, empezando por más golpes encima de la mesa si pasa el tiempo y ese machismo, ese racismo que sigue en todas partes, sigue…. y sigue, en el caso del racismo étnico, porque los que mandan son blancos. Así de sencillo. Como yo, claro.

  5. Gracias Calvet, me gusta tu comentario porque es sincero, pues partes de reconocer que hay racismo y que ser blanco no es lo mismo que ser negro en esto que llamamos humanidad. Y mientras los blancos (que son los que mandan) no se corran para al lado, para que los negros y negras tambien puedan participar no lograremos nada, por eso la lucha es de todos y todas, como para vencer al machismo necesitamos de hombres y mujeres, para vencer el racismo necesitamos de todos, blancos negros,chinos, judios, etc. Gracias por tu honestidad porque hay quienes desde su blancura solo enjuician a los negros y negras que llamamos las cosas por su nombre. O sea que ademas de tener que meterme mi pasado de esclavitud, que sumio a mis antecesores tengo que ser ¨politicamente correcta¨ y no decir lo cuanto que me molesta que se usen chistes racistas y lo tanto que me preocupa que las carceles cubanas esten llenas de negras y negros. Por cierto, en el recorrido que hizo la prensa internacional por las carceles cubanas, se noto que la poblacion es fundamentalmente negra y mestiza, si no vayan a verlas, en Cubadebate o en http://www.ipscuba.net.

    1. Saludos, NegraCubana
      Agradezco los comentarios que hace al post, sobre todo porque me permite reafirmar mi tesis: sobre el racismo en Cuba no se puede opinar sin dolor, sin sajaduras personales. Sin embargo, me niego a continuar el tono irónico con que me conmina a darme vueltecitas por las cárceles, por los barrios marginales, a conocer mejor un componente de la realidad cubana que usted supone desconozco. No intentaré convencerla, entre otras cosas, porque si algo he aprendido de estas polémicas virtuales es que uno suele llegar predispuesto a los temas y a los autores y todo, absolutamente todo, pasa por el tamiz siempre relativo de las subjetividades. De modo que me limito a decirle que nuestros puntos de vista, aunque usted no lo crea y pretenda crear este cisma artificial, no son antagónicos. Soy rubia pero intento, como me recomendaba un amigo, escribir sobre el racismo desde la “no piel”, aunque también para él, que por demás es negro, sea bastante difícil. No nos contradecimos, de hecho, si algo sostengo es que la discriminación racial no ha desaparecido de nuestro país, hasta pensé que había sido lo suficientemente clara en el post: “en algo coincido con Zurbano: los negros y mestizos en Cuba arrastran, no ya las cadenas de la esclavitud, sino otras no menos lacerantes: las del prejuicio.”; en lo que discrepo con Zurbano y hasta con Masantini, el torero, es en que la Revolución haya atizado semejantes conductas. La piel es un elemento que nos predispone para enfrentar el mundo, como el sexo, como las tradiciones culturales del país donde nacimos y escogimos vivir, pero uno debe reaccionar, ante todo, como ser humano. Si no, lamentablemente, perdemos la perspectiva. Saludos.

  6. Estimada Gisselle, disculpame, no es tono ironico, te lo digo en serio (ademas no uso la ironia, no es mi fuerte) mucho menos en un tema como este). Como periodista puedes acceder a las carceles que hay en tu territorio, chequea cual es el color de piel de la mayoria de las personas que estan alla. Dato avalado por muchas investigaciones cientificas y que se corroboro ahora con la visita que hizo la prensa internacional (sugiero ver reportaje de IPS). Nunca dije que estuviesemos en contra, es mas, no creo que eso aporte al debate, porque las conexiones pueden ser inimaginablessss. Lo que si note, por tu propio post, es que desconocias quien era Zurbano (por eso puse el enlace) y tambien el libro (y las criticas se le hicieron) del cual tomas el nombre para tu post. Defender ideas y hallazgos de las ciencias sociales no es apasionamiento, ni dolor, es sencillamente asirse a lo que ya lleva muchos muchos años como resultado cientifico. Zurbano no ha dicho lo que tu afirmas (que la Rev. ha atizado), eso por una parte y por la otra lo del tufillo, desconociendo quien es este intelectual y aun estando en contra de sus ideas, lo cual es loable, fue lo que me hizo comentar, porque note, sinceramente, que necesitabas saber la tachadura ideologica de ese ser humano, preocupado hoy por toda Cuba. Que discrepemos es valido pero que el desconocimiento nos lleve a enjuiciar es otra. Gracias, repito, por colocar el tema en tu bitacora, pues asi has dado la posibilidad de que el tema se debata.

  7. El racismo es un problema en el mundo y Cuba no es el mejor ejemplo para cuestionarla. Hago tal aseveraciòn porque mi familia y yo podemos ser vìctimas de la vileza de quienes quieren ver al negro fuera de sus vistas, sin embargo pienso que institucionalmente, en mi paìs, nunca he sentido sobre mis hombros el peso del racismo, amen de que existen personas que olvidan que respiramos, amamos, pero tambièn somos inteligentes. Discrepo totalmente, con quien niega que en esta isla no se habla de esos temas cuando hace algunos años , la Mesa Redonda, unos de los programas informativos de la Televisiòn Cubana trató con y a profundidad el tema del racismo en Cuba y todo de cuanto se hablò es cierto y en este caso hablamos los propios negros. Eso quiere decir que no hay que acudir a ningùn periòdico extranjero para plantear un problema social que en mi Cuba existe, pero desde mil 959 encontrò un estado que con sus propias medidas y resoluciones lo ha desaparecido. Imaginense ustedes , nosotros somos una familia bien humilde y de todos los hermanos, que somos 7, SEIS de ellos nos graduamos en la universidad y no precisamente en especialiades deportivas o de la cultura, para quien le pueda servir esta historia de vida o sumarlo a sus estadísticas.
    Nuestra madre apenas rebasó el segundo grado, pero la Revolución le dio valores, protagonismo y voz para defender los derechos de los negros que disfruta sin menoscabos.
    Es una historia que hoy tiene seguidores y nuevos retoños para contarle a Zurbano que la Revolución de los negros tiene fecha de inscripción de nacimiento el Primero de Enero de 1959, aun cuando los prejuicios permean la realidad hasta de los propios defensores de la raza. Ah y para eso no tengo que esconderme tras un seudónimo que pueda ironizar mi propio origen africano.

    1. Gracias por comentar en el blog, Irma, me ha emocionado mucho tu historia de vida, sobre todo porque mis dos abuelas tampoco rebasaron la escuela primaria y sin embargo supieron darle educación a mis padres. Ciertamente, el racismo es un rezago que perdura en el subconsciente de muchos cubanos, pero coincidimos en que la Revolución ha intentado desbancarlo. No lo ha conseguido del todo, pero al menos lo reconoce y trata de erradicarlo. Esperemos que cada día las manifestaciones de discriminación racial sean menos. Saludos, de nuevo, y embúllate a seguir comentando.

  8. Me alegro Irma pues tenemos historias parecidas. Pues si se ha tratado el tema pero no lo suficiente, si fuera de otro modo no hubiera racismo. Yo si lo he sentido en mi vida, eso nos distancia. Te pondria poner muchos ejemplos, pero tampoco creo en el valor de la anecdota per se. Por otra parte, no se de que pseudonimo hablas porque si de refieres a ¨Negracubana¨ esa es mi identidad virtual desde que tengo mi bitacora, hace ya 7 años, y no es ironia porque soy una negracubana… espero que no te refieras a eso. De todas maneras mi nombre de pila es Sandra Abd´Allah-Alvarez Ramirez, pero creeme que nunca lo uso, es mas desde La Lenin siempre me han llamado negra… Slds. (Por cierto Zurbano nunca se ha escondido para decir sus opiniones, a mi no me alarma para nada que se las diga al NYT porque antes lo ha hecho en cuanto documental, libro, reportaje y hasta etc le han entrevistado y la verdad, antes de que sea cualquier persona ignorante del tema prefiero a uno comprometido, este o no de acuerdo con sus puntos de vistas). Gracias Gisselle again. Y dejo descansar tu bitácora. Has visto que hemos lanzado una campaña contra la violencia que han recibido nuestros compañeros y compañeras cubanas en Vzla?
    Aca te paso el link http://www.cubainformacion.tv/index.php/la-columna/229-sandra-alvarez/49446-carta-abierta-de-blogueras-y-blogueros-cubanos-los-medicos-cubanos-son-sagrados

    1. Sí, estoy pegada constantemente a Telesur y mi preocupación hace rato cruzó el umbral de la alarma. Son terribles estos momentos que están viviendo nuestros médicos en Venezuela, como terrible es la situación interna del país. Puede incluir mi nombre en esa carta abierta contra la violencia. Gracias por el link, Sandra.

  9. Estoy plenamente de acuerdo con Gisselle en su olfato a un “tufillo a conspiración demasiado evidente” así como con otras sus palabras clave como:
    – “una especie de Maine, la antesala de algún propósito”;
    – “esta reemergencia de la polémica sobre el racismo no es el rapto fortuito de un intelectual neófito…”;
    – “ventilando con tanta dosis de ira y tanta manipulación política”;
    – “pretenda crear este cisma artificial”;
    – “sajaduras personales… uno suele llegar predispuesto … todo pasa por el tamiz siempre relativo de las subjetividades”;
    – “no dividirnos aún más… uno debe reaccionar, ante todo, como ser humano. Si no, lamentablemente, perdemos la perspectiva”.
    De mi comentario en LJC:
    Si hubiese sido un enemigo de la Revolución cubana y hubiese querido destruirla de dentro – en primer lugar trataría de escindir la sociedad lo más posible, por diversos aristas – raciales, religiosas, sexuales, politico-económicas etc. Como eso ocurrió en la URSS, donde la primera puñalada fue asestada en la “cuestión nacional” (que en las realidades cubanas sería racial). “Somos subrepresentados, deprimidos, expoliados etc.” – que resultó en la niña de Sumgait con la piel despellejada en vida.
    En las declaraciones de Roberto Zurbano sobre “el racismo en Cuba” veo una permuta de la esencia de la cuestión. El racismo es o una política (en nuestro contexto – estatal) deliberada o una teoría de la supremacía racial. Punto. Ni predilecciones personales, ni consecuencias histórico-económicas, ni enfoques científicos sobre las distinciones biológicas etc. no son “racismos”. Los gritos “negra cochina” tampoco son un racismo, sino pueden ser o una injuria según artículo 320 del Código Penal (en cuanto a “cochina”, y un truismo en cuanto a “negra”) – o una grosería, si el comportamiento del injuriado dio motivo para decirlo.
    Lo tendría sentido discutir “la cuestión racial en Cuba” si las autoridades cubanas hubiesen introducido algunas medidas discriminatorias, segregacionistas etc., si hubiesen atizado disposiciones racistas – incluso si no hubiesen hecho nada para tratar de remediar las desventajas multiseculares paulatinamente (la fórmula “sin prisa y sin pausa” es absolutamente fundada aquí, sólo provocadores y mentecatos pueden incitar a remediarlas de un salto).
    Sandra Álvarez habla de los carceles cubanas, donde “la poblacion es fundamentalmente negra y mestiza”.¿Y qué se deduce de esta consecuencia puramente económica? Por ahora sólo veo que esta visita de la prensa fue utilizada para atizar el tema del “racismo en Cuba” – lo que nos hace volver a las palabras de Gisselle sobre manipulación política. Puedo proponer que Sandra se las lea, por ejemplo, las obras de М.Alexander “The New Jim Crow: Mass Incarceration in the Age of Colorblindness” o de Dorothy Roberts “Killing the Black Body: Race, Reproduction, and the Meaning of Liberty”…
    Las palabras de Roberto Zurbano sobre “afrocubanos”, “un conteo oficial de afrocubanos” etc. – las considero no más que un rótulo, un marker para cismar, enemistar etc., es decir, la vieja política “divide et impera”. Ellas me recordaron hasta las leyes raciales de Nürnberg, donde 1/8 de sangre “mala” significaba vivir y 1/7 – ¡bienvenido al horno! Un comentario de LJC me demonstró de qué vacuidad pueden fomentarse alguna vez todos estos sentimientos en torno de “la cuestión racial”: “Primera vez que todo el mundo esta de acuerdo. Nadie esta de acuerdo con el pobre Zurbano. Que raro que esto pase. No quisiera pensar que sea porque todos somos “blanquitos”. ¿Fue esto una chiste? No lo sé…

      1. A propósito de “conspiración” me acordé de un chiste, no sé si él se conoce en Cuba:
        Una vaca dice a la otra en la granja:
        – ¿No te parece que los hombres nos mantienen sólo para ordeñarnos y al postre matarnos para carne?
        – ¡Qué disparates, alla irás con tus perennes teorías de conspiración!

        O así. Si las peces pudieran hablar y la hubiesen preguntado una pez de cuáles cosas más evidentes se componga este mundo, la última cosa que esta pez habría nombrado sería el agua.

        Gisselle, una petición a tí (?):¿podrías orientarme un poco en el “ambiente intelectual” cubano de hoy representado en la internet, algo interesante, en tu opinión (excepto noticias)? Por ahora lo más interesante y afín a mis criterios que he encontrado serían Enrique Ubieta Gómez y temas.cult.cu (Cubaprofunda aparte, por supuesto : ))… Gracias y saludos.

  10. Así que nadie está de acuedo con el pobre Zurbano. Es lo típico. Si se investiga como se mueven las ideas en Cuba se podría establecer una predicción más científica que la de los ciclones. Unos pocos valientes que salen a apoyar una verdad más verdad que una casa, y una turba de oportunistas, de ciegos, que salen a atacar cumpliewndo un código casi que de supervivencia. Cada vez que veo esos blog supuestamente personales de los “impersonales” periodistas me da mucha risa. En 1989, cuando caminaba por Moscú, yo, viejo soldado, me preguntaba cómo es posible que este país que hizo puré al fascismo y salvó a la humanidad ahora vaya de cabeza hacia el pasado. Tenía entonces 34 años. Ya a esta edad tengo respuestas muy claras. Y cuando veo casos así, como este lamentable donde se ha visto involucradoi un hombre como Zurbano, y escucho los ladridos, rcuerdo el llamado derrumbe. Es que las izquierdas conservadoras y oportunistas, en nombre de la izquierda, se robaron el show. Y los revolucionarios verdaderos a sufrir y padecer por el delito de la dignidad. Ya dirá la historia la última palabra.

    1. Repito, Félix: no comparto con Zurbano su idea de que la Revolución no ha hecho nada para erradicar la discriminación racial. Le reconozco su derecho a expresarse libremente, que es también lo que exijo para mí: que se me respete lo que pienso. Por otra parte, este blog es personal, sabe? Jamás he escrito en esta finca algo que no sea capaz de sostener de frente, de hecho, doy mis coordenadas y mi nombre real, algo que no suele usarse mucho en estas escaramuzas virtuales. Saludos, y siga frecuentando este espacio, que no vetamos comentarios intolerantes como el suyo.

    2. ==tengo respuestas muy claras==
      Me sería muy interesante conocer estas respuestas especialmente de un hombre de su generación quien, además de esto, tuvo una experiencia personal de Moscú-89.

  11. Gisselle, el post es una porquería. Pero vale la pena rectificar tu vocabulario. Mira, el verbo atisbar significa observar algo con recato, cuidadosamente. Por tanto, está mal utilizado en tu articulejo, cuando afirmas que “no atisbas a comprender”. Lo correcto habría sido que “no alcanzas a comprender”. Por lo demás, puedes continuar escribiendo tus tonterías, nadie va a molestarse… Aunque, ten cuidado con la teoría de las conspiraciones, suelen volver a la gente paranoica…

    1. Señor Mendigutía, en un debate honesto y serio como este no se vale usar trampas despreciables, tal como usted hace al intentar escamotear significados de la palabra “atisbar” escondiendo algunos de ellos para arremeter contra la bloguera y periodista Giselle, porque no creo que sea ignorancia ya que usted solo utiliza la definición que conviene a su bufido.

      La RAE define “atisbar” como
      1. tr. Mirar, observar con cuidado, recatadamente.
      2. tr. vislumbrar (‖ ver tenue o confusamente).
      3. tr. vislumbrar (‖ conocer por indicios, conjeturar)
      (http://buscon.rae.es/drae/?type=3&val=atisbar&val_aux=&origen=REDRAE)

      ¿A la mala fe de usted le resultarán suficientes definiciones, señor académico de la lengua, para asimilar que la articulista “no logra comprender aun tenue o confusamente”, o “no alcanza a comprender por sus indicios”?

      Gracias por tu tolerancia, Gisselle, pero es que hay cada “talentoso” por estos mundos…

  12. Ah, y Félix Sánchez, a quien acusas de intolerante, es un prestigioso escritor e intelectual cubano de estos tiempos que, por cierto, bien que ha sufrido en carne propia la intolerancia. ¿No serás acaso tú la intolorante? Revísate, aún eres joven. Roberto Zurbano, Félix Sánchez y muchos cubanos más, que mantienen su dignidad a salvo, no merecen tu desdén sino tu más profunda atención, tan profunda como la Cuba de tu blog. A ver si aprendes algo.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s