Prospecto del deporte

Prospecto del deporteHabía transcurrido la primera mitad del juego. “Ahora tienen que apretar la defensa y ser más agresivas, arrebatarle la pelota al contrario sin empujar ni poner zancadillas y, sobre todo, tirar más al aro, ¿me entienden? Sin ensartar canastas no se puede ganar”. La arenga, más digna del entrenador del equipo Cuba de básket que del profesor de Educación Física de una escuela primaria de Sagua la Grande, consiguió inocular ánimos a las ocho o nueve muchachitas de quinto grado que discutíamos sabrá Dios qué campeonato de barrios.

Era una época feliz: ninguna vestía shorts de marca, todas coleccionábamos con similar dosis de deslumbramiento paquetes de jabón Palmolive, envoltorios de caramelos y etiquetas de blue jeans que comenzaban a venderse en las recién abiertas shoppings y, aquella tarde de competencia, cada cual se creía un prospecto del deporte revolucionario. Al menos yo hasta me veía en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

De modo que cuando conseguí agenciarme la pelota -supongo que porque cayó en mis manos, no porque haya logrado agitársela a alguien- me desprendí en una carrera hacia el aro que habría envidiado el mismísimo Usain Bolt. Aturdida por la posibilidad de darle el triunfo a mi equipo y por la algarabía del público -hoy sé que eran cuatro gatos, pero entonces me parecía un mundo-, avancé por entre las jugadoras de la escuadra rival sin que ninguna intentara detenerme, me coloqué bajo el aro más sola que un corredor de fondo y con esta proverbial falta de puntería que he padecido siempre, fallé.

Pero no fue ese descalabro el que selló mis destinos en el deporte, sino el escarnio público del profesor, un hombre de andar pausado y métodos ortodoxos al que esa tarde, sin dudas, saqué de sus casillas: “Esto es lo único que me faltaba, una autocanasta. Mi hijita, ¿tú no viste que cambiaron los aros, que nadie te caía atrás? La suerte es que eres tan, pero tan mala que no anotaste”.

Ahora lo narro hasta con desenfado, libre ya de la angustia que sentí, pero aquella escaramuza marcó el kilómetro cero de mi sedentarismo y de esta especie de aversión hacia el ejercicio físico que he venido padeciendo desde entonces: no corro en las pistas para bajar de peso, no me levanto en la madrugada para la sesión diaria de tai chi, menos aún acudo al gimnasio, ese signo de poder que la emergente clase media ha puesto tan de moda.

Descartada como atleta, no me queda más remedio que mirar los toros desde la valla, el mejor sitio para disfrutar las victorias esporádicas de los equipos insulares y lamentar el desvencijado panorama deportivo que sobrevive a este lado de la barricada.

Anuncios

11 comentarios en “Prospecto del deporte

  1. Me reí como un loco leyendo este post. Historia parecida la mía, sólo que nunca pasé de correr de un lado a otro, tocando rara vez la pelota (y si la tocaba, la pasaba, no duraba medio segundo en mis manos tamaña responsabilidad), en el cuartel viejo, vecino a la iglesia de Jesús Nazareno. Vaya, que nunca siquiera tuve la oportunidad de fallar intentando la autocanasta… pero algún profesor también me echó su descarga, en concursos de Matemática.

  2. ja ja qué triste experiencia deportiva…
    yo soy otra de las sedenterias aunque reconozco que sí me apasiona el deporte, y no tuve tantos malos recuerdos…saludos

  3. Bueno, aquí va el comentario de otro sedentario. Como dice mi madre: “Tú eres fiel devoto a la Virgen del Descanso” jejeje. por suerte fallaste como promesa deportiva, y me alegro. Quizá, si tú te hubieses consagrado al deporte nunca te hubiera conocido 😦 , y la Isla nuestra de cada día tuviera solo una musa. Un beso.

  4. A todos los sedentarios les digo, comenzando por la bloguera, que la práctica de ejercicios ayuda en demasía a ahuyentar el stress, nos hace más saludables, además de mantener nuestro cuerpo robusto y mejor preparado para inconvenientes como: correr para tomar una guagua, subir ágilmente a un camión en la botella, jugar voleibol en la playa, subir las escaleras de cierto edificio de varios pisos… Hasta para hacer…, y que no nos cansemos mucho y rindamos unos cuantos rounds, ja ja ja.
    Disculpen, pero con este nickname, no me quedaba otra que defender la práctica de ejercicios, así que arriba, todos con los brazos levantados, abajo y arriba: uno, dos, uno, dos, uno, dos…

  5. Verdad lo que decía una amiga común: estas muchachitas no saben disimular nada, lo dicen todo o al menos lo insinúan. Con un expediente tan gris en el mundo del deporte como reconoce tener la bloguera, yo jamás me habría sometido a criticar a Dayron Robles, a Yulieski o a Víctor. Ojalá ellos no descubran este post. De todas formas, me alegro de esa cuasi autocanasta, al menos sirvió para que de rebote fuera a dar al periodismo.

  6. Bloguera, lea la red de redes:
    La inactividad física es tan letal como el tabaco
    BBC Salud
    Última actualización: Miércoles, 18 de julio de 2012
    La inactividad física es causante de 5,3 millones de muertes en el mundo cada año.
    Una de cada 10 muertes que ocurren en el mundo es causada por un estilo de vida sedentario. Éste es el mismo impacto que tiene el tabaquismo, afirman científicos.

    El ejercicio detiene el encogimiento del cerebro
    BBC Mundo
    Última actualización: Martes, 23 de octubre de 2012
    El ejercicio puede evitar el encogimiento cerebral que se experimenta con la edad.
    El ejercicio regular puede ayudar a evitar el encogimiento cerebral y otros signos vinculados a la demencia, revela un estudio.
    SOBRAN LOS CABLES DE AGENCIA JA JA JA.
    Te repito: uno, dos, uno, dos, uno, dos

  7. El sedentarismo físico es la carencia de ejercicio físico en la vida cotidiana de una persona, lo que por lo general pone al organismo humano en una situación vulnerable ante enfermedades, especialmente cardíacas. El sedentarismo físico se presenta con mayor frecuencia en la vida moderna urbana, en sociedades altamente tecnificadas en donde todo está pensado para evitar grandes esfuerzos físicos, en las clases altas y en los círculos intelectuales en donde las personas se dedican más a actividades sedentarias. Paralelo al sedentarismo físico está el problema de la obesidad.
    Las consecuencias pueden ser muchas:

    Propensión a la obesidad en áreas como el abdomen, lo que aumenta su volumen. Contrariamente a lo que se piensa, que reduciendo la cantidad de alimentos con las dietas se reduce el volumen de grasas, las dietas sin un régimen deportivo lo único que hacen es activar dichos “almacenes de grasa”. Una dieta sin deporte está condenada al fracaso.
    Debilitamiento óseo: la carencia de actividad física hace que los huesos pierdan fuerza y se debiliten, lo que puede derivar en enfermedades óseas como la osteoporosis, que se manifiesta en un debilitamiento de los huesos.
    Cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo físico
    El aumento del volumen de grasas en el organismo implica también el colesterol en el cual las arterias y venas se vuelven también almacenes de grasas inutilizadas, lo que hace que el flujo sanguíneo hacia el corazón sea menor y por lo tanto tenga que hacer un doble esfuerzo. De esto vienen los problemas cardíacos y fatiga ante cualquier esfuerzo.
    Problemas de espalda que generan dolores frecuentes.
    Propensión a desgarros musculares.

  8. El béisbol es uno de los pocos acontecimientos que divide a los cubanos. ¡No se le ocurra abrir la gaveta sobre qué equipo es mejor o se merece el campeonato nacional! ¡Tampoco la referida a cual lanzador o jugador -ofensivo o defensivo- es el de mejor cualidades, el más destacado! ¡Entonces la discusión será eterna, en el más alto volumen posible y cada vez con mayor cantidad de opinantes! Pero en cuanto a que el estadio Latinoamericano es algo propio, importante y único, no hay discusión.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s