En sus marcas

En sus marcasCon los músculos tensos, las venas hinchadas en el cuello y la vista al frente andamos por estos días los cubanos, justo en la línea de arrancada de una maratón que ya tiene, al menos, fecha de caducidad.

Si la tan ansiada unificación monetaria se concretará a corto, mediano o largo plazo no quedó del todo claro en la Nota Oficial emitida  por los medios la pasada semana —tampoco hay que pedir demasiada transparencia—; de cualquier manera, resulta esperanzador que se hable en términos de cronograma de ejecución, medidas, etapas…

Aún me parece increíble: justo 20 años después de que se despenalizara el dólar, la moneda nacional cayera súbitamente en picada y los cubanos tuviéramos que adaptar nuestras economías personales a la fluctuación de las tasas cambiarias, el Consejo de Ministros ha anunciado la aprobación de un paquete de disposiciones que deberá redundar, a la postre, en el fin de la doble moneda. Pensé que moriría de vieja sin que llegara el momento.

Aunque, técnicamente, todavía no ha llegado. Antes de que el ciudadano de a pie logre comprar en todas las tiendas con un solo tipo de peso —sin la distinción de cubano o cubano convertible—, las personas jurídicas deberán transformar radicalmente los aparatos financieros y contables que, a fuerza de operar en dos monedas, desvirtúan las ganancias reales y enmascaran algún que otro déficit.

Dejando a un lado los problemas de la macroeconomía, demasiado complejos para mi aritmética básica, lo que más me preocupa es el efecto de semejante cambio para el cubano común: ¿en qué moneda se valorará el esfuerzo?, ¿cuál será el poder adquisitivo real del salario?, ¿saltará algún día, de los manuales marxistas a la realidad, aquello de “a cada cual, según su trabajo”?

Por el momento, prefiero no martirizarme con preguntas que solo pudieran responder los expertos que estudian cómo arreglar la economía del país y el bolsillo del ciudadano sin provocar una debacle. De ellos, que pulsan los hilos de nuestras finanzas, espero la receta providencial que encauce la política cambiaria y agilidad suficiente para dictar las voces de mando: en sus marcas… ¿listos?… ¿fuera?

Anuncios

14 comentarios en “En sus marcas

  1. Me resultó curioso que la nota tuviera una referencia expresa a que los ahorros en cuc no se verían devaluados, pero que no hubiera ninguna al resultado para las rentas del trabajo (oséase, salarios) Solo fue una nota y en mi opinión habrá muchas más en el largo proceso que necesariamente se ha de seguir. Pero se hace necesaria una referencia a la evolución que se pretenda para poder adquisitivo de los asalariados.

    1. De acuerdo con usted, Javier. Lo importante es el poder real del salario, su valor en tanto representación del trabajo. Nunca fui buena en economía política, pero con la experiencia que tengo en hacer malabares para que el salario me dure apenas una semana asevero -me atrevería a ser categórica- que de nada valdrá la unificación monetaria si se reduce la tasa cambiaria y luego los precios se elevan exponencialmente. Por eso me mantengo en espera de que se dignen divulgar las etapas previstas en el cronograma, al menos para tener una idea de cuándo debo comenzar a preparar el bolsillo. Saludos y manténgase rondando esta finca virtual.

  2. No entiendo que la información sobre una trasformación monetaria que atañe a todos los cubanos se resuelva con una nota informativa. La estrategia comunicativa es exigua. En vez de transparencia, opacidad.

    1. De hecho, yo esperé que detrás de la Nota Oficial viniera alguna cobertura periodística a la unificación monetaria, como se hizo con la eliminación de las trabas para los viajes al exterior. Pero evidentemente hay un freno puesto por ahí, no entiendo cómo no han llovido las entrevistas al presidente del Banco, al Ministerio de Economía y Planificación o a cualquier economista de Mesa Redonda sobre las anunciadas fases del cronograma previsto. En fin, que aunque intentamos, la transparencia informativa no es nuestro fuerte…

      1. Fijaros que estoy completamente de acuerdo con el fondo de la cuestión. Aunque algunos quieran pretenderla como simple austeridad informativa, el término ‘opacidad’ se impone descaradamente.

        Pero en este caso yo más bien pienso que es que no hay nada más que decir. Que ha sido una forma de recordar que los lineamientos no están olvidados y que la doble moneda sigue identificándose como uno de los problemas que más afectan a los ciudadanos. Pero que se han de dar tantas premisas y correcciones sistémicas y estructurales para llevarla a cabo, que la nota se limita a ser un recuerdo de que ese camino debe ser andado pero que tan siquiera está aún trazado.

        1. La Nota Oficial -en el fondo, lo que nos ha molestado es la nota- habla de que existe un cronograma de ejecución, que va a comenzar por el sector de las personas jurídicas porque, de hecho, por ese sector es que debe comenzar a enmendarse el entuerto. Pero si hay un cronograma, Javier, si está y fue aprobado, entonces sí hay más acciones que anunciar: cuánto durará esta fase con las empresas, cuándo las personas naturales comenzarán a ver los resultados, cómo tienen concebida la tasa cambiaria… En fin, que si hay un cronograma, no debe ser para proyectar hasta cuándo lo estarán pensando. Lo que no dice la nota lo inferimos todos.

  3. Tienes razón Gisselle. Si te digo la verdad, yo directamente no me creí lo del cronograma. Nadie (?) habla de un cronograma sobre el asunto principal de la noticia sin decir, al menos, a cuánto plazo se extiende. No debe uno opinar de una noticia cuando ya ha aplicado sus prejuicios para interpretarla.

  4. Gisselle al hablar de los manuales marxistas me recordaste la frase “El mundo esta en contante cambio movimiento y transformación” y al parecer la unificación monetaria esta a nuestras puertas, por lo que debemos estar en sus marcas, porque cualquier cambio trae consigo alguna transformación y esperemos que sea para bien de todos los cubanos.

  5. Dinero (del latín denarius, denario, moneda romana) es todo medio de intercambio común y generalmente aceptado por una sociedad que es usado para el pago de bienes (mercancías), servicios, y de cualquier tipo de obligación (deudas).
    Ej:La periodista necesita el dinero de un bienio completo de trabajo para comprarse un simple TV LCD

  6. Solo quisiera recordar a la autora del post y a sus ilustres comentaristas que la unificación monetaria o cambio de moneda en cualquier país, más aún en Cuba por nuestras propias condiciones, tiene que ser necesariamente bien discreta para poder mantener la estabilidad de las finanzas nacionales. No estaría de más rememorar la sustitución de la moneda realizada tras el triunfo de la Revolución, exitosa gracias al extremo secreto con que fue realizada. No se trata leugo de un capricho o simple censura de prensa. Los exhorto, pues, a tener fe en la dirección de la Revolución y mirar con optimismo el futuro.

    1. Su comentario me recuerda aquel slogan de Consuelito Vidal: “Ten fe, que todo llega”. Gracias por comentar, Waldo, pero no comparto del todo su razonamiento. No se puede participar de los cambios -ya sean de moneda o de modelo económico- sin tener acceso a la información. Usted compara las condiciones de Cuba al triunfo de la Revolución con las condiciones actuales, pero ese tipo de comparación con más de 50 años de diferencia no es muy recomendable. Nuestras circunstancias de hoy aconsejan ser prudentes, es cierto, pero también tener acceso a la información. Al menos, es lo que creo yo a mis casi 30 años, 20 de ellos transcurridos en los ambiguos predios de la dualidad monetaria.

  7. Cuando leo la respuesta de Waldo, demasiada optimista, ilusa, irreal, mas propia de un burocrata, de esos que abundan por miles, tratando de hacernos creer que el Capitolio esta en Baracoa y no en La Habana, lo unico que atino es a reirme. Como si ya las mentiras o medias verdades a las que nos han sometido, tuvieran credibilidad. Vaya Ud ha Pekin a seguir haciendo cuentos chinos, que Ud. no le dice la verdad ni a su medico.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s