El fantasma de la esterilidad

El fantasma de la esterilidadHe querido forzar un post. En tono grave, frente al espejo, me he ladrado como suelen hacer los coroneles del ejército en sus juegos de guerra: “Escribe un post, es una orden”. Me he sentado frente a la computadora luego, avergonzada por esta falta de control sobre las musas, nerviosa ya porque no se me ocurre historia alguna que contar, pero nada: no puedo hilvanar ideas por decreto, ni siquiera para cumplir con esa especie de camisa de fuerza que me he impuesto de publicar todos los miércoles.

He querido escribir un post, desesperadamente, pero entre las cuatro paredes de esta oficina gélida no se me ocurren sino argumentos para informes, citaciones para asambleas, propuestas para el despacho, llamadas al poligráfico, administración de hojas y combustible… encargos que, como se sabe, no son del todo propicios a la creación.

Rastreo, entonces, entre mis archivos en busca de alguna crónica a destiempo, algún relato de viaje que releo con nostalgia por aquellos años felices en que, a lomo de jeep y agenda en ristre, desandaba los vericuetos del Escambray nuestro.

Intento cambiar títulos, recrear historias, desenfocar personajes, pero no funciona: termina pareciéndome un escandaloso sacrilegio traer esas estampas por los pelos, acomodarlas en la plantilla de wordpress y fingir que fue ayer —y no hace casi cinco años— cuando me deslumbré para siempre con lo real maravilloso espirituano. Que me perdone Carpentier.

De manera que llego a este miércoles con la ansiedad de la página en blanco, esa suerte de tabla de salvación a la que me aferro para no reconocer que ando yerma por estos días, que me atormenta “el fantasma de la esterilidad” del que ya me había advertido en una entrevista el escritor fomentense Pedro de Jesús López, experto en exorcizar esos estados de embotamiento —por Dios, que sean transitorios— en que el mundo circundante parece no lanzar señales.

“Escribe un post”, me he ordenado, pero nunca he sido buena en estos juegos de guerra.

Anuncios

16 comentarios en “El fantasma de la esterilidad

  1. podrías haber hablado d yuliesky en los industriales. de la nota del granma acerca d la revisión de los cines 3d? pero esto q escribió no me gusto para nada….

  2. Obsesionada como estoy con la baja natalidad y el envejecimiento poblacional, pensé que tu título venía por ahí y me has engachado aún sin musas jajajajaja…Creo que como tú también estoy desencontrada con las mías, ojalá termine pronto!!!

  3. Menos mal que no has encontrado -raro está con esa cosecha genial que descansa en las carpetas digitales- ninguna crónica para espantar los fantasmas este miércoles. Ni las esquimales oficinas ni las cuartillas de informes han logrado -ni lo harán, espero- pervertirte las musas. Enhorabuena este post de ordeno y mando.

  4. A veces se embotan las musas, se rebelan, se esfuman, se ponen ariscas o perezosas, se marchan a dar una vuelta por no se sabe dónde, a tomar un café con otras musas, igual de rebeldes y perezosas, y no las culpo, se aburren entre informes y oficinas, entre citaciones para asambleas y trámites administrativos. Ese no es su ambiente, su atmósfera ideal, por más que quien las llame se empeñe en tratar que así sea. Ya te lo dije una vez y te lo voy a decir siempre: tu talento no es para informes y oficinas, ni para citaciones y trámites, es para escribir, y gracias a este blog sales de tanto en tanto -de miércoles en miércoles- de la rutina burocrática, y muestras tu mejor cara, tu verdadera cara creativa. Incluso con las musas embotadas te sale un buen post. Pero no necesitas apelar siempre a la habilidad adquirida con la práctica, a esa prestidigitación con las palabras, como si siempre se pudiesen sacar del bolsillo. No deberías ladrarte órdenes, ni siquiera frente al espejo. Puedes, y deberías, tener a las musas siempre (o casi siempre, para no ser absoluto, porque también hay días grises) de tu lado, fuera de la oficina, tomando el café con ellas en cualquier rincón del mundo donde pueda asaltarte una buena historia, donde puedas alimentar una buena reflexión. Este comentario no es un regaño, Gisse, es una invitación. Si te place, no sé bien todavía ni cuando ni dónde, yo mismo te pago el café.

  5. El trastorno de identidad disociativo es un diagnóstico controvertido es descrito como la existencia de dos o más identidades o personalidades en un individuo, cada una con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente.
    Eso del espejo es preocupante..Cuando una bella mujer se mira en el espejo y ve un coronel ladrando,algo anda muy mal

  6. Hace poco te hice un pedido de socorro para mi proyecto de tesis y respondiste en modo eficaz y muy útil. En tu respuesta, incluiste algunas palabras reflexivas, el llamado de ayuda te provocó una reflexión sobre un tema interesante, ¿recuerdas? Úsalo, a mi me parece que le puedes sacar jugo.

  7. Eres muy buena haciendo periodismo, eso ya lo sabemos, por eso creo que nadie te cuestionaría si decides no siempre escribir un miércoles. Estás rodeada de muchos apremios, de un montón de tareas que debes cumplir, por tanto el tiempo para escribir es poco. Tus seguidores sabremos disculparte.

  8. A mí me ganas con ser sincera y si además eres original, siempre contaras conmigo, eres de carne y hueso, ningún humano, alien or clone, puede contigo mi gran Genio, así de sencillo, cariños miles 🙂

  9. Gisselle, yo no soy economista por eso me salta una duda, todos los años nuestra economia crece alrededor de un 2% (unos más otros menos), entonces en 20 años, alrededor de un 40%, entonces porque si nuestra economia crece, se ha mantenido congelado el cambio del peso cubano por el CUP en tantos años,si usted puede prodias hacer un estudio periodístico y así yo poder salir de mis dudas,muchas gracias.

    1. Si como econiomista te enseñaron a calcular los porcientos de crecimiento de esa forma, me parece que debes ser gaduado de la Universidad Metropolitana de Buey Arriba. Éxitos en tu carrera.

  10. ¿Qué no puedes escribir un post? ¿Segura? Y esta revelación íntima que acabo de leer ¿no es, acaso, un post maravilloso, genial como todas tus palabras de miércoles?
    Un beso. Te quiero grande!!!!!!

  11. Entré a Cubaprofunda, voté porque dejen de transmitir la novela cubana y me acabo de leer uno de los mejores post de todos cuantos has escrito en esta blog. No hay nada que lamentar: con las musas de vacaciones o encerradas -¿quien no las ha tenido así alguna vez?-, sigo apostando por Cubaprofunda y por la suerte de ese deslumbraqmiento, ahora reconocido también WordPress.

  12. Primi pensé igual que Leticia que tratarias el tema de la baja natalidad cuando vi el titulo del post, o que mencionarías a los que como nosotros nos acercamos a los 30 sin darle la felicidad que traen los nietos a los viejos que tenemos en el “Pueblo de bicicletas”…. muchos besototeeees, te kiero un monton.
    P.D. El post de todas formas está genial….

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s