Deudas con Serafín

Deudas con SerafínEncabritado sobre sus patas traseras, el caballo de Serafín Sánchez ni siquiera imagina que no es real, que en su lomo no lleva una montura de cuero y, sobre ella, al general espirituano de las tres guerras. Corcel y jinete no se yerguen ahora mismo en medio de ninguna escaramuza bélica, sino en un peculiar teatro de operaciones militares: el taller del escultor Félix Madrigal, un sitio apacible y bucólico en el que, no obstante, han venido sorteando desde hace años el fuego cruzado de una batalla no menos violenta.

En una barricada, quienes apuestan por hacerle justicia al paladín de los espirituanos con una estatua ecuestre; en la barricada de enfrente, los que se escudan en por cuantos, por tantos y resoluciones de la Oficina de Monumentos para mirar con recelo una iniciativa que, a fuerza de posponerse año tras año, más bien parece una deuda.

Dicen los historiadores que el mismísimo Máximo Gómez estuvo a punto de publicar, en la prensa de 1900, una convocatoria para que artistas de medio mundo presentaran proyectos para levantarle una escultura a Serafín en La Habana, pero retiró el anuncio cuando supo del interés yayabero por erigir una efigie en estos predios, el recodo cubano donde nació y cayó en combate. Lo que el Generalísimo no sospechó hasta 1905, cuando murió en su lecho de anciano venerable, es que la pretensión de los espirituanos seguiría suspendida en el limbo de la desidia más de un siglo después.

Aunque, para ser justos, los espirituanos cumplieron en parte, porque en 1982 la escultora Thelvia Marín instaló, en la Plaza de la Revolución Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, una estatua en bronce de cinco metros que, unida a los bajorrelieves en la base del monumento, ilustran pasajes de la vida del caudillo.

La escultura que preside el complejo, sin embargo, no resulta del todo feliz, porque si bien pondera la faceta humanista de Serafín Sánchez, inmortalizado mientras enseñaba a leer a un esclavo, también parece desdeñar la relevancia militar de un hombre que participó en más de mil acciones de guerra. Es como si Alberto Lescay hubiese preferido esculpir al Titán de la plaza santiaguera con un libro entre las manos por aquello de que Maceo tenía tanta fuerza en la mente como en el brazo.

La idea del Serafín ecuestre vuelve a resurgir ahora, cuando la ciudad se alista para cumplir su medio milenio con una restauración capital del parque que lleva su nombre y que apenas exhibe un tímido busto del héroe, de escasos valores artísticos. Y una vez más, para no variar en esta tradición tan típicamente yayabera de no pensar en grande, al caballo del Mayor General se le anteponen no pocas talanqueras.

En una decena de reuniones en escenarios administrativos y culturales, humanos y divinos, se ha caldeado la polémica: que si se debe analizar la escala de la efigie para evitar que desentone con el contexto; que si el escultor defiende con tanta vehemencia su proyecto, por qué no lo dona, altruistamente; que si una estatua de Serafín de medianas o grandes proporciones pudiera “enemistarse” con el busto de Martí que desde la República gobierna la zona sur del parque…

Este último argumento, el de crear un cisma entre dos personalidades históricas que en vida mantuvieron una proverbial amistad, me parece de lo más infantil e ingenuo —para no resultar hiriente porque, en verdad, semejante excusa roza en la estupidez— que yo haya escuchado en los predios de la gente culta. De seguir esta (i)lógica de pensamiento, en todas las áreas públicas donde se levantara un busto a Martí, o no podría homenajearse a ningún otro héroe, o habría que medir milimétricamente para que su escultura siempre terminara sobresaliendo. Como si el Apóstol necesitara de pedestales para ser, como en realidad es y sin necesidad de artificios, el más grande de los cubanos.

Si el Serafín que hoy espera, moldeado en resina y fibra de vidrio, en el taller de Félix Madrigal conseguirá emplazarse o no en el parque central de Sancti Spíritus es una determinación que aún está por tomarse y que, en última instancia, no debería corresponder solo a los cenáculos de expertos y administradores del presupuesto, sino también —y en mayor medida— a la voluntad soberana de la gente.

Anuncios

12 comentarios en “Deudas con Serafín

  1. Rodney las cuidades que cumplen 500 lustros son:Bayamo, fundada el 5 de noviembre de 1513; Trinidad, el 12 de enero de 1514; Camagüey, el 2 de febrero de 1514; y Sancti Spíritus, el 4 de junio de 1514.

    1. Gracias por los datos, Tomas, pero debo aclararle que la fecha de fundación que esgrimen desde hace algunos años los camagüeyanos, esa de que se fundaron en 1514, no está validada por el Instituto de Historia de Cuba. Es solo una hipótesis que no han podido probar científicamente y, por tanto, toda la promoción del 500 de esa ciudad está basada en varios supuestos. Aún así, falacia mediante, es de elogiar el empeño de Camagüey por defender su hipótesis y de lamentar la pasividad de los espirituanos para permitir que aquella ciudad se le anteponga en la celebración del medio milenio. Cosas de por estos lares… Saludos.

  2. Rodney la ciudad “primada” de Cuba es Baracoa, que fue fundada por Velázquez el 15 de agosto de 1511. La Habana fue fundada el 16 de noviembre de 1519 y Santiago de Cuba el 25 de julio 1515.

  3. ¿Por qué no me sorprende esa (i)lógica de pensamiento? Y lo peor, Gisse, es que esos “seres” están clonados por todo lo largo y ancho de esta Cuba profunda…
    Si yo te hablara de Trinidad…

  4. La grisura hace tanto o más daño que el enemigo. Como los campos están delimitados, con el último podemos enfrentarnos cara a cara; pero con el primero…¡Dios Santo!, que están entre nosotros y no son de nosotros; tienen un ADN increíble: ¡cómo se multiplican! Parecen virus de computadoras: infectan todo lo que tocan. Se les ha dado el don de enlazar palabras sin sentido y aún así sonar con ciertos parecidos; de ahí que esgriman evaluaciones satisfactorias, cuando son exactamente lo contrario. Nos matan de un infarto, de ganas reprimidas de agarrarlos por el cuello…. A esos “monstruos” hay que identificarlos públicamente y cortarles el paso, llevarlos a que hagan aquello que puedan hacer con un sentido socialmente útil y ponerles barreras altas y claras para que no se equivoquen y ni equivoquen a alguien. AMÉN. Buen post.

  5. …es una determinación que aún está por tomarse y que, en última instancia, no debería corresponder solo a los cenáculos de expertos y administradores del presupuesto, sino también —y en mayor medida— a la voluntad soberana de la gente…Bravo!!! esto se llama democracia..Lastima que a los caciques locales ni los nacionales la practican ni dentro de su partido

  6. Bravo, Gisselle, Serafín merece la enencida defensa que en este post le haces. ¿Lo leerán en los cenáculos de expertos?, ¿Escucharán el parecer del pueblo? Ojalá que sí.

  7. Oh, Gisselle (esto me recuerda el libro Cartas a Gisselle, de Manuel González Busto), perdona mi apresuramiento, que llevóme a cometer un error ortográfico. Rectifícolo ahora: quise escribir encendida defensa. Ciertamente lo es. Agradézcote el post.

  8. Sancti Spiritus tendrá alguna vez que retirar/cambiar varias de esas estatuas chapuceras que nos agreden visualmente, como la de Serafín en la Carretera Central y la de Camilo en Vitoria (ambas bastante desproporcionadas) y cuidarse de que no llegue un momento en que existan más estatuas que transeúntes. Yo preferiría que ciertas personalidades de la historia, la cultura, el deporte… etc, fuesen también homenajeadas con tarjas conmemorativas (dónde nacieron, vivieron o murieron, por ejemplo). Mira, en Meneses (que es mi pueblo) nació Raúl Ferrer y allí casi nadie lo sabe. Y así por el estilo.
    Nunca he visitado Condado, pero espero que allí exista alguna vez una placa que diga: “Aquí nació Antonio Muñoz, el Gigante del Escambray”. Por supuesto, existen muchas otras maneras de rendir tributo que no sean acudir a un(a) escultor(a) huérfano(a) de proporciones. Gracias.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s