Archivo mensual: diciembre 2013

Cuestión de diputadas y diputados

Cuestión de diputadas y diputadosDesde que se discutió el anteproyecto de Código del Trabajo en la sección sindical a la que pertenezco, vaticiné lo que iba a pasar: una abrumadora mayoría de las fuerzas productivas de la isla exigirían que se incluyera y revisara lo concerniente a la edad de jubilación, demasiado elevada para las condiciones actuales de Cuba, según el sentir popular.

El reclamo subió por los canales pertinentes y, una vez en la mesa de diálogo de los diputados, se adoptó la salomónica determinación de colar ese acápite en el cuerpo de la ley pero dejando intactos los rangos de edad. No me sorprendió: es más fácil elevar ad infinitum las cotas del retiro que concebir programas sociales que estimulen la natalidad.

Tampoco hay que ser cartomántica para imaginar que la diputada Mariela Castro, en su condición de directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), pediría la palabra para subsanar un error de concepto en la redacción del Código —no es lo mismo identidad de género que orientación sexual— y defender, finalmente desde las tribunas legislativas, el derecho de la comunidad LGBT a la no discriminación en el ámbito laboral; lo cual, en modo alguno debía interpretarse como una proeza, siendo —como en realidad es— su responsabilidad para con este segmento de la sociedad. Sigue leyendo

¿Sacudir la modorra?

Sacudir la modorraQue en Sancti Spíritus no abundan las opciones de recreación es un secreto a voces que manejan, desde el ciudadano que no encuentra un espectáculo para disfrutar al alcance de su bolsillo, hasta los funcionarios que llevan sobre sus hombros la pesada carga de garantizar el esparcimiento del pueblo.

No abundan las opciones, pese a los ingentes esfuerzos del territorio por mejorar el confort y el estado constructivo de centros culturales y gastronómicos; y no abundan porque, como reconocieran los propios funcionarios del Consejo de la Administración Provincial, aún deben ajustarse los engranajes con el propósito de idear propuestas creativas.

Los mecanismos existen: en cada municipio y a escala provincial, una comisión del Gobierno se encarga de concebir, llevar a vías de hecho y monitorear la recreación. Sesiona mensualmente —durante el verano, hasta una vez por semana—, pasa revista a los acuerdos pendientes, pero no siempre sacude la modorra casi crónica de nuestros municipios y comunidades rurales. Sigue leyendo

Trinidad de Cuba: el descubrimiento constante

Trinidad de Cuba el descubrimiento constanteCuando revisaron el expediente, hilvanado con el preciosismo de las tejedoras de antaño, y recorrieron palmo a palmo la ciudad, los expertos internacionales terminaron de convencerse: aquel villorrio suspendido en el tiempo y descrito en los folios mecanografiados ciertamente existía en la vida real. No dudaron, entonces, en enamorarse sin remedio de una reliquia como Trinidad, sobreviviente del imperio del azúcar, e inscribieron su Centro Histórico y su Valle de los Ingenios en la lista del Patrimonio Mundial.

La decisión, tomada de manera unánime en Brasilia, durante un encuentro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el 8 de diciembre de 1988, reconoce los valores de la ciudad en tanto ejemplo eminente de “un conjunto arquitectónico que ilustra un período histórico significativo” y de “un hábitat humano tradicional, representativo de una cultura y vulnerable bajo los efectos de mutaciones irreversibles”.

Con un agasajo como ese, de índole universal, no solo se premiaba la cruzada por la conservación que habían emprendido los trinitarios desde inicios del siglo XX, cuando se alzaron las primeras voces ciudadanas para impedir que se demoliera uno de sus emblemáticos palacios; sino también el compromiso del Gobierno para con las labores de restauración y rehabilitación de la memoria histórica. Sigue leyendo