El mundo se está acabando

El mundo se está acabandoMi abuela Emma, que se explica los fenómenos de la vida con argumentos de cristiana protestante, me lo viene advirtiendo desde que tengo uso de razón: estas plagas que diezman regiones enteras, estas lluvias de plomo que desangran el Medio Oriente, estas decapitaciones frente a las cámaras, estos aviones que caen del cielo como pájaros muertos son, sin dudas, síntomas del Apocalipsis.

Y me lo dice con una vehemencia inusitada, como si a fuerza de repetírmelo con más dramatismo pudiera librarme de lo que según ella se avecina: el rayo cegador que salvará al pueblo de Dios y dejará a los incrédulos sumidos en el desasosiego total. De niña, me aterrorizaba su descripción; ahora, francamente, me preocupa.

Debe ser verdad: el mundo se está acabando. De otra forma no se explicaría la desafortunada concatenación de los acontecimientos que, cada uno peor que el anterior, tienen a la humanidad como las mujeres de aquel filme de Almodóvar: al borde de un ataque de nervios.

Al menos así estoy yo, con el credo en la boca, desde que el brote de ébola que hoy se expande por África Occidental me hiciera recordar el de la peste negra que arrasó con un tercio de la población europea en la Edad Media. Y pensar que ya yo estaba desvelada por la propagación en Cuba del dengue y el cólera, nuestras propias epidemias…

Hasta la guerra, que de tan cotidiana en los reportes de prensa pudiera parecer el telón de fondo universal, ha sorprendido por sus más recientes excesos: el bombardeo desproporcionado de Israel sobre la franja de Gaza —uno lee “franja de Gaza” y puede creer que se trata de un polígono de prueba, arenoso y deshabitado—, y la escalada terrorista del Estado Islámico que, en el colmo de la barbarie, degolló frente a las cámaras a un periodista norteamericano sin más culpas que la de reportar desde la zona del conflicto.

Fue precisamente este hecho, el asesinato de James Foley, el que le puso la tapa al pomo de mi angustia: no bastó con mantenerlo secuestrado desde 2012, vestirlo de naranja y ponerlo de rodillas en medio del desierto; era preciso también decapitarlo, grabar la dantesca escena y exhibirla luego a los cuatro vientos en un acto de sadismo extremo que a estas alturas yo creía imposible en el mundo civilizado.

Mi abuela tiene razón: estos son los últimos tiempos; aunque, a decir verdad, los últimos tiempos están siendo desde que el hombre comenzó a lanzar contra sus semejantes palos, piedras, dardos, flechas o aceite hirviendo, solo que de aquellas muestras de salvajismo nadie se enteraba al instante en otros continentes.

Anuncios

6 comentarios en “El mundo se está acabando

  1. Me preguntaba porque quitaron los enlaces de los blog en la edicion digital del Escambray.la respuesta vino de Cuba,pues el Escambray se lee en intranet(ese adefesio con que la censura en Cuba quiere sustituir la internet)y cuando los navegantes cliqueaban en este blog no podian acceder porque world press, que lo publica ,si esta en internet,entonces pudorosamente votaron el sofa…En relacion con el tema de hoy,mas asustado estoy con el brotes de colera que ya cobro una vida en Tunas de Zaza y que afectan los barrios donde me crie(los mas pobres) y del cual el Escambray no ha informado nada mas, porque de seguro el enemigo de aprovecha y se da cuenta de que la higiene y la salud en la villa esta en crisis..Me recurda al cornudo del reparto que era el unico en todo el barrio que no sabia que su mujer dormia con el panadero

  2. No Gisselle. Tranquilizate.
    Aun no aparecen las sennales.

    Solo hay guerras en un pequenno numero de paises. Nada comparable con
    las masacres de la I y la II Guerra Mundial.

    Ya Hamas y el Estado de Israel lograron un cese al fuego permanente y acordaron los principos
    para un arreglo de paz, asi que solo nos queda Iraq, Siria, Ucrania y algunas
    naciones africanas que sufren de guerras tribales milenarias

    Pero aún no es el fin. Porque no se ha levantado nación contra nación, ni reino contra reino; ni hay pestes, hambres, ni terremotos en muchos lugares. No hay falsos profetas que engañen a muchos;

    El sol no se ha oscurecido. Todo lo contrario. Estan haciendo unos calores espantosos. Y la luna brilla con mayor esplendor, y las estrellas no han caido del cielo.

    A los tipejos que se atrevieron a degollar a un civil ante las cameras y presentarlo al mundo; este pais les va ajustar cuentas.

  3. Giselle..El mundo se esta acabando..Dice tu abuelita…Yo creo que si..Pero no por lo que publican en los cintillos de las agencia..

    ..GAZA y los ataques israelistas..Ucraina..Hoy derribaron cuatro aviones….Los islamicos ya van ocupando casi la mitad de Irak…

    No Giselle..Peor es lo que no se publica…Pero..esta alli latente!!

    //// Mas de 2000 africanos ahogandose cad anno..Por alcanzar a europa //// El tren que sale de los paises latinos y llega a EU…… LLEVA CONSIGO LA MUERTE A DIARIO….LOS DESHIELE acelerados!!..CAMPOS DE REFUGIADOS QUE SON MAS GRANDES QUE LA CIUDADES de Ciego o S.S ..esos si son indice que el mundo se esta volviendo loco!!

    El guajiro de Mayajigua

  4. Gisselle:
    ¿Cómo se pueden leer tus articulos en el diario espirituano? Escribes para otros medios digitales? Sigo lo que publicas, creo que lo haces con mucha gracia.

  5. Creo que el mundo esta en su peor momento: Contaminacion irreversible de las aguas, la tierra y la atmosfera, enfermedades mortales antes desconocidas, guerras salvajes en todos los lugares, desigualdades crecientes.
    Tremendo regalo para las generaciones proximas.
    Pero no todas son malas noticias, parece que la nueva novela cubana va a ser mas aceptables que las que le precedieron.

  6. Gisselle. Si una de las tesis del erudito Fukuyama en su exquisito libro El Fin de la Historia, resulta valida, tienes, tenemos todos, serias razones para preocuparnos, rezar- el creyente-. y cruzar los dedos.

    Copio:

    …de no existir una causa justa por la cual combatir, porque esa causa justa resulto triunfante en generaciones anteriores, entonces los hombres lucharian contra ella. Lucharan, afirma, Fukuyama, debido a cierto aburrimiento.

    Pone dos ejemplos, uno de ellos, la Primera Guerra Mundial

    Multitudes enteras clamaban por la Guerra, paradogicamente, las causas nunca han sido expuestas adecuadamente. Segun el, naciones enteras buscaban solamente reconocimiento a su valor y dignidad.
    La cuestion, dijo un joven entrevistado mientras se dirigia al matadero, es si se esta dispuesto al sacrificio y no el objetivo del sacrificio”

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s