Palabras cruzadas

Palabras cruzadasEn el mejor de los mundos posibles, le bastaría al libro con su calidad innata y altísimo vuelo estético para ser comprado por los lectores potenciales, quienes tendrían herramientas suficientes para aquilatar la trascendencia de un texto, ya sea de Cavafis, Eliseo Diego o Lezama.

Pero no estamos en las disquisiciones ingenuas del Pangloss de Voltaire, ni el hecho de que una obra vea la luz implica, forzosamente, que llegue a ser consultada; de manera que, en sentido general y sin que nadie se rasgue las vestiduras, hay que aceptarlo humildemente: la literatura necesita promoción.

En tal urgencia, la de dar a conocer en mayor medida y con estrategias mejor pensadas la prolífera producción literaria espirituana, parecen coincidir las más disímiles voces involucradas en la controversia que propició el periódico Escambray durante semanas y que puede resumirse en una pregunta: ¿qué factores inciden en la recepción de los textos concebidos por nuestros escritores contemporáneos? Interrogante que, dicho sea de paso, no pretendía ser retórica.

Lo que sucedió después consta en las páginas del semanario y en el buró de su redacción cultural: unos creadores recomendaban la promoción por cuenta propia; otros enfilaban los cañones contra el Centro Provincial del Libro y la Literatura, el de Promoción Literaria Raúl Ferrer, las bibliotecas públicas y Ediciones Luminaria; y algunos llegaron a cuestionar las opiniones de sus colegas. Lo que se dice una polémica como Dios manda.

A todos en algún punto les asistió razón, y no lo digo para apaciguar los ánimos exacerbados —la polémica suele ser provechosa cuando se circunscribe a ámbitos intelectuales—, sino porque creo harto improbable conseguir el justo equilibrio entre las partes: que el escritor no se desentienda olímpicamente de sus textos una vez cobrado el derecho de autor; que se involucre en la promoción de su libro pero hasta cierto punto, ese lindero impreciso a partir del cual deberían funcionar los resortes oficiales establecidos para ello; que intelectuales y funcionarios halen parejo en pos de una mejor recepción del arte…

Semejante concatenación de eventos, sin embargo, pudiera resultar virtualmente imposible en una provincia como Sancti Spíritus, donde las instituciones culturales parecieran funcionar desconectadas en una suerte de divorcio crónico que perjudica, ante todo y por desgracia, al público. Recuérdese un ejemplo al azar: en las Ferias del Libro, entre colas interminables y lecturas de textos sin demasiada sazón, los lectores pueden llegar a preguntarse si compran literatura o compran pan.

(A propósito, una breve digresión: las ferias anuales, en tanto espacios propicios para el fomento de la lectura y, no en menor medida, para la comercialización del libro como producto tangible, ya vienen necesitando un replanteo radical, de modo que las ventas se mantengan —no me opondría, incluso, a que se incrementaran— pero que el programa teórico no muestre asimetrías tan lamentables. Una lectura de poesía o la presentación de una novela deberían redundar en otros beneficios más allá del pago al autor.)

Urge la integración de voluntades —frase digna del discurso político— para que la promoción de la literatura deje de interpretarse como “la tarea de alguien” y Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, no se vea en la fatigosa necesidad de repetir constantemente la sentencia que, en predios de la Cultura, ya debería estar bien asimilada: “En Cuba el libro nunca será mercancía en primer lugar, sino siempre en último”. Enhorabuena por tan categórica profesión de fe que esta bitácora suscribe, junto a buena parte de los intelectuales que han opinado en las páginas de Escambray.

Que el éxito de nuestra literatura —como del arte en general— no se mida solo en términos de ganancias es un principio que debería defenderse a ultranza en tiempos en que hasta el discurso se metaliza. Ya somos varios los que, como Cavafis, temblamos de imaginar a la obra artística sometida a la ley de la oferta y la demanda.

No obstante las suspicacias, el libro existe fuera de nuestra conciencia y es, como todo objeto de papel, susceptible de amanecer devorado por las trazas: desde el más dormido en los anaqueles de librerías y bibliotecas, hasta el que hemos manoseado hasta el cansancio y tenemos como referencia obligada; pero ello no justifica en modo alguno la displicencia del autor que asegura levitar al margen de las ventas. En el fondo, nadie crea para nadie.

O sí: Van Gogh, el genio incomprendido que murió en la más sórdida pobreza. Habrá que esperar, supongo, para ver qué escritor espirituano, como el pintor holandés, rebasa la prueba de los años.

Anuncios

16 comentarios en “Palabras cruzadas

  1. Eso de que el libro en Cuba nunca sera mercancía es lo mas tonto que he leído en largo tiempo
    .Si ahora piensan regalar los libros,entonces por que alquilan y venden los de texto de medicina,a pesar de que a los médicos le pagan salarios de miseria en Cuba y le hurtan la mayoría de lo que ganan en el exterior.
    Manolo,mi cuña,te morirás de hambre

    1. El problema es que no leyó bien, kilo12ycolon, porque en el texto está clarito: “En Cuba el libro nunca será mercancía en primer lugar, sino siempre en último”. O sea, mercancía en último lugar; en primer lugar está su valor intangible, kilo12ycolon, sabe el valor que tiene el libro, verdad? inmaterialmente hablando. Eso de sesgar las frases y manipularlas no es muy ético, ni en un medio oficial ni en un blog. Y no se preocupe por Manolo, los poetas excelentes, como él, siempre podrán ganarse la vida. La poesía de su cuñado es exquisita.

  2. De primero o ultimo,es pura retorica y lo que es muy poco ético es aceptar como ciertas las afirmaciones de cualquier funcionario a priori,cuando la evidencia que le propongo demuestra que el gobierno ya no regala nada,ni siquiera los libros.

    1. No acepto a priori las afirmaciones de cualquier funcionario. Zuleica Romay es una intelectual de ganado prestigio a quien he visto, personalmente, defendiendo el acceso de todos a la literatura. Tiene además una obra ella misma como escritora e investigadora que admiro. Por otra parte, el gobierno no tiene que regalarme nada, no ha escuchado usted la canción de Buena fe que dice: “No me regales más nada, déjame ganármelo yo”? No, seguro en los círculos de Miami está prohibido escuchar a Buena fe. Debe ser que están imitando la práctica nuestra de prohibir a Los Beatles y compañía, jejeje. Saludos sin acritud, kilo12ycolón. Por cierto, me gusta más su nombre real…

  3. Como dijo el finado Bobby Salamanca, considerado el mejor comentarista deportivo de Cuba desde 1959 :_”Azucar, abanicando !….Tres golpes de mocha y lo tiro pa’ la tonga”.

  4. También prefiero a Jose Luis,pero la burocracia de WordPress, solo me acepta este”patriótico “Nick,que no tiene el pedigree de un Gisell,ni un billisimo contenido como aquel.
    En cuanto a gustos musicales prefiero los clásico,los que resistieron el juicio del tiempo:Chopin, Liszt,Rachmaninov, pero también Beatles,CCR,Simón and Granfunkel,Edith Piaff,Dalilah,Aragon,Barbarito,el guayabero,son 14,el coro de clave,el septeto espirituano con mi amigo Borroto, el trio Miraflores con mi socio de trago,Carlos y mi compañero de escuela,Cardoso..No puedo olvidar a los poetas cantores Serrat,Sabina y por tu recomendación, Serrano..Una liga muy fuerte para incluir a Buena Fe,que no dudo que los extremistas de aquí,emulando a los comisarios de allá,lo hayan sacado del aire..No en balde somos descendientes de Gallegos y demás peninsulares,que es el origen del caudillismo hispano que llevamos en los genes

  5. y me pregunto..Si no fueras tan bella crees que te saldrian defensores,aun dentro de amantes del capitalismo, a ti que no te gusta ni un poquito y eres de las pocas comunistas convencidas que conozco?..que tu opinas?..Pon al arquitecto a escribir el sitio por una semana y veras como le hechan con el rayo,aun cuando sea mas capitalista que el difunto Adam Smith

  6. Gisselle.

    No se si en la isla primara el mercantilismo en los libros, pero parece que la politica ha llegado para quedarse,

    ?Quieres que te publiquen a bombo y platillo? Aqui una muestra de lo
    que te abriria las puertas al exito,

    Copio:

    Un libro que relata el caso de Los Cinco antiterroristas cubanos condenados en EE.UU., y que abarca la historia de esos Héroes en toda su dimensión humana, fue presentado este viernes en La Habana.

    1. Le hago un catálogo, inagotable, de los libros que publican en Miami porque hablan mal de Cuba? Usted debe conocerlos mejor que yo, de hecho, se percibe las largas noches que ha dedicado no solo a Pocahontas, sino también a cultivar ese rancio modo suyo de pensar.

  7. Copio:

    seguro en los círculos de Miami está prohibido escuchar a Buena fe. Debe ser que están imitando la práctica nuestra de prohibir a Los Beatles y compañía, jejeje.
    ——
    No es muy apropiada la comparacion.

    Pienso que en la isla fueron mucho mas lejos, Aca. Solo unos pocos
    fanaticos se ocupan de pasar una aplanadora sobre los discos…. y el gobierno no esta en el negocio de censurar el arte, como en la isla.

    Buena Fe a pesar de haber participado activamente en actividades de apoyo al gobierno de Cuba; pudo dar su concierto en Miami. Un politico comentaba que habia que permitirles cantar para no violar la Primera Enmienda. Por mi, que se desganniten cantando,

    En cambio un conjunto como los Beatles fue simplemente censurado solo
    porque ?Por que? Ja Ja . Dificil de explicar. Creo que porque cantaban en la lengua del enemigo.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s