¿La gran estafa?

La gran estafaEl hombre casi logra convencerme con su cara de perro triste. Me sujetó el antebrazo, arqueó las cejas con un rictus de desespero y colocó el cartón con las chapitas frente a mí. No profirió palabra alguna, no fue agresivo, no dijo: “Niña, ven y juega, apuesta algo”; sino que se limitó a mirarme con esa expresión de mendicidad que siempre, o casi siempre, termina conmoviéndome.

A punto ya de regalarle al menos cinco pesos, de apostar a que la semillita estaría bajo la chapa derecha aún cuando yo sabía que la tendría escondida bajo la uña; a punto ya de consumar mi obra de caridad del sábado apareció otro hombre, mucho más joven —tanto y tan fuerte que más bien parecía estibador de puerto—, y se coló sin pudor en mi proceso de estafa voluntaria y consensuada.

“Oye, pero todavía en Santa Clara la gente pierde dinero en las chapitas. Qué viejo es ese golpe, compadre. Mira, mima, él ahora deja que tú ganes al principio, que te embulles, y al final te quita hasta la cadena de oro. Si quieres apuesta ahora, mira, pon dinero para que tú veas, después te sales”.

Y me salí, no tanto por haberme arrepentido de regalarle cinco pesos a un pobre hombre, como por la algarabía y el desparpajo de su compinche, por el cinismo con que intentaba hacerme pasar por boba. Como si todo el mundo no supiera que venían juntos; como si todos los boteros, merolicos y pasajeros que a esa hora de la mañana presenciaban la escena en la llamada “piquera de las máquinas” no estuvieran aburridos de ser timados.

Mientras esperaba a que saliera el almendrón de turno rumbo a Sagua, tuve tiempo de observar cómo fingían desconocerse, cómo a ratos se alejaban y, también a ratos, se unían para acosar a alguna anciana despistada.

Mirándolos campear por su respeto recordé a los carteristas habituales de la terminal de ómnibus, que a fuerza de operar en las mismas colas podrían sacar licencia de ladrón por cuenta propia; y a los revendedores de cerveza de los carnavales, que le compran las cajas al Estado y luego le exprimen a Liborio cinco pesos más. Nada que los inspectores, si realmente inspeccionaran, no pudieran atajar.

Una vez camino a Sagua, el botero relató, con habilidad de narrador oral, las historias más inverosímiles sobre el dúo de embaucadores: que si vienen a la piquera un día sí y otro no, que si le ganaron una laptop a un paquistaní estudiante de Medicina, que si un guajiro llegó una tarde buscándolos con un machete, que si provocaron una riña tumultuaria porque cierto deportista de alto rendimiento no les quiso pagar…

Los cuentos se le fueron acabando; las descripciones, volviéndose esporádicas; las anécdotas, menos espectaculares. Solo cuando el repertorio se le agotó por completo y la máquina atravesó Hatillo, que es como decir el punto de no retorno, el chofer se dignó a aclarar: “Miren, con el lío de las chapitas se me olvidó decirles que este viaje es a 40 pesos, no a 30, ¿me entienden?”.

En esta jungla nuestra hay, sin dudas, muchas formas de estafar.

Anuncios

8 comentarios en “¿La gran estafa?

  1. La dinamica de la micro-economia diaria cubana ha demostrado que nos reimos de las leyes del mercado, del cuento de la oferta-demanda. Bueno, eso de reirse es de ellos, nosotros lloramos…….

  2. Siempre hay un punto de no retorno, del cual nos enteramos tarde…Solo nos queda entonces aprender, asumir una experiencia que será única, personal y no transmisible…Siempre nos recordaba una sabia profesora que la persona puede transmitir conocimientos, pero no experiencia. En fin,,, pagaste tus 40 pesos y a preguntar la próxima.
    Bonita crónica!

    1. Saludos Pablo Alfonso…NO SOLO BONITA CRONICA…educativa..jajaja..LO PEOR EN LA VIDA ES ALGO…que no NOS..sirve para nada… que siempre llega despues.. que se van acumulando en la madurez…LAS EXPERIENCIAS.. pero es un afuente inagotable de las viejas generaciones para los jovenes…

      Saludos desde Rusia…Gisseellee…Apretaste..bravo linda saguera!!

      Ing de CABAIGUAN

  3. A mi me deprime enormemente que las personas tengan que acudir a cosas como esas, a casi convertirse en mendigos y perder toda decencia, para malamente subsistir. Je Je. Los picaros de la Florida, cuando estafan al Medicaid o a las compannia de seguros, mientras no los atrapan, al menos, se forran.
    Esa pareja mal vive con el impulso que siente la gente al juego de azar o al desafio. En esta nacion, no creo que tendrian futuro ninguno pues para jugar existen muchisimas loterias. De hecho hay decenas y decenas de maneras de apostar tu dinero con la ilusion de hacerte millonario y, con toda probabilidad, perderlo.

  4. En el dia nacional de dar gracias, quiero agradecer a Gisselle por las bellas entradas que produce, por su tolerancia al aplicar la censura en muy contadas ocasiones y porque ha logrado hacerme reir cuando se enoja. Le pido tambien que me permita copiar algunos parrafos que le dedica otra joven periodista cubana al sennor Obama que es continuamente vilipendiado en los medios. Gracias de antemano.

    Copio:

    El Presidente propuso lo siguiente: “Si usted ha estado en los Estados Unidos por más de cinco años, si tiene hijos que son ciudadanos de EEUU o residentes legales, si se inscribe, se comprueba que no tiene antecedentes penales y que está dispuesto a pagar la parte de impuesto que le corresponde, entonces podrá pedir quedarse en este país de manera temporal sin temor a ser deportado. Podrá salir de la oscuridad y tener todo en regla”.

    Una parte para reflexionar fue cuando dijo: “¿Somos una nación que acepta la crueldad de alejar a los niños de los brazos de sus padres? ¿O somos una nación que valora las familias y trabaja para mantenerlos juntos?”

    A pesar de las críticas incontables de muchos y de la comprensible decepción de otros, yo continúo vigilando prudentemente el proceder de un Presidente por el que varios de mis amigos cubanos votaron.
    Muchos son los que continúan apostando por su diplomacia y su buen juicio.

    Yo, aunque no suelo simpatizar con ningún presidente, tengo que reconocer que sus discursos, en mi opinión, bondadosos y compasivos, me seducen.

  5. Luego de una segunda lectura a lo que sigue, empiezo a preocupame por el destino de esta talentosa y benevola chica cubana, Gisselle.

    Observen :

    …se limitó a mirarme con esa expresión de mendicidad que siempre, o casi siempre, termina conmoviéndome.
    … a punto ya de consumar mi obra de caridad del sábado .

    ———-
    Gisselle. Tienes que endurecerte ante las demandas de los pediguennos o temo que termines como otra joven a la que conozo que termino de malos modos por no saber decir que no a los hombres, Je Je, Perdon, perdon,,,, solo intentaba un chiste. Ja Ja Estoy pon pensar que razon tenia mi ex cuando opinaba que yo tengo una cama en la cabeza. Y tambien lo que dice la esposa de Montaner, que todos los viejitos son verdes y … buscan una chica ecologica.
    A proposito, hace un par de dias sonne que luego de sorprender a mi ex coqueteando con otro le lance un ultimatum: “Las cosas en esta casa se hacen como yo digo o ahi esta la puerta” Ja Ja Ja. .. cuando en la vida real , lo que recuerdo es como le llore para que no me dejara.

  6. Con esta experiencia, se aprende que lo primero es preguntar el precio, y si no conviene, prescindir del servicio. Pero ojo, que a los mas avezados se nos escapa un gallo de vez en cuando, porque cada dia sale a la calle un despistado que pudiera ser uno de nosotros.
    Pero leyendo el post, yo que soy mal pensado, se me ocurre que el taxista se dio cuenta que la bloguera no pregunto el precio y dijo:_ “aqui me han servido en bandeja de plata una ganancia extra”.
    Yo he usado el servicio de taxi de varios aeropuerto cubanos y hay que andar con 4 ojos, porque en el momento que llegue a mi destino, si no miro el taximetro, el chofer me va a cobrar lo que le de la real gana. Hace años que no encuentro uno serio y transparente.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s