Hotel Sagua: ¿cerrado por derribo?

Hotel Sagua cerrado por derriboParece un edificio de Kobane, no tanto por su arquitectura, típica del eclecticismo insular de principios del siglo XX, como por el estado de devastación en que se encuentra: balcones a punto de precipitarse sobre el asfalto —algunos perdidos ya, irremediablemente—, plantas invasoras minando los entrepisos, puertas y ventanas abiertas sin piedad a la intemperie. Lo que se dice un inmueble asolado por la guerra.

El Grand Hotel Sagua, sin embargo, no se encuentra en Siria, soportando el fuego cruzado entre los kurdos y el Estado Islámico; sino en medio de la Villa del Undoso, cuyo centro histórico fue declarado hace apenas cuatro años Monumento Nacional a despecho de la depauperación urbana, más que evidente.

La declaratoria de marras debía amparar también al otrora Grand Hotel, erigido entre 1925 y 1927 y llamado Hotel Sagua, a secas, por generaciones sucesivas de lugareños. Debía ampararlo, repito, pero en la práctica ni Dios mismo pone su mano sobre una edificación que se desmigaja de a poco: un mármol, hoy; los cristales del vestíbulo, mañana…

Por más que miro —y admiro— la imponente estructura, por más que me abstraigo no logro imaginar a Federico García Lorca asomado a uno de los balcones del tercer nivel, donde dicen que se alojó el poeta durante su visita a Sagua. Paso frente a sus fachadas, miro hacia arriba y por mi madre que muero de pena con Lorca.

Y no es que se haya despeñado en la desidia ex profeso. Proyectos y más proyectos ha manejado la oficina local de Monumentos y Sitios Históricos, no pocas reuniones han intentado llegar a acuerdos concretos y hasta una vez se emprendió la casi descabellada iniciativa de dividir el hotel y colgarle en el cuello a cada empresa del municipio la responsabilidad de restaurar un pedazo diferente. El resultado hubiese sido un Frankestein ecléctico, pero ni eso.

Intentando averiguar bajo la jurisdicción de quién languidece el “Sagua”, me sale una muchacha muy atenta al teléfono:

—Cubanacán, dígame.

—Mire, yo estoy buscando a la administración del Hotel Sagua, le respondo, pero no me deja terminar la idea.

—Mima, tú no eres de aquí, ¿verdad? ¿La administración de dónde, si eso está cerrado desde, ¡uf!, quién se acuerda? Aquí lo que hay es una oficina de reservación de la cadena de viajes Cubanacán, una farmacia por divisa y la otra parte está cerrada por peligro de derrumbe desde hace muuuuucho tiempo. ¿Cuándo tú viniste por última vez a Sagua?

Fue precisamente esa frase la que me reveló hasta qué extremos me lleva la nostalgia. Deslumbrada con los rescoldos de grandeza del que en su época fuera uno de los mejores hoteles de Cuba, obnubilada con lo que queda de su abolengo, me negaba a aceptar lo inevitable: que ya firmó su condena a muerte, que la Empresa de Comercio y Gastronomía a la que todavía pertenece no tendrá ni por asomo el presupuesto que su restauración requiere y, peor aún: que no constituye la principal urgencia en una ciudad en la cual hasta su símbolo identitario, el Puente El Triunfo, está a punto de caerse sin remedio.

Anuncios

10 comentarios en “Hotel Sagua: ¿cerrado por derribo?

  1. Estimada Gisselle.

    Como eres muy inteligente, notaras que los adjetivos que te dedico antes
    “El inconmesurable honor de conocerte” etc etc, eran exagerados, y que
    los colgue solo para poder pasar lo que eso otro cubano siente por la muerte de un hermano. No obstante, te aprecio, y seria sin dudas un
    grato placer conocerte en persona. (Luego te digo que chances hay)

    Tambien, te aseguro que , como mucha gente, tengo una manera de comportarme en los medios ciberneticos y otra, en relaciones frente a frente. Ja Ja.

    Soy respetuoso, comedido, humilde Ja Ja. Lo juro. Y te aseguro que si logro invitarte – a ti y un acompnannete qu puede estar incluido- a comer – se me ocurre un buffet para matarles un poco el hambre (Je Je Oye que yo no cambio) la pasarias divinamente.
    Yo no diria una palabra y me limitaria a escucharlos a ustedes.

  2. Hace poco, mi mejor amigo que EDP , me hizo reir a carcajadas. Le comentaba mis planes de visitar la isla “Orlandito- me dijo- Tu madre- esta viejita”

    Cuando le comento,

    -Rolando, Yo participo en los blogs – en cuatro cinco de ellos- con nombre, apellidos, curriculum, y fecha de nacimiento. Ellos – o sea el gobierno- ultimamente esta repitiendo mucho una frase martiana que reza “las ideas se combaten con ideas” Asi, que no creo que se les ocurra meterme preso.

    Respuesta:

    – Me parece rezonable lo que dices, El unico riesgo que correrias es que ‘ellos” piensen que meterte preso sea una buena idea.

  3. Gisse. Por alguna razon que desconozco. !Que todavia no me las se todas!
    me gusta ser util a las demas personas, sobre todo a las que estimo.

    Ahora, que llame “enfermo” al trabajo porque estoy molido. Ayer fueron unas 15 horas de trabajo. voy al banco de sangre. Pero tambien ignoro esa compulsion que me obliga , casi religiosamente, a
    manejar, con este trafico, para dejarme pinchar

    A veces apenas duele, otras veces duele mas. Un dia me tasajearon Je Je Je Debe ser cierto. lo de la Petulancia..

    Saludos.

  4. Gisse:

    ?Sera que en los planes esta que la isla de Cuba, siga los Pasos Perdidos de Alejo Carpentier abandonando adelantps modernos como
    la electricidad para regresar a la nolstalgica epoca del quinque y
    de la vela?

    1. Es ciertamente doloroso cuando una se esfuerza, escribe contra todos los pronósticos y luego el post se le llena a una de cinco comentarios como estos, sin ton ni son ni demasiado interés para los lectores. Gracias, inagotable, por la persistencia con que participa en este blog, muy a mi pesar.

  5. Comentas:

    .. el post se le llena a una de cinco comentarios como estos, sin ton ni son ni demasiado interés para los lectores.
    ——–
    Ja Ja. Ja.

    Ya se fue uno de tus lectores porque le diste un raspe, pero le hago

    honor a mi nick. Ademas.

    soy el unico que ha entrado. ?Y te quejas? Solo dime, con toda

    franqueza, Ya se que escribo tonteras, pero ?No te gustaria que te

    regalara una ristra de ajos como compensacion por soportarme?

  6. Gisselle, yo había sido el primero en escribir un comentario, pero la conexión, otra vez, me jugó una mala pasada y perdí lo que había escrito.
    Más o menos decía: El Hotel Sagua está en ruinas, el puente El Triunfo se muere en el óxido, el Palacio Arenas Armiñán quedó olvidado nada más comenzó su restauración, la Colonia Española no soportará más desidia… ¿Qué podemos hacer con la ciudad que amamos? ¿Quiénes deberían hacer algo… pueden, quieren? Nosotros no podemos conformarnos con el recuerdo que acaso devendrá Sagua. Pero somos impotentes. ¿También será impotente el país?
    Hace poco Maykel vio, desde nuestro balcón, a un grupo del gobierno en la azotea del hotel. Alguna esperanza todavía queda. O por lo menos nosotros nos asimos a esa esperanza.
    Si Vanguardia fuera el periódico de Villa Clara y no el periódico de Santa Clara debería poner este texto tuyo en la página de opinión.
    Un beso, a unas cuadras del Hotel Sagua.

  7. Giselle:

    Te felicito por preocuparte – ocuparte de “la belleza que se pierde”; si fuésemos más se perdiera menos.

    Me he dedicado por afición personal a investigar sobre el sector hotelero en la Cuba republicana y conozco alguito del tema. Por eso te puedo decir que, lo que le pasa al hotel Sagua, es algo muy común en casi todos los hoteles que se construyeron en esa etapa de auge turístico en la Isla.

    Aquí en La Habana dan pena el Ritz, el Rossevelt, el Perla de Cuba y el Moderno, convertidos en inmundas cuarterías insalubres; están en ruinas el New York y el Nueva Isla; y ya desaparecieron consumidos por la desidia y el tiempo el Regina y el San Luis; por sólo mencionar a los que están en el mismo mismo centro de la ciudad, porque la lista sólo sigue y sigue y sigue… y tristemente seguirá hasta que sólo queden en el espacio que ocuparon parques y quiosquitos de lata de alguna TRD.

    Salu2

  8. Giso, sigo cada post, pero me limito a los comentarios, prefiero compartir tus catarsis cotidianas en la redes. Al parecer, de esa enfermedad padecen todos, o casi todos, los edificios patrimoniales de nuestra querida Isla y las áreas de valor histórico-cultural de los antiguos bateyes azucareros.
    Dijo Martí: No debe abandonarse por descuido, lo que habrá de reconquistarse luego a grandes costos, pero creo que la solución-respuesta a este problema no llegará nunca, porque rara vez se incluyen entre las prioridades de los planes de inversiones anuales provinciales. Tanta desidia acumulada por décadas solo acelera la acción corrosiva del tiempo y lo inevitable:el derrumbe y el olvido.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s