Una golondrina no hace verano

Una golondrina no hace veranoMuy pocas veces en mi vida —que tampoco ha sido tan larga, déjenme aclararlo— he dado mítines políticos: de pie, con la sangre revuelta y el tono exaltado, he defendido con vehemencia algo. Algo en lo que, sin dudas, he creído tanto como para sacudir esta timidez casi patológica y desgañitarme en plan tribuna abierta.

Ahora que digo “mítines políticos” no estoy demasiado segura de que el término se ajuste. En un país como el nuestro, donde el sistema educacional incluye asignaturas que se limitan a reseñar la evolución histórica de las ideas, no me queda del todo claro cómo aprehender de política sin ejercitarla.

Que conste: di Educación Cívica en la secundaria, Cultura Política en el preuniversitario y varios semestres de las más diversas filosofías en los cinco años de carrera, sin que ahora mismo me sienta apta para sostener un debate bien apuntalado. Pero a lo mejor soy yo, que de tímida paso.

Muy pocas veces en mi vida —repito— he levantado la voz frente a un auditorio más o menos numeroso, más o menos expectante y que, al final, más o menos me ha apoyado: cuando protesté ante la mirada atónita de los (re)vendedores de ajo, cuando protesté por el drástico aumento de precio del pasaje en almendrón entre Sagua y Santa Clara, cuando protesté por las exorbitantes tarifas de los camiones que cubren las rutas interprovinciales, cuando protesté…

Pero semejantes protestas, aparentemente inconexas y desperdigadas, no han fructificado. Ya lo advierte el refrán: una golondrina no hace verano. Si al final de mis arengas vienen tres o cuatro compradores y se llevan el ajo por ristras; si vienen tres o cuatro pasajeros y desembolsan lo que piden los boteros, de muy poco vale que me enerve como Pablo Iglesias cuando conmina a las muchedumbres a repudiar la casta.

Las posturas divergentes que sostienen, por un lado, quienes han construido su imperio a la sombra de la oferta y la demanda y, en la acera de enfrente, quienes ni trepando escaleras pueden alcanzar ya los estratosféricos precios; los intereses disímiles de la cada vez más desigual población cubana justifican que, al menos en este punto, no haya habido consenso. Y el consenso es —para qué negarlo— el aglutinante que mantiene a toda la sociedad halando parejo.

“Como los bueyes de una yunta”, pudiera acotar algún guajiro zalamero, y tendría razón: como los bueyes de una yunta, dividiéndose el peso y empujando en la misma dirección, una postura que adoptaron los cientos de miles de cubanos —no tengo el dato exacto, obviamente— que se opusieron a la eliminación de la libreta de abastecimiento durante aquellas reuniones previas al VI Congreso del PCC, una cita parteaguas en la que fueron aprobados los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Ante la mínima posibilidad de suspender de a cuajo la cartilla de racionamiento, la gente reaccionó en masa; entre ellos, yo, que levanté la mano en la asamblea que me tocaba —también por la libreta— y sin pensarlo siquiera disparé el discurso de candidato a las elecciones que tenía preparado desde que me indigné leyendo a solas la propuesta: “Implementar la eliminación ordenada y gradual de la libreta de abastecimiento, como forma de distribución normada, igualitaria y a precios subsidiados”.

“Lo que pasa es que no entiendo, ni quiero entender —recuerdo que dije—, por bien fundamentadas que parezcan, las razones para prescindir de un recurso que siempre he considerado la mejor manera de distribuir lo poco. Y si tengo que votar en bloque por el capítulo entero, pongan ahí que yo no estoy de acuerdo”.

El mítin político resultó, pero no por la energía con que sostuve mis argumentos, ni porque se tuviera en cuenta mi opinión aislada, mucho menos por el intento de puñetazo que di sobre la mesa. El mítin político resultó por la fuerza demoledora del consenso, un arma que la ciudadanía cubana aún debe aprender a manejar.

Anuncios

28 comentarios en “Una golondrina no hace verano

  1. Copio:

    …he dado mítines políticos: de pie, con la sangre
    ——–
    Y ahora no te enojes conmigo, pero en lugar de dos puntos, debe usarse
    un punto y aparte para separar ambas oraciones

  2. Gisselle.

    La libreta de abastecimientos se tiene que eliminar. Que es una mala
    practica se nota al ser, Cuba ( y ahora Venezuela) los unicos paises
    del mundo que la aplican. Aunque tu no lo creas, el libre mercado
    es lo unico que logra hacer que bajen los precios de tus ajos. Si racionas a
    precios controlados eliminas el estimulo al productor.

    Al limitar la oferta, eternizas el problema, lo profundizas y logras solamente, mas carestia. Caes, en una espiral inflacionaria descontrolada que no tiene final y que se alimenta a si misma.

    El consumidor recibe tambien una mala sennal y despilfarra. Encima, gravas con un enorme costo todo el proceso. Annadale a eso, mecanismos infernales burocraticos, tan enrevesados, que harian palidecer a Gregorio Sansa, ya convertido luego de un suenno intranquilo, en un repulsivo insecto.

    Por si fuera poco, la libreta trae mercado negro. Para annadir mas sal a la
    herida economica, fomanta la corrupcion.

    Los economistas que saben (Ja, Ja,) y no me incluyo entre ellos para, siguiendo tu consejo, bajar la petulancia, recomiendan, en lugar de
    la entrega de nada subsidiado, dar plata a la parte de la poblacion mas
    desfavorecida.

    Saludos.

  3. Aunque no me he dedicado a estudiar estos asuntos,

    y hablo a traves de lecturas de terceros, me atreveria a afirmar

    que ambas naciones China y Viet Nam, se encuentran hoy en

    mejor condicion que antes de implementar economias de Mercado

    y naturalmente, sus poblaciones tienen un major nivel de vida

    que los cubanos cuyas reformas, sin prisas, avanzan a un ritmo

    demasiado lento.

  4. Casi nunca coincido con El Inagotable, pero hoy si y al 100%.
    La China de Mao Tse Tung era pobre, atrasada, feudal y agricola. Hoy es uno de los 6 Trigres Asiaticos ( Japon, Viet Nam, Taiwan, Singapur y Corea del Sur ) que son los motores economicos de la region.
    Viet Nam quedo destruida tras una prolongada guerra con EE>UU y hay que ver como el desarrollo y las reformas han traido bienestar economico a su pueblo. Ya no es un pais de bicicletas y hortalizas. Orgullosamente, desde el 2013 compro mis trajes Bill Blass, Nautica, Ralph Lauren y Tommy, todos fabricados en Viet Nam, con muy buenas telas y excelente terminacion. En los acabados, los viernamitas son superiores a los chinos que son chapuceros y medriocres en todo lo que fabrican, porque en sus fabricas no hay “control de calidad’ como en Viet Nam.
    Hace solo 3 dias compre un saco de arroz tipo jazmin importando de Viet Nam, casi por la mitad de lo que me costaba el mismo tipo de arroz procedente de Tailandia. Venden barato los vietnamitas, pero tambien se ocupan de la calidad. Y se estan comiendo el mercado asiatico con esa astucia de negocios que los cubanos carecemos.

    Hasta que el gobierno cubano no libere las fuerzas productivas que sufren el embate de un ejercito de inspectores y altos impuestos que no permiten acumular riqueza, no bajaran los precios. Entre mas competidores haya, mas grande sera la guerra por la subsistencia, y por ende los precios bajaran al minimo. Ahora no hay superavit, ni el producto interno bruto acaba de despegar. La economia cubana esta atascada en el fanguero del centralismo y el burocratismo.
    Mientras los planificadores economicos del gobierno sigan obstinadamente imponiendo el modelo estatista fracazado, Cuba seguira con carencias de todo tipo, atrasada tecnologicamente y lejos del tren del desarrollo.

    Y para terminar, todos se quejan de los altos precios de los privados, pero nadie le tira ni un gollejo de naranja a las tiendas recaudadores de divisas, tan voraces, con precios de usura y donde el abuso al consumidor es el pan nuestro de cada dia. La prensa pasa de puntillas con un rotundo silencio. Precios escandalosos entre el 300 y y 500% por encima del costo de importacion que en ningun lugar del mundo se podrian vender productos con semejantes etiquetas. Los cubanos van como corderos al matadero a las “shopping” y salen desplumados, pero nadie se queja. Sinceramente no entiendo este sindrome de Estocolmo criollo.

  5. Comenta JOSE

    ..Casi nunca coincido con El Inagotable, pero hoy si y al 100%.
    ——
    No me he fijado, Discrepabamos en la musica de los Van Van,

    pero en politica creo que generalmente coincidimos.

    1. No muchos, Jose, a decir verdad, pero de cualquier manera más que sin libreta. Conozco a personas que regalan lo que reciben por esa vía, porque no lo necesitan; conozco incluso a campesinos que han cedido su derecho a recibirla porque con lo que cultivan salen más que satisfechos. Sin embargo, conozco a otros a los que le resuelve tremendo problema, sobre todo en el caso del arroz y el azúcar, porque no es lo mismo comprar algunas libras a centavos que a los precios del mercado paralelo: 5 pesos la libra de arroz y 8 pesos la de azúcar refino. Pero el problema en sí no es la libreta, sino la capacidad que tengamos los cubanos de llegar a consensos: que la quiten porque todos queremos, no porque quieran unos cuantos, casualmente los que no la necesitan. Digo yo… Saludos.

  6. Jose. Je, Je,
    La Libreta ya no es lo que era en los annos 60s , 70s, 80s.
    Antes alcanzaba, con raciones muy
    pequennas, para una semana o diez dias a lo sumo. Eso sin
    contar con que solo ofrecen alimentos con
    contenido proteinico para los que sufren determinadas condiciones medicas.

  7. Lo importante, Giselle, en última instancia, es que cada golondrina haga su propio verano. Será verano para esa golondrina y quien sabe si al final serán más las que anuncien el verano.

  8. INAGOTABLE, Ud y yo estamos fuera de Cuba hace decadas, por lo tanto no estamos familiarizados que es lo que el estado suministra a los cubanos atraves de la Libreta de Abastecimiento. Me gustaria que fuera un residente en la isla quien me pusiera al tanto, cuantos dias almuerzan y cenan con esa cuota subisidiada.
    Ni en los 60 ni en los 70 alcanzaba para el mes, pero “se resolvia por la izquierda”, o con familiares que vivian en el campo y nos ayudaban. Muchas veces fui al campo con mis padres al cambalache. Llevabamos botas de trabajo, pantalones de kaki, sabanas nuevas, toallas y lo cambiabamos a los campesinos por frijoles, arroz, manteca, viandas y hasta pollos y cerdos, de manera que tirabamos el mes mas o menos desahogados. Eso fue a partir de 1970
    Hambre hambre si pasamos entre 1968 y 1970, despues que FC implemento la Ofensiva Revolucionaria y cerro de un plumazo todo el sector privado, entre ellos miles de cafeterias, carritos de fritas en los parques, restaurantes, bares. Habian noches de pan y agua de azucar.
    Me da tristeza recordar esos 2 anos muy criticos para nuestros fogones.

  9. Gisselle, no es justo que todos tengan una Libreta de Abastecimiento con alimentos subsidiados. Es injusto que un cuentapropista que tiene una solidez economica, reciba tales descuentos. Mis suegros, que reciben remesas desde 1998, no deberian tener esa libreta. Ni tampoco un policia que gana un dineral; un medico que aparte de ganar un buen sueldo, recibe alimentos de sus pacientes. Ni un campesino que tiene tierras para labrar y cria animales de corral. Todos no son iguales.
    Los alimentos subsidiados deberian ser para los ancianos, para las madres solteras que no tienen trabajo, para los enfermos cronicos y terminales y para los discapacitados, sean jovenes o ancianos.
    El estado les da beneficio tambien a quien no los necesita y eso no esta bien. Muy aparte que lo que dan no alcanza para almorzar y cenar el mes entero. Desde mi punto de vista, si deberian eliminarla, pero siempre protegiendo a los mas vulnerables.
    El binestar social siempre debe prevalecer, pero no para “Raymundo y todo el mundo”.

  10. Estimada Gisselle.

    Tu adorada libreta de abastecimientos, funciona exactamente igual
    de freno ,que la vaquita que daba un minimo de subsistencia a la pobre familia de la conocida leyenda y que el sabio les mató

    Pasado un año, en lugar de una vieja cabaña de la familia. en su lugar había una bonita casa. Ahora vestían ropas nuevas y vivían mucho mejor.

    Ante el silencio del sabio, el discípulo les preguntó qué había pasado. Y la familia dijo que hacía un año la vaca se había caído por el barranco. Ante esa desgracia, pues era su única fuente de alimento, decidieron comprar semillas y plantarlas en su terreno. Y con lo que daba la tierra podía comer toda la familia e incluso les sobraba para comerciar

  11. Amplie la imagen reciente
    de una cafeteria o panaderia de Cojimar para ver el surtido.
    !Starbrook! !Dunkin Donats! !Cuidado , que la competencia es bestial.

    Je Je Je. Tres productos, y una nota colgada con un gancho de ropa que dice “Prohibido vender sin libreta”

  12. Gisselle Comentas:
    .. está usted con sus fábulas en plan Esopo.
    —–

    Je Je Y Usted Gisselle, aspirando a seguir viviendo en la miseria
    de consumir lo que le den por la libreta.

    La fabula debe tener un contenido veridico cuando el propio gobierno
    cubano admitio por alla por los annos 70s (Epoca en que la gente
    tenia muchisimo dinero y apenas en que gastarlo) que la libreta
    era un freno a la productividad y que el ausentismo laboral y la
    indisciplina se habian disparado porque nadie queria trabajar.

    La familia de la historia no prosperaba acostumbrada a recibir de la
    ubre de la vaca un minimo de subsistencia.

    1. Ve? Lo prefiero así, esgrimiendo fábulas de vacas. Se le dan mejor las analogías campestres que los amagos de erudición citando párrafos completos de Carpentier. Saludos sin acritud y con libreta de abastecimiento.

  13. Gisselle.

    No habias nacido y no recuerdas la escena donde el Jefe de Estado
    de la isla anuncio tan maravilloso invento. Emocionado,
    con su iniciativa se dedico a
    pasar las paginas leyendo ante las camaras de
    la TV, en el documento que llevaba su nombre, la inmensa
    cantidad de productos que, segun el, nos “tocaria” a cada uno de
    nosotros.

    Mi padre, siempre tan desconfiado comento causticamente mientras miraba la tele: ” El no va a comer por ese listado”

    Recuerdo, muy pequennito, ver a mi tia
    Isabel, angustiada, y a la vez desmerengada de la
    risa, con la novedad -era una mujer gruesa, que luego bajo de peso,
    y que Dios la tenga en su Gloria, muy noble, de la pequenna jabita que contenia lo que le vendian para
    todo un largo mes.

    De nuevo. Todos los economistas coinciden en que el racionamiento es
    dannino. No he leido nunca a ningun economista , ni siquiera a Marx, exponer sus ventajas de manera racional,

    ?De veras tu crees, Gisselle, que ese Sistema, que divide lo poquito
    y multiplica la pobreza es conveniente?

    1. Yo lo que creo, inagotable, es que no resulta para nada conveniente que algunos cubanos boten comida y otros, lamentablemente, todavía defiendan con vehemencia la libreta. Mientras haya quien la necesite, yo que vivo sin ella y sé lo que es comprar arroz, azúcar y huevos en el mercado liberado, me desgañitaré para impedir que la eliminen. Como me desgañito para que alguien me diga qué se hacen nuestros aumentos productivos, dónde están, que no los veo. Saludos, and no hard feelings, usted tan inagotable como siempre.

  14. Comentas:

    los amagos de erudición citando párrafos completos de Carpentier
    —-
    !Gracias a Dios, Gisse, que cuento contigo y algunos golpes de la vida
    para bajarme la petulancia. Ja Ja Ja.

    Te cuento en honor a nuestra Amistad. Pero no le digas a nadie
    Porfa .

    No logre pasar el examen estatal (85 preguntas en dos horas y media) con el que esperaba, intentaba, cambiar de empleo. Je Je. Pero mi autoestima no ha bajado tanto porque es sumamente riguroso, y creo que le “pique”
    cerca al aprobado.

    En el simulador lo estaba pasando con notas cercanas al minimo y pienso
    presentarme de nuevo en unos seis meses. Es un desafio que espero superar.

    No creas , que a veces yo mismo me doy asco. Acabo de leer ” El ultimo narco”, sobre la captura del Chapo Guzman. Y empece “grandes entrevistas de la historia” la de Hitler, Mussolini, Stalin, Alfred Hitcock. Ruyard Kipling . y decenas y decenas de ellas. Hasta ahora, el personaje mas interesante no fue Carpentier, que no aparece, sino Mark Twain.

  15. Gisselle:

    Recuerdo, hace unos pocos annos, a una cliente
    mia desesperada. La pobreza, como sabes, tambien ha tocado a los EE UU, Golpeo duro durante la Gran Depresion. Si F D R , que nos saco de aquel agujero con gasto publico, hubiera tenido la “genial” idea de racionar las mercanderias, el Wall Mart, Starbrook y Dunkin Donats!, serian una copia de ese timbiriche destartalado de Cojimar. Ayer pase por el Wall Mart. !Increible! Hay de todo a bajos precios. Tambien acompanne a mi hijo a un Nuevo Gym que abrieron con cerca de 200 aparatos.

    1. No faltaba más, inagotable, no esperaba de usted un comentario que no fuera como ese, de apología al capitalismo. Siga usted por allá con sus Wall Mart, Starbrook y Dunkin Donats. Ojalá no haya entre sus familiares un trabajador que esas trasnacionales hayan despedido. Ah, y aproveche los 200 aparatos del gym, recuerde esa máxima -que no sé si es socialista o capitalista o ambas-: mente sana en cuerpo sano.

  16. Je Je. Gisselle. Casualmente cuando el periodista George Sylvester Viereck
    le pregunta a su entrevistado Adivina de quien se trata.
    cuales son los pilares de su plataforma, este
    responde “mente sana en cuerpo sano” y luego se explaya. Y. lo
    que sigue, pudiera aplicarsele a la Cuba de hoy ?No crees?

    Copio de un grande:

    Ningun hombre saludable puede ser marxista. Los hombres sanos reconocen el valor del individuo. El ambiente de los barrios bajos es
    responsable de las nueve decimal partes de la depravacion humana. y el
    alcohol de la restante.

    Nos enfrentamos a las fuerzas del desastre y la degeneracion.
    .
    Empujados a ceder al seductor canto de la sirena sovietica, estamos abocados a una situacion similar a la de un hombre cuya casa ha ardido
    Sobre nosotros han caido verdaderas tormentas de calamidades, un temporal de catastrofes nacionales, morales y economicas..
    Debemos extirpar el cancer del marxismo.

    1. Leyendo esta acotación suya acabo de recordar por qué he dejado últimamente de responder los comentarios en mi propio blog: porque se convierte en un monólogo frente a una pared. Llega usted a exasperarme, lo confieso. Saludos.

  17. Comenta Gisselle:

    Ojalá no haya entre sus familiares un trabajador que esas trasnacionales hayan despedido
    ——————————————————————
    Gisse.
    Motorola me despidio.
    Bueno, Me dio a escoger si queria mudarme a trabajar a
    una planta en Texas o agarrar
    el desempleo y un paquete de unos cuatro mil dolares.

    Ja Ja . No lo pense dos veces. La Motorola fue tambien la transnacional que financio el 80 % de mi maestria en negocios. y quien “cooperaba” con
    sus fondos para financiar mi 401 K (plan de retiro)

    Una corporacion, no transnacional me despidio hace unos 4 annos y
    pense, a mis 50 y tantos, que era el fin del mundo. Hoy, trabajo
    como tecnico para otra transnacional, que tiene ramificaciones en varias docenas de paises y no me va tan mal aunque a veces me veo obligado
    a trabajar largas jornadas..

  18. Hola el tema es complejo e interesante. La libreta del siglo XXI tiene nada que ver con la de los años 80 del XX, esta de ahora tiene solo 4 o 5 productos arroz, azúcar, aceite y huevos + un tin de frijoles, pastas alimenticia, sal etc…etc. Antes tenía muchas más cosas, manteca en rama, leche condensada, detergente, pollo, carne de res etc. etc. etc…. Yo tampoco estuve de acuerdo en la eliminación de la libreta, lo manifesté publicamente donde tenía que hacerlo… es verdad que no alcanza para nada pero a muchísima gente le da tranquilidad saber que el arroz (a muy bajo precio) le alcanza para 15 o 20 días y el azúcar como es mi caso nos sobra. Pero nada más imaginar que el arroz, que es tan importante, tengamos que comprarlo liberado y que ahora está a cinco pesos se pueda poner de buenas a primera a 30 o 40 pesos la libra me pone lo pelos de punta. No podemos sacar la cuenta por nosotros mismos, hay personas que viven mucho peor que uno y dependen para subsistir de esa tan llevada traida libreta de abastecimientos, aunque a personas como yo que tenemos hoy un poco de poder adquisitivo no nos sea imprescindible, mucho menos a alguien que vive fuera de cuba como el imprescindible y disfruta de las ventajas económicas de un país desarrollado, pero no puedo dejar de pensar de los niños que en mi barrio sus mamás están locos porque llegue el día primero para tener su arrocito y aceitico para dar de comer a sus hijos, por eso al igual que Gisselle estuve y estoy en contra de su eliminación.

    Por otra parte el inagotable nunca lo he visto hablar del tema de la violencia y de las drogas en su país, de los seguros médicos, de la solidaridad humana etc. etc… Hace unos meses estuve en la sala de quimioterapia del Hospital Provincial, donde atendía a mi papá con cáncer, dond el pusieron los llamados sueritos o citostáticos sin costo alguno y había una cubanoamericana que se estaba haciendo el tratamiento aquí en Sancti Spíritus (pagándolo por supuesto) y estaba criticando la situación de las enfermeras, que si no tenían merienda que si les faltaba esto o lo otro, que allá en el yuma las enfermeras eran ricas y que se yo cuantas cosas más…. de pronto una de las enfermeras se viró y le dijo: mija ven acá y si allá todo es tan bueno, los hospitales tan límpios, el servicio tan perfecto, lo medicamentos ten exquisitos, explicále para no hacerlo yo, por qué tu vienes a ponertelos en Cuba si aquí tu tienes que pagarlos, aunque a los otros pacientes se les pone gratis.. la mujer (cubano americana) se quedó muda y petrificada, no sabía que responder… y la enfermera bajito e impasible se le acercó y dijo, mira mija tu te los poner aquí porque a pesar de que tienes que pagar el pasaje por avión y tener que ponerte los useron junto a otros pacientes son muchos más baratos, allá en USA tu no podrías ponertelos porque con el dinero que pagas el tratamientos completo en Cuba allá (y le agitó delante de ella un vulbo de un medicamento que se ponía la señora) solo podrías comprar uno solo y tu tratamiento lleva cada vez que vienes 35 de estos. ¿sabes cuanto costaba un solo vulbito de esos?, coño me quedé azorado 1 500 dólares, desde ese día considero mucho más a pesar de las escaseces, limitaciones y penuarias, lo que tenemos en nuestro país, pues mi papá se ponía también esos medicamentos y saqué rápido la cuenta de que me costaban 25 mil dólares cada tratamiento.. nada como dijo Martí nuestro vino es amargo, pero es nuestro vino..

    muchas gracias

    1. Lo que usted dice es cierto, pero habría que averiguar por qué esa cubano-americana no tiene seguro médico. Aquí eso se paga y cuando uno se enferma, tiene la atención médica sin problemas. El problema es que mucha gente, mientras está sana, no quiere gastar el dinero del seguro y luego, cuando se enferman, no lo tienen.

      Aqui me diagnosticaron un cáncer de próstata, pero como tenía seguro, todas las consultas, análisis, biopsias, medicinas y la implantación de semillas radioactivas (que fue el tratamiento que elegí), me costaron unos $20 por sesión; lo mismo que una visita al cine.

      El sistema de salud de USA no es el mejor ni mucho menos, pero si uno se preocupa por asegurarse, no debe tener problemas para que lo atiendan. Ahora bien, nada es gratis y la atención médica en Cuba tampoco lo es. Si un trabajador cubano gana unos $20 al mes, y no se pagan impuestos explícitos, eso quiere decir que el resto de la pulsvalia que produce el trabajador es apropiada por el gobierno para pagar esa atención médica, la educación, etc. Todos tenemos que pagar esos servicios, pues los gobiernos no producen nada. Si se calcula lo que debiera ganar un trabajador medio en Cuba (ejmplo, unos $200US al mes que es lo que se gana en Costa Rica) y lo que gana, (unos $40), queda claro que los trabajadores cubanos pagan por el seguro médico y por la educación, tanto o más que en otros países. Unicamente así es posible ofrecer estos servicios al nivel que se hace en un país tan poco productivo comom Cuba. Bueno, en CostaRiac eso es el sa;lario medio despues de los impuestos y allí también hay atención médica y educación universal y gratuita, asi que llevé suave a Cuba.

  19. Armando: Mi intención en mi escrito anterior no fue hacer un análisis del sistema de salud norteamericano (Estadounidense) pues diarios importantes de EEUU y hasta el propio gobierno lo han criticado con sistematicidad y señalado sus deficiencias e injusticias, así que al narrar el episodio del hospital no estaba descubriendo nada nuevo, que muchísimas personas que viven en los Estados Unidos se realizan tratatamientos de salud en Cuba.
    Por otra parte existe la tendencia, peyorativa en mi opinión, de decir: un cubano gana al mes 400 pesos, divididos entre 25 son 16 dólares, eso es un análisis simplista, cualquier persona en su sano juicio sabe que con 20 dólares que es la cifra que se maneja fuera de nuestro país gana un cubano al mes, no puede nadie pagar lo más mínimo, pues nosotros no pagamos en dólares algunas de las cosas más importantes como son: Agua, corriente eléctrica, teléfono fijo, alquiler de la casa (en Cuba casi todo el mundo es propietario y no pagamos nada), transporte (20 centavos de peso cubano o un peso en el más caro), eso en cualquier parte, sin contar salud y educación consume casi el 70% del salario medio de cualquier trabajador, así que al final lo que ganamos los cubanos es mucho más que 20 dólares.
    No estoy justificando ni mucho menos las dificultades materiales que se viven en nuestro país, pobre, del tercer mundo, sin recursos naturales practicamente y además bloqueado por más de 50 años (no podemos cansarnos de decirlo y denunciarlo), tampoco pretendo cometer la tontería de minimisar los errores que en el plano económico hemos cometido, pero me indigna sobremanera que se continúe vendiendo o pregonando una imagen falsa de Cuba y de los cubanos, me he asombrado al conversar con algunas personas que no son cubanas lo que piensan de nosotros, es ridículo. Por último le sugiero con mucho respeto que se lea la Protesta de Thomasville escrita por nuestro Héroe Nacional José Martí en el siglo XIX, parece mentira pero en pleno siglo XXI algunos nos siguen mirando como si vivieramos en 1892. Muchas gracias

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s