Mitología de güijes

Mitología de güijesLos orígenes del mito se pierden en la neblina de los siglos. Fenómenos inexplicables en la mentalidad de nuestros primeros pobladores, coincidencias históricas y hasta el mismísimo azar convergieron en la conformación de la cosmogonía propia de esta ínsula.

Los montes otrora vírgenes, arroyos y costas comenzaron a ser visitados por babujales, madres de agua, siguapas…, una pléyade de apariciones a medio camino entre realidad y fábula; amalgama de leyendas nacidas en el forcejeo cultural a este lado del océano.

Sin embargo, amén de manifestaciones supersticiosas locales, el güije resulta el personaje por excelencia del folclor nacional. Al decir de Samuel Feijóo en su libro Mitología cubana, de nuestros mitos es el más recio, constante y completo. Presente en cada rincón del país, asume infinidad de formas, tamaños y cualidades psicológicas. De ahí que sean tan diversos y variopintos los pormenores de sus avistamientos.

A los aborígenes se adjudica el surgimiento de esta leyenda, pues las noticias iniciáticas datan de los primeros años de la conquista y lo describen como un niño con facciones de indio y pelo larguísimo. No obstante, muy pronto mutaría para convertirse en un negrito de cabellos ensortijados y también largos, a imagen y semejanza de aquellos esclavos importados por el amo ibérico que ya comenzaban a ser mayoría.

Aun cuando se le conoce en todos los confines de la isla, algunas diferencias lingüísticas lo particularizan. En Oriente, jigüe, nombre que apunta a ser el primigenio; en la región centro-occidental, güije, variante popularizada por transposición de letras y que ha prevalecido sobre la originaria.

Más allá de patronímicos, comparten las características esenciales. Estatura baja, cabellos largos y enredados, mirada que hipnotiza, aletas de pez o piernas zambas, dotes anfibias. Algunos atestiguaron haber distinguido colmillos; otros, escamas plateadas, y no faltaban quienes juraron observar de cerca sus colas. Diversos, como la imaginación de los testimoniantes.

La otrora provincia de Las Villas constituyó la región preferida por el güije. Por eso quedaron desperdigadas entre sus aguas un sinnúmero de fabulaciones a propósito de este monstruo fluvial. Renombre poseen la leyenda de los siete Juanes que lo capturaran en Remedios, las numerosas apariciones en la Iglesia del Buen Viaje de Santa Clara o el místico habitante del río Sagua la Grande.

En las villas de Trinidad y del Espíritu Santo también dejó vestigios. Manuel Martínez-Moles en su libro Contribución al folklore, editado en 1927, refiere nuevas aristas de este mito. Según el historiador, el güije espirituano es un “ente fantástico que tiene su habitación en el río Yayabo, de donde sale en sus excursiones por los ríos del término (…). Según la fantasía popular asiste ocultamente a los oficios de la Semana Santa siguiendo un canal subterráneo que, desde un charco del río Yayabo, llamado ‘charco del negrito’, va hacia el altar mayor de nuestra primera parroquia”.

Y hasta de parrandero tiene ese personaje que, al decir del afamado intelectual, “más de una fiesta de Santiago ha corrido en diabólicos caballos, haciéndose notar por sus peligrosísimos saltos y su incansable beber sin emborracharse”.

De las suyas hizo el güije en zonas trinitarias. El aire aún transpira las leyendas de aquella criatura que aparecía en los alrededores de la ciudad. El Táyaba, el Ay, el Guaurabo y sus afluentes incentivaron durante siglos la entelequia de los vecinos, aquellos que también peregrinaban a la Poza de Ma Dolores en busca de fin para sus dolencias. Sin embargo, hoy pocos lo recuerdan.

Casi ausente del imaginario colectivo, sobre el güije apenas se escucha hablar. En la década del 70 Samuel Feijóo manifestaba su preocupación por los destinos de una de nuestras mayores fabulaciones: “Los jóvenes ya no conocen del mito. Ya nadie joven ve un güije; a poco joven cubano le interesa ya”.

Y aunque también advierte “más mentirología que mitología” en aquellas noticias de avistamientos, se duele por los siglos de tradición oral a punto de desaparecer sin remedio. Al borde del olvido en ese entonces, hoy el mito del güije se encuentra en franca decadencia, apenas vivo en las historias fantasmagóricas de las abuelas.

Anuncios

5 comentarios en “Mitología de güijes

  1. Las raíces afro, albert, son parte de las raíces cubanas. No por gusto se le conoce como afrocubanas. Tiene usted en este comentario un leve error de concepto.

  2. Opino que louredes07 se responde a si misma,el espiritu gallego…Los guijes de mi niñez habitaban en los rios..La contaminacion y el “ateismo”estatal,los mato

  3. KILO12 Y COLON:
    Le corrijo, desde comienzos de los 90, no hay ateismo estatal. La constitucion fue cambiada y ello contribuyo a que finado Papa Juan Pablo II visitara Cuba en Enero de 1998. Cuba es un estado laico, que no ateo.
    Me dio mucho gusto que el presidente Raul Castro, en su resiente visita al Vaticano, le dijo al Papa Francisco “que si seguia asi, el volveria a misa”.
    Que yo recuerde, el unico comunista que nunca dejo de ir a misa, ni en las decadas que habia represalias por visitar la iglesia, fue el poeta Cintio Vitier. Lo decia publicamente , “que no se iba a esconder para ir a la iglesia y que no iba a negar que era catolico, apostolico y romano”. Fue una postura valiente y coherente con suscreencias religiosas. Parece que no hubo represalias, porque Vitier siempre sobresalio en la UNEAC.

    1. José:Gracias por su aclaración. En 1996 ya no vivía en Cuba,pero si en 1961 Cuando intervinieron la escuela católica Niño de Jesús de Praga donde estudiaba primer grado.La educación que recibí después hizo que me convirtiera en ateísta convencido y no fue hasta muchos años después, que ciertos sucesos en mi vida me devolvieron la Fe,pero no militó en ninguna iglesia como no milite ni militó en ningún partido.Pero puedo contarle lo que había que escribir en los expediente de mis estudiantes y como se anotaba quien entraba y salía en la iglesia de mi pueblo

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s