El libro de la camisa nacional

El libro de la camisa nacionalTraspapelados en las brumas del imaginario colectivo andan los orígenes de la guayabera, prenda de vestir cuya paternidad enarbola el pueblo espirituano como un estandarte de guerra. Es nuestra, sin necesidad de actas capitulares ni registro documental alguno que dé fe de tal presunción.

Más de tres siglos estuviera cumpliendo la camisa nacional si nos atenemos a la leyenda más difundida sobre su génesis: un matrimonio español recién emigrado al centro de la isla acomodó las vestimentas peninsulares al clima tropical, las llenó de alforzas y bolsillos para guardar el tabaco, y comenzó su difusión por toda la comarca.

Sin embargo, a la historia tan bien contada los estudiosos han comenzado a encontrarle las costuras al punto de que en la actualidad muy pocos se fían de ella.

Es lo de menos, parece decir el periodista y crítico de arte Manuel Echevarría Gómez en su libro La guayabera y su cuna insular, que vio la luz para reafirmar lo que ya venía advirtiendo el autor en artículos anteriores: sin que medien certificaciones de nacimiento, la prenda se ha instalado por derecho propio en la idiosincrasia de la región y del país.

Bajo el sello de Ediciones Luminaria y como parte de su colección Pensamiento, el texto desanda aquellos tiempos iniciales, cuando el cubano comenzó a gestar su identidad, a despegarse de los moldes de la metrópoli hispana también en el vestir, manifestación de la conciencia social tantas veces menospreciada por investigadores y académicos.

Ese es, precisamente, uno de los aciertos del libro: hurgar en una zona casi inexplorada de la identidad nacional, haber recopilado la información dispersa para darle un corpus coherente en el que se perciben las influencias de la indagación etnográfica, sociológica, historiográfica y, por encima de todos los métodos científicos, la intensa sensibilidad de Echevarría Gómez, especialista con varias décadas en las lides de los procesos culturales.

De la autoría de Julio Neira es la ilustración de la portada, otro de los aportes del volumen que, al decir de Arturo Delgado Pruna, su editor, “rebasa los escasos estudios que hay en el país respecto al origen y evolución de la singular camisa, y su vínculo con personalidades que han dejado testimonio valioso acerca de su confección o preferencia”.

El recorrido por los intersticios de la guayabera no soslaya su presencia en la manigua decimonónica, durante los años de la República y luego de enero del 59, con sus altibajos en el gusto de la población y en la anuencia de las autoridades políticas.

Sobreviviente de crisis económicas y sociales, de guerras de liberación y hasta de su propia complejidad factual, la guayabera ha llegado a nuestros días con una indiscutible carga simbólica que echa raíces en la contemporaneidad de la mano del proyecto sociocultural homónimo, cuyos fondos rebasan el centenar de piezas donadas por personalidades de la cultura, la política y los más diversos ámbitos de la vida social de Cuba y el mundo.

La guayabera y su cuna insular constituye, desde ya, un referente imprescindible para quienes se adentran en las esencias mismas del cubano, en los rasgos precursores de su identidad, incluso en ese chovinismo a ultranza que nos conmina a asegurar, como Marcial Benítez: “Cuántos con orgullo van/ al cine, parques y fiestas,/ felices, llevando puestas/ sus guayaberas de holán./ Cientos de modas vendrán/ en trajes de dondequiera,/ de París, que es la primera/ que siempre la moda incuba;/ no destronarán en Cuba/ la típica guayabera”.

Anuncios

7 comentarios en “El libro de la camisa nacional

  1. Ja Ja. Gisselle.
    !Asi que la guayabera es original de Matanzas!
    Digo, espirituana.

    !Que rabien Giorgio Armani, Yves Saint Lorent, Coco Channel, Carolina Herrera Oscar de la Renta, Gucci, Donatella Versace!

    !Que gusto me daria gastar una prenda asi, almidonada y encima tan comoda!

    !Me embargaria de emocion si yo fuera oriundo de ese lugar
    a la cabeza internacional del mundo de la moda!

    A proposito. ?A como esta la cabeza de ajo? ?Y la papa?

    Admito que debes esperar por la ristra de ajo
    prometida. Decidi aplazar mi viaje a la isla. No eliminan el
    requisito de sacar el pasaporte cubano

    Los cruceros de Carnival quieren cobrar, en total, algo mas de tres
    mil dolares por una semana. ?Te imaginas cuantas guayaberas
    espirituanas corro ya a comprar con 3 mil dolares?

  2. En realidad la guayabera casi no se usa, y es una pena.
    Predomina el mal gusto al vestir, con los programas “juveniles”de la TV como guía y orientador en el mal vestir. Y de cuello y corbata solo en el Noticiero y Amaury Perez……….

  3. Chovinismo llamas porque defendemos nuestra guayabera,porque tenemos una prenda fresca,elegante y de uso universal por millonarios,presidentes y plebeyos como yo.Si en vez de ser espírituana,fuese saguera,estoy seguro que tus protestas sobre el origen de la prenda,se oirían en las pirámides de Egipto..Si allí, donde quieres ir.
    Por cierto al escribidor del libro no se le ocurrió pensar que a las modificaciones las costureras no le sacaban patente de invención,ni pagaban derecho de autor como deben pagarte a ti por la entrevista tuya al fomentense que citan en Diario de Cuba

  4. Las que tengo no están hechas en SS, pero igual no olvido que esa fue su cuna.! Buen artículo. A propósito, cuál es el precio promedio de una guayabera de hilo o lino, ahora en Cuba? Se venden en pesos cubanos o en CUC? Estoy desinformado al respecto.

  5. En Cuba no se, pero en Miami, Hialeah, Union City o New York, ciudades con grandes concentraciones de emigrados cubanos, las mas baratas, con telas chinas, oscilan entre $20 y $50. Las de hilo que hace la famosa firma de Ramon Puig, EL MAGO DE LAS GUAYABERAS, facilmente pueden costar entre $150 y $500.
    Ronald Reagan, siendo presidente, vistio una guayabera hecha a mano por Ramon Puig, el 20 de Mayo de 1985, para ir a cenar con Mas Canosa a La esquina de Tejas.
    Es una prenda elegante, comoda y legendaria.

  6. Ramon Puig murio en el 2011 a la edad de 90 anos,era espirituano y creo,no estoy seguro,de Zaza del Medio donde ,segun lei en el Escambray,hay un taller que confecciona guayaberas.Es contradictorio que veas mas esta prenda en cualquier parte del mundo que en Sancti Spiritus,donde solo la puedes encontara en abundancia en la “casa de la Guayabera,una especie de museo politico de la izquierda en la antigua quinta de Santa Elena ,que no es la original de Ramon Puig,que esta en la calle 8 y su direccion es
    5840 SW 8th St
    West Miami, FL 33144

  7. Ah,me olvidaba,manana se celebrara el dia de los espirituanos en la ciudad de Miami,en el parque de los “igualitos”Esperando por la fiestas de Santa Ana,que tradicionalmente es la de los carnavales yayaberos.Quedan todos invitados.Lo de Igualito viene porque cada vez que nos encontramos alli,despues de un ano,nos decimos”estas igualito,no te pones viejo”…Mentirosos que somos

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s