Un post atípico, como este Papa

Un post atípico, como este Papa19 de septiembre de 2015. Amaneces medio triste, como todos los 19 de septiembre desde que hace 17 años te falta tu abuela, la que te enseñó el credo y te llevó por primera vez a la Misa del Gallo. Amaneces medio triste, pero luego te despabilas bien y recuerdas, porque lo sabes desde hace meses, que este sábado llega el Papa. “Un 19 de septiembre atípico —piensas—, atípico como este Papa”.

Adelantas en la casa porque supones, con el olfato de quien no lleva precisamente dos días trabajando, que la visita del primer Pontífice latinoamericano y jesuita a Cuba levantará una ventolera mediática sin precedentes, te mantendrá ocupada a tal punto que apenas conversarás con los amigos, apurarás la comida recalentada y te desvelarás, como suele sucederte cuando algo te preocupa. Seguirás a Jorge Mario Bergoglio a todos lados.

Técnicamente, no a todos lados; porque no vuelas junto a él en la nave de Alitalia, ni eres parte de la prensa acreditada. Vives en una pequeña provincia del interior que no figura en la agenda de los Papas, que no manda corresponsales a La Habana, a Holguín o a Santiago; en una ciudad que recibió parabienes explícitos del Sumo Pontífice al llegar a los 500 años, pero a larga distancia. “Unas felicitaciones por control remoto”, sería muy capaz de decir Francisco.

Te quedas entonces pegada a la televisión, cayéndole literalmente atrás al Obispo de Roma mientras el mundo se las arregla para distraerte: ya llegó la merienda, aquí en la recepción te busca una amiga de la infancia, están vendiendo pollo en la esquina… (Esta última, por supuesto, es una tentación hipotética). Pero tú, ni caso, aferrada a las transmisiones en vivo, a las redes sociales o a cualquier tabla de salvación que te pueda dar pistas de por dónde anda.

Para cuando te das cuenta, ya tienes los ojos aguados; no por un rapto místico —“líbreme Dios de las monjas lloronas”—, sino por la profunda huella que este hombre ha venido desperdigando con prolijidad en una isla oficialmente atea y de cultos entrecruzados. Para cuando te percatas, andas recitando las oraciones de la misa como si fueras la más fiel de las beatas y no lo que realmente eres: una oveja descarriada.

Sientes de pronto que necesitas confesarte. Y a seguidas lamentas con una angustia inenarrable que no sea Bergoglio el cura de la Parroquial Mayor o que no se quede el tiempo suficiente. Le hablarías de tus pequeñas mezquindades cotidianas; pero después —ya lo has pensado— le pedirías que te repitiera, palabra por palabra, la homilía que leyó en La Habana, la que concluyó con una frase de culto: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”.

Aunque, en el fondo, no fue esa la parte que te puso los pelos de punta la mañana del domingo. Lo que realmente te desconcertó fue la definición —diríamos, papal— del pueblo de Cuba: “Es un pueblo que tiene heridas, como todo pueblo, pero que sabe estar con los brazos abiertos, que marcha con esperanza, porque su vocación es de grandeza. Hoy los invito a que cuiden esa vocación, a que cuiden estos dones que Dios les ha regalado, pero especialmente quiero invitarlos a que cuiden y sirvan, de modo especial, la fragilidad de sus hermanos. No los descuiden por proyectos que puedan resultar seductores, pero que se desentienden del rostro del que está a su lado (…). La importancia de un pueblo, de una nación; la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve la fragilidad de sus hermanos”.

Después de oírlo llegar a ese punto, terminas de confirmar lo que ya sospechabas desde aquel post en que lo llamaste Paquito, el del Vaticano: que a veces —y basta con que solo sea algunas veces— parece más un líder de izquierdas que el patriarca de la institución que representa, tan dada a los discursos de centro y derechas.

“La fragilidad de sus hermanos, la fragilidad de sus hermanos”, te repites con insistencia, como queriendo agregar este nuevo mandamiento a los que ya configuraban la cartografía espiritual de tu vida.

Y la idea te da vueltas mientras sigues al Papa como un perro faldero a la Catedral de La Habana, al encuentro de los jóvenes, a la Loma de la Cruz, al Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y, por último, a las calles de Santiago. Si te hubiera preguntado, le habrías recomendado precisamente eso: que la imagen surreal y folclórica de Santiago debía ser la última que se llevara de Cuba.

Ahora, mientras lo ves subir cargando su propio equipaje a la aeronave que lo sacará de tu jurisdicción, acaso para siempre, ya no te quedan dudas: pobre como fue de niña, tu abuela hubiese llorado, incluso más que tú, con la dolorosa humanidad de este Papa.

Anuncios

9 comentarios en “Un post atípico, como este Papa

  1. yo pude ver a juan pablo II muy cerca… pasó prácticamente por la puerta de mi casa en entrada y salida a su primera misa en cuba, aquí en santa clara… lo recuerdo muy bien, recuerdo su voz, su esfuerzo físico… aquella frase hermosa de eusebio leal -jugando con que fuimos los últimos en américa latina que lo vimos- de que los últimos serán los primeros… a mí me impactó mucho juan pablo II porque me creí su esfuerzo como papa y lo vi de cerca, como viejito, como ser humano, haciendo un esfuerzo por seguir su labor pastoral hasta el final y hacer un viaje a un lugar como cuba que nunca podría ofrecerle mucha comodidad… benedicto me pasó sin pasar… y francisco es un jesuíta en toda la expresión de la palabra: atrevido, incómodo, abierto, directo… fue agradable verlo tan natural al frente del monstruo en que está encaramado… a ti te impactó su caracterización del pueblo?… a mí me impactó lo que le dijo al clero en la catedral de la habana…

  2. Carlos Marx dijo tantas sandeces, que enumerarlas me tomarian meses. Ni supo preveer las miserias economicas que nos traerian sus postulados, ni tampoco la falta de libertades y negacion de derechos universales.

    1. Asi es Jose,pero en eso me educaron y me hicieron “educar” a mis estudiantes,por eso me resulta tremendamente hipocrita la subita religiosidad de los mismos que veian la religion como una competencia a los dioses terrestre .

  3. Apreciada Gisselle:

    Si hace poco, cuando usted se entero del enojo que me produjo aquella otra entrada donde recordaba a los marines borrachos ultrajando la estatua de Jose Marti, no podia dormir de la alegria; ahora cuando yo le narre el enorme grado de indignacion que me produjo esta otra donde practicamente se le cae la baba por el Papa , se va a poner a bailar en un solo pie. “Ayudar a los mas pobres”, dice el papa y yo me imagino a Gisselle vaciando su alcancia para darle sus ahorritos al primero que vea empujando un carrito del Winn Dixie con todas sus pertenencias por una calle del Nordeste de Miami.

    Un joven que conozco. otro socialista, le compro a uno de esos desamparados que mendigaba en las calles por comida, un doble Wooper del Mc. Donald, de esos que llevan carne macerada, queso y lechuga y el sujeto enojado, le rechazo el Mc Donalds con susn papas fritas con una maldicion. El tipo lo que tenia, no era hambre, sino sed

    Moraleja:

    Si un desamoarado se pone un cartel en el pecho y dice que tiene hambre, en pleno Miami, donde la comida esta regalada no le creas,

    Axioma:

    Si el flamante papa te dice, Gisselle, que la luna es de queso, tampoco le creas.

    Recuerdo a uno de esos desamparados que opto por ser honesto.
    “No les quiero mentir, asi decia la rustica inscripcion que se colgo en medio del pecho. Lo que necesito es ayuda para tomarme unas cervezas que estoy seco”

    Es que no tienes mundo, Gisselle. y Copio: Vives en una pequeña provincia del interior que no figura en la agenda de los Papas.

    No tengo mucho tiempo para illustrate, mi yilla. Mi yillo, (que ese es otro) esta que se le cae, tambien, la baba por otro socialista, el tal Bernie Sanders., pero intentemoslo.

    Asi, que me veo ahora, como Hitler, (mi idolo, Je Je Je) librando una batalla en dos frentes. Hitler, ya que lo mencionamos, valorando las alianzas requeridas para atajar la situacion en el frente que se le deterioraba, se preguntaba, entonces, cuantas divisiones blindadas estaria en condiciones de poner el Vaticano sobre el terreno. Hoy, deberiamos prguntarle al sennor Papa de cuantas argollas de su bling- blimg estaria dispuesto a deshacerse para ayudar a los que padecen hambre.

  4. Comenta Gisselle;

    Seguirás a Jorge Mario Bergoglio a todos lados.
    ——-
    Gisselle. Desde que escuche las primeras palabras de una homilia del papa, admito que mi alma sufrio una tremenda transformacion. Yo, que me consideraba agnostico, he pasado a ser ateo y anticlerical.
    Ante todo, el tonito ese que adopta, declamatorio , lo confieso, me carga.
    Si me dicen que el papa va por aqui, yo tomo por alla, que es mas corto.
    ?Quien se cree ese paquito que es? ?El representante de Dios en la tierra?

    Y, te pregunto: ?De verdad que crees, tu, siendo una chica tan inteligente ,
    instruida, que dominas a la perfeccion el lenguaje y que has escrito encantadores articulos (Debo estar un poco enamorisqueado de ti, de ahi mi enojo), que el papa esta diciendo algo significativo, creativo, original? ?Algo que va a cambiar algo que el hombre siga siendo el lobo del hombre?
    !Dios! Eso de que los cubanos tienen (o tenemos que yo tambien soy cubano) vocacion de grandeza es para agarrar palco.
    ?Y que me dices de eso de mandar a la gente a sonnar?
    Que toda la vida es suenno, dijo calderon de la Barca, y los suennos , suennos son.

    1. Yo sueño, inagotable, con el día en que usted logre superar esa incontinencia discursiva que lo aqueja. Hay algo que se llama tolerancia, ¿sabe?; algo que yo debo ejercitar mucho con usted y de lo que usted, como los extremistas del Estado Islámico, no tiene ni idea.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s