Hostales en Trinidad: las verdes y las maduras

Hostales en Trinidad las verdes y las madurasA cada rato, mientras recoge la mesa donde desayunaron sus huéspedes y le encarga a la empleada el menú del mediodía, Mercedes Gómez recuerda una de las primeras reuniones, hace casi 20 años, cuando en Trinidad comenzaba el boom de los hostales particulares.

“El Estado no necesita para nada los ingresos de este tipo de turismo”, concluyó categórico un funcionario que, durante casi una hora, se había encargado de ponerlos en su sitio: el país les permitía que arrendaran habitaciones pero, que conste, no porque los hoteles estatales no dieran abasto, sino para que ellos pudieran tener ingresos. Más bien parecía un favor.

Mercedes se acuerda de aquella arenga y hasta siente pena por el orador de turno: “El pobre —me dice—, ¿quién iba a decirle que hoy los negocios por cuenta propia iban a aportar más del 50 por ciento de los ingresos del municipio y que, en lugar de tratarnos como parias, hasta nos reconocen públicamente por televisión?”.

Sentada en su sala de puntal altísimo, se mece con insistencia en la comadrita mientras evoca las verdes y las maduras por las que ha debido pasar desde que en 1996 decidió aprovechar los atractivos y la amplitud de su casa, levantada en el siglo XVIII en pleno Centro Histórico de Trinidad, para exprimir esa mina de oro que es el turismo.

Lo que no sabía entonces y cuenta tranquilamente ahora es que, además de ingresos por encima de la media, bonanza económica como para contratar empleados de servicio y hasta para permitirse algún que otro capricho, de estos años ha salido con una dosis no desdeñable de stress y un sobresalto en la boca del estómago que raramente se le quita: “Hay quien piensa que todo es miel sobre hojuelas, pero no es fácil meter a desconocidos bajo el mismo techo donde vives con tu familia”.

TIEMPO DE GARDEO

Mercedes Gómez no se llama Mercedes Gómez, ni Nereida López es el nombre de la amiga y colega de arrendamiento que llega para contar también su historia de dos décadas en estas lides. Pero ambas han insistido: “Usted sabe lo que pasa —explica la hipotética Nereida—, que en Trinidad todo es muy complejo, porque pueblo chiquito, infierno grande. Ahora yo le digo cualquier cosa y usted se va, pero yo me quedo y es a mí a quien le caen los inspectores en pandilla”.

Por “cualquier cosa” Nereida se refiere a las mil y una verificaciones por las que, hasta hace apenas unos años, pasaban los propietarios de hostales prácticamente día tras día: chequeos de la Oficina Nacional de Administración Tributaria para comprobar que la documentación estuviera en regla, inspectores del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que venían verificando casi lo mismo, inspectores del sistema de la Vivienda, que a veces no sabían ni a lo que venían…

“Fíjate si fue una etapa de gardeo constante que todavía los veo venir y me sobrecojo —confiesa Nereida—, y eso que ya hoy los controles son mínimos y los inspectores integrales no te revisan hasta donde el jején puso el huevo”.

Y a seguidas me cuenta de la señora a la que le levantaron las tapas de los calderos para ver si estaba cocinando langosta, y de la vez que la despertaron a las cinco de la mañana para comprobar si la cantidad de turistas que tenía hospedados se correspondía con los declarados en el registro de Inmigración y Extranjería, y de cuánto le pagó a ciertos personajes para que la dejaran tranquila. “A mí que me pongan la multa —asegura Mercedes, plantada en sus trece—, yo prefiero pagarle al Estado que al bolsillo de alguno de esos chantajistas”.

Pero esos tiempos de agobio han pasado, coinciden ambas. Tras la ampliación del trabajo por cuenta propia en 2011, muchas de las restricciones y los excesos burocráticos para mantener los hostales en el marco de la legalidad han sido derogados, una medida que, sin dudas, estimula a la nueva generación de arrendadores que está gestionando por su cuenta y riesgo la Ciudad Museo del Caribe.

REPARTIR EL PASTEL

Calificados por Reiner Rendón, delegado del Ministerio del Turismo (Mintur) en Sancti Spíritus, como parte indisoluble del producto turístico en Trinidad, los hostales privados ya no son “cuatro gatos” —como suele calificar Mercedes a los atrevidos de 1996—, sino más de 950, dato que se traduce, según cifras manejadas por el sector, en unas 1 300 habitaciones.

La capacidad de hospedaje estatal no es muy superior: 1 480 habitaciones, número que debe aumentar en los próximos años cuando entren en funcionamiento los dos nuevos hoteles que hoy se construyen y los que ya han comenzado a levantarse en los planos de los proyectistas.

De modo que, llegado este punto, a ambas formas de gestión, estatal y privada, no les queda más remedio que aprender a convivir en armonía o, lo que es lo mismo: repartirse el pastel sin tiranteces.

Aunque, a decir verdad, el diferendo no es solo entre las instalaciones regentadas por el Mintur y las administradas por los ciudadanos, sino que han emergido nuevas formas de competencia —ora evidentes, ora sutiles— entre los propios emprendedores particulares.

De ello da fe Yamisleydi Martínez García, artista de la plástica que desde el pasado abril también funge como dueña de Casa Lola, un hostal que viene ganando notoriedad por su aspiración a un turismo más chic.

“Este sitio le interesa fundamentalmente a los huéspedes que buscan confort y altos estándares, personas que no vienen tras el calor humano que puede encontrarse, por ejemplo, en una casa donde estén obligados a compartir con los cubanos”, describe Martínez García.

Yami, como todos la conocen en Trinidad, saca a relucir las diferencias entre los tipos de alojamientos privados que ahora mismo coexisten en la ciudad: viviendas de familia que rentan habitaciones y coinciden con los extranjeros; casas que se dedican por completo al arrendamiento —una suerte de hotel a menor escala—, e inmuebles que han sido erigidos desde cero en función del turismo, que son los menos, pero son.

En estas dos últimas modalidades, más recientes y más costosas, los precios pueden multiplicarse exponencialmente con relación a los hostales promedio. Hasta 80 y 100 CUC por noche puede costar una habitación en instalaciones como Casa Lola, mientras en viviendas de familia oscilan entre los 15 y 35 CUC.

Conscientes de que el escenario se complejiza, Mercedes y Nereida prefieren, sin embargo, mantener sus negocios tal y como los iniciaron a finales de los 90: diseñados para turistas de clases media y baja que no tienen dinero suficiente para gastarlo en lujos o para el visitante con intereses antropológicos que viene auscultando la vida real en Cuba.

“Nosotras seguimos como Pijirigua —se enorgullece Nereida—, avisándonos por teléfono cuando vienen los inspectores y cuando sacan pollo en la shopping, pidiéndonos prestado papel sanitario y enviándonos los turistas cuando estamos a tope. Esa camaradería en el gremio se ha perdido un poco”.

Y es una lástima que así sea, porque de semejante tensión hasta el extranjero se percata, casi siempre en medio de los “cazadores” que intentan robarse los clientes y acosan al turismo, una modalidad delictiva que ha disminuido pero no logran cortar de raíz por más que lo intenten autoridades y fuerzas del orden público.

En lo que sí beneficia este nuevo boom de los hostaleros es en la diversificación y aumento de los empleos que ha transfigurado en apenas unos años la fisonomía de la ciudad. En las más de 50 manzanas que conforman el Centro Histórico, por ejemplo, pueden contarse con los dedos de una mano los inmuebles que no gravitan en torno al turismo, ya sea como hostal, galería de arte, paladar, cafetería o espacio de exhibición.

Más de 6 000 trabajadores por cuenta propia pagan sus cuotas en Trinidad, la inmensa mayoría de ellos, al decir de especialistas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, se dedica a alguna actividad vinculada con el turismo.

“Eso sin contar las personas que mantienen sus trabajos por el Estado y en su tiempo extra se ganan sus pesitos en los hostales”, asegura Nereida, y para rematar enumera los casos que conoce: tenedores de libros, pagadores de impuestos, fregadoras por horario, peladoras de viandas y especias, empleadas domésticas…

En última instancia, es un fenómeno nacional, solo que en Trinidad se concentra en apenas 70 hectáreas donde las mansiones monumentales, las calles empedradas y sinuosas y el calor telúrico del folclore gestan un tempo diferente. Un tempo y un espacio sui géneris que aún deben aprender a protegerse de los efectos demoledores del turismo.

(Publicado originalmente en Progreso Semanal)

Hostales en Trinidad

Anuncios

22 comentarios en “Hostales en Trinidad: las verdes y las maduras

  1. Las ciudades donde hay turismo, son prosperas porque el dinero fluye y circula . He pasado largas temporadas en Palma de Mallorca, la isla que mas turismo recibe en toda Europa en verano. Incluso supera a Madrid y Paris juntos. Y Palma es una isla muy prospera con un nivel de vida superior a cualquier otra gran ciudad de Espana, gracias al turismo.
    El nivel de vida de Trinidad es superior al de Guantanamo, a donde no van turistas. Pero eso es asi en cualquier pais: ciudades mas visitadas que otras y la prosperidad depende del dinero que circule.
    La iniciativa privada resurgio de sus cenizas ( fue cerrada en 1968 ) para quedarse.

  2. algo significativo en el tema hostales es que el fondo habitacional deteriorado ha tenido un modo de recuperarse… santa clara es una ciudad de tránsito, no es trinidad ni sus valores ni de sombra, sin embargo, tiene muchos hostales de diverso rango… algunos empezaron cobrando 10 cuc y han ido mejorándose poco a poco… y hay hostales incluso en las afueras, donde uno no se imagina pueden prosperar, sin embargo, sí lo hacen incluso con clientes fijos… esta modalidad del trabajo por cuenta propia debe perdurar ante el crecimiento turístico porque brinda -como dice el artículo- variedad de ofertas en precios y todos los turistas no pueden pagar 100 dólares por noche o más… como dice jose, la ciudad que vive del turismo prospera y trinidad lo ha hecho, de aquella trinidad muerta de los 90 queda muy poco ya…

  3. En este mes de Enero es practicamente imposible conseguir una habitacion de hotel de 4 o 5 estrellas en La Habana. Ni directamente con los hoteles, ni atraves de las web que venden turismo en Cuba, ni por medio de Havanatur o Cubanacan. Cuba es el destino de moda despues del deshielo con EE>UU y todo el que le gusta viajar, por curiosidad o puro morbo, quiere visitar La Perla de las Antillas. No quiero ni imaginar cuando se desate el nudo del embargo y los americanos corran en manadas. Cada ano, alrededor de 50 millones de norteamericanos salen al exterior de vacaciones. Con solo 5 millones que visiten Cuba, a donde los vamos a meter>? El deficit de habitaciones en hoteles ya esta alarmando al propio gobierno, que se ve impotente ante una eventual oleada de turistas americanos. Ese es el hueco que tiene que aprovechar los que tengan casas en buenas condiciones: rentar a los turistas y con ello mejorar el nivel de vida. Dos pajaros de un tiro.

    1. jose… seguro conoces que en todos los sitios turísticos del mundo hay un período de alta y otro de baja -aunque esa “baja” sea la “altísima” de otros-… en cuba este 2015 no hubo diferencia entre temporada baja y temporada alta y el turismo que ha venido no es estadounidense porque es sabido ellos pueden ir hasta a la estación espacial internacional si tienen los fondos, pero no a cuba… cuba no tiene capacidad para recibir tantos turistas estadounidenses, la pregunta de dónde los vamos a meter no hay ni que hacérsela porque sencillamente no van a poder venir porque no habrá donde hospedar… y para cuba es una excelente noticia el saber que sus capacidades están a full, eso es dinero duro entrando y para los particulares que tienen hostales es mejor noticia aún porque les aumenta el mercado, ya no es solo aquel que no puede pagarse el nacional, ahora se suma el que no encontró hospedaje en el nacional… yo veo oportunidades en este fenómeno, oportunidades para todos… hay muchos inversores interesados en el tema turismo… el mismo gobernador de virginia lo dijo en su visita, que ve a los franceses y canadienses construyendo hoteles en cuba y ellos no pueden… así que hasta oportunidades favorables para la política las hay!!!… a mi modo de ver es mejor problema tener las instalaciones al full que tenerlas vacías, es un dulce dolor de cabeza que nos conviene enormemente… no crees?…

  4. NO ME CONSTA, que en el turismo el gobierno se comporte como “el perro del hortelano”. Tengo suficientes testimonios que la corporacion Havanatur, siguiendo directrices del Mintur, esta haciendo acuerdos con propietarios de hostales en Vedado, Habana Vieja, Plaza, Nuevo Vedado y Miramar para enviar turistas que no pueden acomodar en hoteles. Es una prueba mas que fehaciente que el gobierno esta apoyando a este sector privado.

    1. jose… la experiencia a la que te refieres comenzó en un bellísimo lugar de cuba con muy pocas habitaciones: el valle de viñales… efectivamente, el mintur visitó casas, evaluó habitaciones e hizo contratos, o sea, comercializa esas habitaciones como si fuesen parte del hotel… luego esta experiencia pasó a la habana… ganan todos, porque el hotel aumenta su capacidad y variedad de oferta… afortunadamente el país todavía está muy lejos de llegar a toda su capacidad habitacional, hay polos prácticamente vírgenes, hay mucho potencial y hay muchas posibilidades de brindar diversidad de ofertas: turismo de salud, naturaleza, sol y playa, de ciudad, cultural, de buceo, de caza… nuestra isla tiene puntos a su favor que son cosas que no pueden comprarse o producirse aun teniendo el billete porque son dones naturales que favorecen el desarrollo del turismo…

  5. Jose y a mi me consta lo que me dicen los propietario de los hostales donde me albergo..Sabe UD que si me hospeda alguien le cierran el negocio si no es uno de aquellos que pagan una licencia y unos taxes altisimos para poder hospedar a turistas extanjeros,siendo yo cubano?..Desde cuando UD no viaja a Cuba?

    1. el impuesto mensual es 35 cuc por habitación disponible… la noche -en mi ciudad que no turística- oscila entre 20 y 25… o sea, con un huésped que se quede dos noches solo en hospedaje, sobra para el impuesto mensual así que si le dicen que el impuesto es altísimo, le están metiendo el pie para justificar precios altos…

      el impuesto de final de año es un impuesto sobre ingresos, algo común en el mundo… también es bueno aclarar algo que queda medio tergiversado en su comentario: si un cubano tiene un amigo extranjero lo puede invitar a su casa sin ningún problema… ok?… lo que es multado es tener ilegal un negocio y no pagar ni licencia ni impuesto sea el negocio de hospedaje o de otra cuestión autorizada…

  6. Yo viajo a Cuba cada 6 meses.
    Tengo familiares y amigos que rentan de forma legal habitaciones y casas a cubanos, no a extranjeros, pues no estan de acuerdo con una serie de duras exigencias que les impone Inmigracion a la hora de contratar extranjeros. No quieren convertirse en informantes y mucho menos de forma gratuita.
    Ahora bien, la ONAT tiene que recaudar impuestos, porque para eso fue creada. No podemos seguir con la cultura de FC que “todo iba libre de impuestos” y con el menor esfuerzo posible. Y si era donado por los paises socialistas de la epoca, mucho mejor. Casi todo nos llegaba sin sacrificio y sin esfuerzo. Eso si,mucho “desvio de recuersos”, que yo le llamo robo al estado. Como buen cristiano que soy, condeno toda forma de robo, aunque sea al estado cubano.
    Yo pago en mi pais el 35% de impuestos, y aun asi, porque la tasa es alta, estoy feliz de poder contribuir a que el tesoro nacional crezca. Con mis impuestos y el de otros millones de contribuyentes, el gobierno paga medicinas y asistencia medica a los que no pueden pagar un seguro de salud, a los desabilitados, a los enfermos, los que no tienen trabajo, alas madres solteras y a los que ganan menos de $10,000 al ano. Tambien, el sistema de Bienestar Social gasta miles de millones de dolares para comida, atraves de tarjetas electronicas al mismo grupo de bajos recursos que arriba mencione.

    Los que votan en Cuba , si creen que la ONAT abusa, deben exigirle a sus diputados que hagan leyes en el parlamento que moderen la voracidad recaudatoria de la ONAT. Si el parlamento es incapaz de escuchar las quejas de los votantes, entonces habra que preguntarse para que sirve votar por politicos ineptos, sordos y mudos.
    Hace unos dias se reunio el parlamento cubano, que ni legisla ni debate: solo aprueba todo lo que le pidan del ejecutivo ( gobierno ) y con votacion unanime, como los corderos. Y fue triste ver que como muchos parlamentarios cargaban contra la pequena empresa privada ( los cuentapropistas ) , que no tienen quien los defienda en el parlamento. Sin embargo, no dijeron ni una palabra de la enorme corrupcion que hay en las empresas estatales: casi todos roban y no pocos aceptan sobornos, lo cual tambien es un acto de corruptela. Algun diputado se atrevio a pedir una investigacion en la aduana de La Habana, donde el billete verde corre por tuberias por debajo de la mesa, of course?. Y las camaras para que sirven?

    1. yo tampoco entiendo el por qué se exige a los dueños de hostales que informen qué extranjeros se quedan en su negocio… tienen que llevar un libro y tienen un tiempo límite -ahora no recuerdo cuál- para llevar el libro a las oficinas de inmigración… y digo que no entiendo por la sencilla razón de que esa persona pasó ya los controles de aduana de entrada a la nación, está autorizado y tiene sus documentos en regla y esa no es función del dueño del negocio y es cierto que es es desgastante porque el plazo no es largo, o sea, no es una vez al mes o algo así… el libro hay que presentarlo con mucha regularidad, claro, eso ellos lo resuelven con un “encargado” que cobre por hacerlo y ya… aún así, le ronca… si yo fuese dueño de un negocio así llevaría ese control para saber quién estuvo en mi casa, pero no para mostrarlo a ninguna autoridad, a no ser por razones de índole criminal, obvio…

  7. La practica mas comun de la corruptela que hay en los hoteles y rent a car es que el carpeta te dice que no hay habitaciones disponibles, entonces sacas un billete verde de $20. y en 3 minutos aparece una habitacion “que estan terminando de limpiar”. jajajajaja. Y en los rent a car sucede lo mismo: por billete, baila hasta el mono y en un dos por tres aparece un carro “que acaba de salir de mantenimiento”. Lamentable que en mi pais este floreciendo la cultura del soborno y que yo crei que solo se daba en Mexico y Venezuela, los paises mas corruptos del Hemisferio Occidental.

  8. Jose:Tomo esas palabras suyas como mia…”para que sirve votar por politicos ineptos, sordos y mudos.
    Hace unos dias se reunio el parlamento cubano, que ni legisla ni debate: solo aprueba todo lo que le pidan del ejecutivo ( gobierno ) y con votacion unanime, como los corderos. Y fue triste ver que como muchos parlamentarios cargaban contra la pequena empresa privada ( los cuentapropistas ) …..En mi opinion,aplicables tambien al tribunal supremo

    1. Este señor, el tal kilo12ycolon, dónde vive, chica? Por dónde ve los reportes de las sesiones de la asamblea de cuba? Por Univisión? Es que este año vi incluso más polémica que otros años. Este señor parece que no vio la misma sesión de la asamblea que yo.

  9. CAMARERO, el objetivo de Inmigracion es convertir al propietario del hostal es un vulgar chivato. Delatar a quien te paga es un acto inmoral y ruin. Nunca le muerdas la mano a quien te da de comer.
    Mis respetos a quien prefiere no ganarse el dinero facil y seguro con la renta a extranjeros, a la incertidumbre de hacerlo a cubanos por poco y en moneda nacional.

    1. jose, disculpa pero no entendí esto: “Mis respetos a quien prefiere no ganarse el dinero facil y seguro con la renta a extranjeros, a la incertidumbre de hacerlo a cubanos por poco y en moneda nacional”… por qué incertidumbre si hay cubanos que tienen negocios de hospedaje en moneda nacional?…

  10. CAMARERO, disculpa la demora en responderte.
    Me explico: la renta a extranjeros produce mas dinero y es mas demandada que alquilar a cubanos y en MN ( moneda naciona) . Como explique arriba, conozco personas que alquilan a cubanos para no tener que presentar el famoso libro ( registro de huespedes ) a Inmigracion. Yo respeto y admiro a las personas que deciden no convertirse en informantes. Me da lo mismo que sea en Cuba como que sea en EE>UU o en la conchinchina. Es repugnante ese pestilente oficio del delator, se haga gratis o por dinero. Da igual..

  11. MATIZO, que los que alquilan a extranjeros y le llevan obedientemente el libro a Inmigracion, estan obligados por una disposicion gubernamental y que no pueden apelar en ninguna instancia judicial. No es que se quieran convertir en informantes porque les guste ese “mal oficio”. Pero tambien hay otros, como las personas que arriba mencione, que decidieron “no pasar por el aro” de Inmigracion y ahora ganan menos rentando a cubanos. Pero estan relajados y felices.

    1. jose… yo te entiendo perfectamente… no es que quieran es que así es por ley… solamente aclaro… y añado: los que llevan hostales cubanos también tienen que llevar un registro de huéspedes… no tienen que llevarlo a inmigración, pero también tienen que llevarlo y es obligatorio también…

  12. CAMARERO, el nivel de pendencierismo y husmeo de las autoridades en la vida ajena es alarmante. No hay privacidad: donde quiera hay una camara oculta o un microfono. Y si no lo hubiera, el propietario del hostal, le contara con lujo de detalles “al Gran Hermano” uniformado lo que vio y que oyo. Menos mal que no vivo en “ese paraiso”.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s