Si la ciudad no va a la montaña

Si la ciudad no va a la montañaLos guajiros del Escambray han aprendido a identificar a los periodistas desde que llegan. Por el deslumbramiento, dicen, porque lo miran todo como si las matas, el café en jícara y los hombres a caballo fueran cosas de otro mundo. “Y apuntan lo que uno les explica en una libretica para que después no se les olvide”, me reprocha Arturo González, uno de los arrieros más viejos de las lomas de Fomento, y a seguidas insiste: “Tal y como usted está haciendo ahora, así mismo”.

Arturo tiene razón: acostumbrada a vivir en la ciudad —para los campesinos, el asfalto—, suelo subir a la montaña en plan conquista, queriendo conocer apenas en un día cada recoveco de un paraje como ese, intrincado y bucólico, al que demoraré en regresar, seguramente.

Lo peor es que se nota en la cara, al punto en que una vecina desenfadada, de esas que allá arriba se dan como las guásimas, me advierte: “Si tú lo que quieres es saber cómo vivimos, yo te aconsejo que la próxima vez no vengas en un carro directo sino por tus propios medios, cogiendo botella desde Trinidad. Ya cuando llegues aquí, te cuento”.

La suya, como la de Arturo, es una lógica aplastante: una cosa es recorrer los más de 20 kilómetros que separan la cabecera municipal de la comunidad de Condado dando brincos por los baches de la carretera, pasarse una jornada mirando el paisaje y entrevistando gente y luego salir rumbo a Sancti Spíritus dejando atrás una estela de polvo; una cosa es decir: qué lindo el campo, y otra muy diferente es quedarse a vivir donde, como dicen sus propios habitantes, el diablo dio las tres voces y nadie lo oyó.

“Aquí se está de maravillas, lo único malo es que las gestiones se nos complican porque todo queda lejos”, resume a su manera Violeta Puentes, una ama de casa que ha oído hablar del Plan Turquino, llega hasta a explicar que es un programa para la atención diferenciada de las comunidades montañosas y de difícil acceso, pero que no sabría decir a ciencia cierta cuánto la favorece.

Además de la cuota diferenciada que reciben por vivir en zonas del llamado Plan Turquino, los montañeses se benefician casi sin percatarse de una política socioeconómica que comenzó oficialmente el 2 de junio de 1987 y cuya pretensión ha sido desde entonces impulsar el desarrollo global de los macizos cubanos, para lo cual atiende varias esferas: desde el punto de vista económico, fomenta los cultivos, en particular el café, el cacao, así como la cría de ganado; para garantizar el cuidado del Medio Ambiente, prioriza la atención a las áreas protegidas y prohíbe el uso masivo de fertilizantes químicos; en lo social, se interesa tanto por las estructuras de salud, educación, la construcción de viviendas y su electrificación, como por la garantía de instituciones culturales y espacios recreativos para mejorar la calidad de vida de los habitantes del lomerío.

1

Así consta en los documentos rectores del programa, que apenas han sufrido modificaciones hasta hoy y cuya actualización más reciente data del 2014, por el Decreto 329 del Consejo de Ministros.

Así consta también en las actas de reuniones de la comisión del Plan Turquino en Sancti Spíritus, una instancia cuyos integrantes —aunque los montañeses en ocasiones no lo crean— se baten a brazo partido por la región, que abarca unos 1 130 kilómetros cuadrados, 64 asentamientos de cuatro municipios (Yaguajay, Fomento, Trinidad y Sancti Spíritus) y poco más de 27 000 habitantes.

Pero que conste en por cuantos y por tantos no garantiza que la prioridad pise efectivamente el surco. Bien lo saben los propios delegados del Poder Popular que, montaña arriba, pierden los pies cayéndole atrás al médico que falta en el consultorio, a los productos liberados que sobran en la cabecera municipal pero no suben las empinadas cuestas o a la pieza que se le rompió al camión y dejó a media comunidad a la deriva en la parada.

2

Y eso que los guajiros no piden mucho. De ello da fe Eugenio Díaz, uno de los delegados del consejo popular de El Pedrero, en Fomento, que ha echado pie en tierra para solucionar demandas históricas de la zona, pero ni así ha conseguido un carro que permanezca de madrugada en Gavilanes, por si las moscas.

“Hace unos años tuvimos una ambulancia —cuenta—, pero con el reordenamiento de Salud se la llevaron y hoy dependemos de que vengan desde el pueblo a buscar los casos de urgencia; ese mismo transporte sirve al resto del municipio, por tanto, si cuando se necesita aquí está en otra comunidad, los enfermos de Gavilanes tienen que esperar o bajar al llano por sus medios”.

La reestructuración de la atención primaria de Salud, que implicó la suspensión del servicio en consultorios y el posterior reacomodo en policlínicos y hospitales rurales, y el cierre de varias escuelas, que obliga a los niños a recorrer largas distancias para recibir las clases, son dos medidas con las que los montañeses no están precisamente conformes.

“Imagínese, no es lo mismo cruzarle la carretera a la niña para que vaya a la escuela, que subirla en la grupa del caballo y tirar cinco o seis kilómetros por el medio del monte —se lamenta Caridad Herrera—. Y de regreso, amarrarse a recoger café”.

Aunque difieren en cuanto a la topografía del terreno —lomas más o menos escabrosas—, en algo sí coinciden las comunidades espirituanas bajo la tutela del Plan Turquino: en las demandas de la gente.

3

Mejoras en los caminos, que con los aguaceros de mayo se ponen intransitables; mayor estabilidad en las ofertas de la red minorista de comercio y gastronomía; flexibilización en la política tributaria para quienes se aventuran al trabajo por cuenta propia en aquellos lares, donde obviamente es menor la demanda; y un larguísimo etcétera de necesidades vienen engrosando la lista de planteamientos de los serranos que, poco a poco, las autoridades gubernamentales han tenido en cuenta.

Para no dejar a la buena de Dios la solución de los problemas —lo que los funcionarios llaman “darles seguimiento”—, el gobierno provincial viene implementando desde el 2014 una estrategia de trabajo que, paralela al Plan Turquino, pretende reanimar las comunidades con el concurso de las empresas, las instituciones y los propios vecinos.

Más de 100 asentamientos rurales —no solo de la montaña— se han beneficiado hasta hoy con esta suerte de cruzada que llega eliminando zonas de bajo voltaje, pintando paredes desconchadas, arreglando desagües tupidos, despabilando el letargo del campo con galas artísticas y que termina, invariablemente, con la opinión de un guajiro inconforme: “Vamos a ver ahora cuándo nos toca la segunda vuelta”.

Semejante expresión de escepticismo se entiende, porque no basta con trazar desde el llano las políticas de desarrollo del lomerío y ajustar presupuestos.

El tratamiento diferenciado hacia estas zonas, también en materia social, no puede quedar en la letra muerta de un decreto, o se corre el riesgo de que los lugareños bajen despavoridos de las serranías “como perro que tumbó la lata”, por más acostumbrados que estén a montar a caballo sin aparejos, a disfrutar del aire filtrado por las ceibas, a salpicar las noches con cuentos de aparecidos y a romper monte a punta de machete.

Todos bajarían menos Alipio Méndez, un campesino de pocas palabras que en 1958 compartió su casa de Manaca Ranzola con las tropas del Che y que hace algún tiempo, ante una pregunta de este equipo de prensa, resumió como nadie el apego al terruño con un argumento tan ingenuo como irrebatible.

¿Y si ahora mismo le buscamos una casita en la ciudad?

“De eso nada; en estas lomas nací y de aquí solo me sacan con los pies por delante”.

4

(Publicado originalmente en Progreso Semanal)

Anuncios

8 comentarios en “Si la ciudad no va a la montaña

  1. Me parece una muy buena entrada, de agradable lectura, aunque su tonito
    sea complaciemte, para mis parametros.
    A proposito del debate, Gi (Je Je Como me llamas Ina, te pago con la misma moneda) relacionado a las cosas buenas que te pierdes por no darte, al ,menos un viajecito por Miami esta la imposibildad de conocer al Inagota- blito. Un chico de 27 annos que , como dijo mi tia, reune lo mejor de ambos padres. Ayer, le telefoneo ya bien tarde en la noche y a la pregunta de “Que haces? responde: “Estoy en el Headquarter de Bernie Sanders de la Florida. Je Je Je Je.

  2. He recorrido muchísimo esas montañas y conozco del esfuerzo y de las necesidades de las personas que habitan allí. También me consta del esfuerzo que se hace con los pocos recursos que tenemos por mejorar las condiciones de vida de esas comunidades, que al cabo de los meses vuelven a estar en la misma situación de antes sobre todo los caminos que se dañan en la época de lluvias y quedan en muchios casos practicamente incomunicados. En los últimos dos años se viene realizando un esfuerzo mayor, sobre todo en los viales del municipio de Trinidad con asafalto incluido. De cualquier forma aunque el esfuerzo no satisface las necesidades de las personas que viven en esos lugares realmente tengo que decir que viven hoy en mejores condiciones que hace 50 años y cuentan con cosas que sus abuelos nunca soñaron. En otros paises de Amérca y del resto del tercer mundo el abandono de las comunidades campesinas y de la montaña es enorme comparándolas con Cuba y muhcas veces de eso casi no se habla, nadie me lo ha contado he recorrido comunidades en Honduras, Guatemala, Nicaragua, Perú y Bolivia, nada que ver con las del Escambray espirituano, aunque por supuesto yo también creo se pueden hacer muchas cosas más. Y algo más Gisselle ¿no vistes algunas de las galas que hizo la universidad en Tunas de zaza y Las Tosas?, las pude ver y te aseguro que desde el punto de vista cultural-recreativo es algo de lo mejor que se ha efectuado en las comunidades del campo espirituano durante muchos años. Te sugiero no te pierdas la próxima pues va y te sorprendes de cuanto lo agradecen los campesinos.

  3. Cada vez que se habla de las penurias y el atraso en que vive el cubano, se recurre como ultimo recurso al panno de lagrimas de hacer referencia a otros paises donde segun estos analistas, viven en otros sitios del Mundo.
    Pero lo que olvidan mencionar estos analistas es el hecho de que ninguna de las comunidades miserables a las que hacen referencia le deben nada a nadie. O en el improbable caso de que deban algo es de dominio publico quienes fueron los ladrones y a quien debe culparse por el robo.
    Sin embargo esos campesinos cubanos asi como el resto del pueblo de a pie, son deudores deun monto gigantesco de dinero que no ha sido pagado por el Estado cubano a bancos mundiales y paises. Como es posible que un pais al que en los ultimos annos se le han condonado (perdonado) deudas de miles de millones de dolares viva tan mal?. Que se hizo con ese dinero que todavia debe el Estado o con que le ha sido exonerado de la deuda?. Lo gastaron esos campesinos que no tiene ni lo mas minimo?. Lo gastaron esos que viven en edificios a punto de derrumbarse?.Lo gastaron esos que afirman que no tiene futuro en cuba y emigran por montones a traves de peligrosas jornadas o travesias suicidas?. No fueron ellos.
    Desgraciadamente nadie ira jamas a reclamarle a los descendientes de los que recibieron los prestamos y gastaron la mayor parte. Los que sufriran el pago de la deuda seran aquellos que jamas en sus vidas han visto un dollar ni en fotografia.
    Creo que eso es lo que debe asombrar a un periodista y dejar las jicaras y los caballos para los que van de turistas.

  4. Estimadisima Gisselle:

    Como la ciudad no va a la montaña, y aun a sabiendas de que
    no solo no soy de los flacuchos de su tipo, sino mas bien, un hombre de cierta edad y que Ud. considera impresentable, arrogante,
    (en eso coincidimos) y sin ningun talento para piropear a una chica, aunque se trate de una belleza sumamente atractiva y estimulante, me arriesgo a formularle una propuesta indecorosa. Ja. Ja

    De mucha menor cuantia, por supuesto, ( rico no soy, ni recibo pagos extras de la USIAS) que la del millonario que seduce a la joven en una pelicula y sin abrigar la malsana idea de recibir retribucion alguna.

    Las probabilidades de que un obsequio mio reciba como pago una sonrisa amable de sus labios que me alegre la jornada son nulas pues no esta en mis proyectos permitir que me carguen el precio abusivo de un pasaporte

    Tampoco planeo hacer alardes del asunto. De hecho , se que mi oferta sera rechazada por estar tratando con una combatiente pionerita repleta de orgullo.

    Me explico:

    Resulta que ultimamente Ud. ocupa una parte relativamente significativa de mis pensamientos. No es amor, Je Je solo una mezcla de afecto y deseos de torturarla, y deleitarla solo por unos dias a sabiendas de su obvia veta masoquista

    Especialmente, recordando lo que usted se esta perdiendo con su fanatismo, la evoco cuando uso a manera de Shampoo un jabon liquido de Palmolive que es una caricia para la piel y una especie de terapia de olor.

    En fin. Tanta descarga se resume en que si envias a mi correo electronico la manera de enviarte un frasco de ese Shampoo, con olor a frutas tan exoticas como su adorable personita, me comprometo formalmente a hacerselo llegar.

    Saludos.

    1. Llegado este punto de nuestra tormentosa “relación”, inagotable, no hay shampoo de esencias que lo salve. Acabo de percatarme con este comentario suyo, que en otra época hubiera provocado una arenga de mi parte pero que ahora, le confieso, ni siquiera consigue enervarme. Envíeselo a Pocahontas, que ese pelo negro y largo hasta la cintura debe consumir mucho producto de la industria cosmética. Un saludito, así, ligero y simplón como su comentario.

  5. Responde Gisselle:

    Llegado este punto de nuestra tormentosa “relación”, inagotable, no hay shampoo de esencias que lo salve.
    ——————-
    Ja Ja Ja Ja. Gisselita, mi yija. No se como te las arreglas para hacerme reir pero lo logras a pesar de que eres muy predecible. Era obvia una negativa tuya. Una chica normal aceptaria un presente, De hecho, una joven (una cliente) que suele ofrecerme una tacita de cafe, me recibio unos chocolates relaivamente caros, (Aunque admito que luego me diera calabazas aduciendo que no podia aceptar mi invitacion a salir por ser casada. Ja Ja Ja (Debi haberle dicho que yo tambien lo era)

    Otra mujer, no tan joven, a pesar de darme tratamiento de “amor” vida mia” y de haber tenido algun contacto fisico, tampoco acepto mi invitacion a salir. Pero siendo camarera sigue aceptandome propinas.

    Por ultimo, en la retahila de mis fracasos, anotame otra chica, que incluso me acaricio dos veces, sonriendo declino dos pedidos mios a darme su numero de telefono : “!Con lo celoso que es mi marido! rechazo mis pretenciones con una de sus carcajadas. Yo tambien decline su oferta de darme un dulce pues : “Cuando me enamoro- dije- pierdo el apetito”
    ——————————–
    Dices:
    Envíeselo a Pocahontas, que ese pelo negro y largo hasta la cintura debe consumir mucho producto de la industria cosmética.
    ————-
    Para que no sientas tantos celos, te repito que a la Poca he dejado de verla. La colombiana desaparecio la tarjeta de negocios que mantenia en mi billetera. Y, probablemente, esa joven haya caido en la reciente redada policial de Hialleah.

    Por ultimo. Tu negativa a aceptar un presente solo en prueba de amistad
    que pudieras facilmente considerar en reciprocidad por la manera como disfruto de tu talento narrativo. era, como te dije, de esperar porque ya se que quieres ser como el Che. Je, Je, En lugar de un paquetito con un
    delicioso frasco de Shampoo o de la ristra de ajos que te he prometido en el caso muy muy improbable de que viaje a la isla, te podria ofrecer un steack de carne de caballo descompuesta como la que se dispara el Che y su guerrilla, para que te acerques aun mas al proposito de ser como aquel heroico guerrero.

    Era de esperar ti negativa,

    Sobre todo porque como ves en lo que ahora te narro, estoy pasando
    por una racha mala.

    Je Je. Saluditos.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s