Una película de ficción

La primera mentira que dijiste en tu vida fue aquella de “coppelia: kiosco grande para vender helado”. Lo tienes claro porque tu madre se ha encargado de recordártelo cada vez que te sorprende medio gaga, intentando ensartar excusas para no preocuparla. Pero ella, que te conoce como nadie porque te parió, te mira con una ceja arqueada y te desarma con su clásico: “¿Me vas … Continúa leyendo Una película de ficción

Sueño de país

No hay que darle tantas vueltas: el tabloide que está siendo sometido a consulta popular desde el pasado 15 de junio y hasta el 20 de septiembre con dos textos emanados del VII Congreso del Partido es un documento denso. Denso y difícil de comprender para un ciudadano no avezado en abstracciones y estrategias. La suerte, al menos para mí, es el glosario que le … Continúa leyendo Sueño de país

El cuento de Bonilla

Para Dayamis y Brito, que lo vivieron en tiempo real. Para Castellanos, donde quiera que esté. Bonilla se llamaba el hombre, y era un negro alto y corpulento al que habían escogido como delegado en Corina para que toreara los problemas de la comunidad. Y al parecer habían escogido bien, porque cuando llegué dando tumbos a aquel paraje medio perdido en el monte de Fomento … Continúa leyendo El cuento de Bonilla

Orden por cuenta propia

En una caja de zapatos Maritza González conserva religiosamente los comprobantes de todo lo que adquiere: aceite de oliva, carne de res, cajas de pollo, langosta, condimentos, servilletas, papel sanitario, menaje de cocina… “Por guardar, guardo hasta los bonos de recarga de mi cuenta de Internet”, se defiende como gata boca arriba mientras enseña la caja repleta de tickets, esa especie de alcancía donde va … Continúa leyendo Orden por cuenta propia

Hay patentes y patentes

Apenas unos meses antes de que Cuba abriera las talanqueras para la iniciativa privada, un proceso al que se le dio el eufemístico nombre de “flexibilización del trabajo por cuenta propia”; apenas unos meses antes de tal parteaguas andaba yo presumiendo de haber entrevistado a un desmochador de palmas. Reinaldo Lorenzo Rodríguez Castellanos se llama. O se llamaba, no sé bien, porque aquel guajiro de … Continúa leyendo Hay patentes y patentes