El quinquenio de Cuba profunda

el-quinquenio-de-cuba-profundaCreía yo que sería cuestión de coser y cantar esto de alimentar un blog una vez por semana. Creía yo que tendría siempre sobre qué escribir —controversial y desconcertante como es la realidad cubana— y, sobre todo, tiempo y ganas para hacerlo. En cinco años, no obstante, me han sobrado oportunidades para poner los pies sobre la tierra.

Sigo creyendo, eso sí, lo que publiqué a modo de editorial en aquel septiembre de 2011: “Hay demasiada hojarasca, demasiada información insulsa en Internet, al punto de exacerbar mi ya de por sí exacerbado escepticismo. Sin embargo, me confieso en deuda con la red de redes precisamente por haber despabilado en mí esa capacidad de dudar, de poner en tela de juicio todo, o casi todo, que no es lo mismo, como se sabe, pero es igual.

“Así que de pronto me encuentro tirando esta botella al mar de los gigabytes, intentando mantener a flote un blog similar a otros miles que se erigen en esa suerte de trinchera para la libertad de expresión.

“Ni siquiera sabría explicar exactamente de qué vamos, tampoco lo creo necesario: hay misterios indefinibles, como las metáforas o la poesía. Tal vez de eso es que vamos, en busca del misterio”.

Aquella especie de búsqueda experimental que comenzó siendo eminentemente catártica, fue transfigurándose cuando percibí la dosis de responsabilidad que había contraído por mi libre y espontánea voluntad para con lectores que, en su mayoría, ni siquiera conozco y que esperan algo más que un diálogo con mi ombligo. Para diálogos con el ombligo ya hay espacios de sobra, digitales y analógicos.

De manera que empecé a moderar las catarsis al punto de que, actualmente, mido con lienza los asuntos que llevo al blog, lo cual no quiere decir en modo alguno que no publique de vez en cuando materiales salidos al calor de un exabrupto, sin dejar sedimentar las emociones. De hecho, son esos, los viscerales, los textos que prefiero.

Tanto la selección del tema como el tono en que escribo para el blog obedecen a lógicas independientes de mi trabajo para Escambray. Intento, al menos, mantener esa independencia; la defiendo. Por tanto, la idea de “poder” publicar sobre determinados temas álgidos, algo tan debatido por la comunidad cubana de blogs, no me quita demasiado el sueño.

La prueba es que no pocos de los posts que subo a Cuba profunda terminan siendo reproducidos en las ediciones impresa y digital del medio, con lo cual pueden ser leídos por el espirituano de a pie, ese que no tiene ni idea de la pluralidad de enfoques y criterios que aparecen hoy en las plataformas virtuales; o que la tiene, pero solo vagamente, porque los 50 pesos que cuesta la hora de conexión a Internet los dedica a las salvadoras videollamadas.

Mis amigos lo saben: asumo el blog con una devoción casi sacerdotal, pero lo disfruto en la misma medida. El ejercicio diario de abrir el panel de administración, ver las barras de visitas creciendo y los comentarios de los lectores, que multiplican exponencialmente las lecturas del post; esa sensación de autonomía, de estar construyendo mi propia política editorial es, sin dudas, lo que más le agradezco a estas arenas movedizas —y al parecer cada día más escasas— de la blogosfera.

cuba-profunda-los-cinco-primeros-anos

Lo más comentado en cinco años, según las estadísticas del blog

1. Sueño de país (160 comentarios): “Más allá de los 581 párrafos metódicamente enumerados y de las reuniones de debate a posteriori que transcurrirán en pleno período estival, el proceso de discusión de los documentos calificará como exitoso si a la postre cada ciudadano —militante del Partido o no— hace coincidir ese sueño de país con su proyecto personal de vida”.

2. La batalla retórica (64 comentarios): “Convengamos en un punto: nuestra retórica es precaria. Y no lo digo porque hayamos tenido a Obama luciéndose por La Habana y robándole el show a Pánfilo con naturalidad, como si fuese un cubano del montón. No lo digo por eso —aunque llegado este punto es imposible eludir la comparación—, sino por el exceso de frases hechas, clichés de barricada y obsolescencia argumental que oigo casi a diario y que terminan minando los discursos que deberían emocionarnos”.

3. El oro de Motembo (56 comentarios): “Acostumbrado a los barriles de crudo que atragantan las refinerías insulares y a depender de la importación para garantizar la generación eléctrica, el país se enfrentaría ahora a un dilema inédito: ¿qué hacer con semejante hallazgo? ¿Cómo conseguir que termine oxigenando la economía nacional y no agarrándola por el cuello?”.

4. La Patria a menor escala (46 comentarios): “Lo que ha sobrado, a no dudarlo, es alharaca entre dos aceras que, muy a pesar del 17D, siguen exhibiendo sus diferencias irreconciliables: de un lado, quienes le endilgan toda la responsabilidad al gobierno de la isla y han llegado a encasquetarle a los balseros en tierra firme el epíteto de refugiados; de otro, los que siguen en sus trece, culpando a Estados Unidos por la insostenible Ley de Ajuste Cubano; una legislación que, ante la remota posibilidad de que sea derogada, ha provocado esa especie de cuello de botella que hoy sacude a Centroamérica”.

5. Miedo a perder (44 comentarios): “Aún entonces, cuando ya el descalabro fuera evidente, cuando no quedara sino lamentar lo perdido -el oro de Beijing y hasta el prestigio-, le quedaría el consuelo de haber estirado la cuerda más allá de lo humanamente soportable, de haberse aferrado hasta el final, una sensación de triunfo espiritual de la que ahora mismo Dayron, el pobre, no tiene ni idea”.

Los cinco mejores textos, según encuesta de Cuba profunda en redes sociales

A prensa fría: “(…) ni siquiera lamento los vacíos informativos de nuestra prensa -que también duelen- sino su riguroso ascetismo y su exceso de contención”.

La batalla retórica: “Llamar a los fenómenos por su nombre podría ser un primer paso. Al pan, pan, y al vino, vino, como dicen en mi barrio”.

Botar el sofá: “(…) lo terrible no era la pérdida del sofá -un mueble más, un mueble menos-, sino la impotencia ciega que experimentas al advertir que se ha pasado olímpicamente por sobre la necesidad popular”.

El excelente estado de las relaciones bilaterales: “Puedo entender casi todo, excepto en qué benefician estas tertulias al ciudadano de a pie si luego los medios, siguiendo el guion establecido, apenas aluden en sus reportes al excelente estado de las relaciones bilaterales”.

En la encrucijada: “De la efervescencia de los primeros años -que coincidió, por supuesto, con todas nuestras efervescencias- aún queda el recuerdo, magnificado por la nostalgia”.

Anuncios

12 comentarios en “El quinquenio de Cuba profunda

  1. Suerte la mía de leerte, Gisse, y de conocerte, y de tenerte conmigo. Gracias por enseñarnos a soñar desde tu Cuba profunda desde aquel miércoles en que vio la luz “Credo”. Gracias por demostrarnos que el Periodismo no es letra muerta, que vale la pena lanzarse… Y que se puede hacer camino en esta Isla nuestra de cada día por convulsos que sean los mares.
    ♪Felicidades, Cuba profunda, en tu día♪
    Te quiero, mi musa…

  2. Primero lo primero, que es felicitar a la bloguera por estos primeros 5 aÑos de Cuba Profunda. Ojala y podamos seguir disfrutando sus articulos cada Miercoles por los proximos aÑos. Enhorabuena, Gisselle!!!!!
    Mi post favorito ha sido BOTAR EL SOFA. Irrepetible, valiente, lleno de matices, de ironias y de verdades. La brillante pluma de la bloguera se lucio en este post.

  3. Olvide decir que despues de leer detenidamente cada uno de los 27 comentarios que produjo BOTAR EL SOFA ( Julio 25, 2012 ) hubo unanimidad en los comentarios. Los falangistas se quedaron dormidos o no tenian argumentos para disparar, como suelen hacer en los post semanales de CP. No me gusta la unanimidad, la misma que usa el Parlamento de Cuba para aprobarlo todo, sin abstenciones ni votos en contra. Prefiero la diversidad de criterios, aun cuando choque frontalmente con ellos. Ahi es donde se pone a prueba la tolerancia, que es el debido respeto al derecho ajeno.

  4. Gisse, gracias por todos los post que compartes cada semana, te confieso no lo conocía, hasta hoy, que veo ttanto sentido en tan cortas palabras. Mucho talento, simpatía e inquietudes, no solo tuyas, de todos los que vivimos en Cuba profunda. Un placer ser tu compañera de trabajo.

  5. Gisselle, leer tus posts son un bálsamo, incluso los más difíciles , una crema para untar en la llaga del hambre por relatos de esa Cuba que tantos queremos. Felicidades y que sigas cumpliendo muchos más. No pares sigue, sigue.. Saludos colega…

  6. Te leo y leeré siempre, aun siendo cenizas. Sigue con tu Cuba profunda y no desmalles.Si aparecen muros bien sabes cómo sortearlos; quizás, cabalgando sobre ellos o cavando más profundo que tu Cuba…

  7. Muchas felicidades, eres además de una periodista talentosa e inteligente, alguien que ha sabido ganarse el respeto de la genta, eres muy popular y eso en el periodismo que se hace en Cuba no se ve todos los días. Recuerda siempre que hay mucha gente esperando por tus posts.

  8. Hola Gisselle,

    Es un buen blog Y fuera mucho mejor si de ves en cuando te indignaras conmigo, cmo solias hacer, y me cantaras las cuarenta,

    Eso a mi, me alegraba el dia. Recuerda que varios de tus fieles
    lectotres se ponian, tambien, muy contentos

    Felicidades.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s