Deseándoles un feliz viaje

Llámenme exagerada, tremendista si quieren, pero pocos sitios hay en Cuba más desesperantes que una terminal de ómnibus. O sí, existen: las terminales de ómnibus en agosto.

Debe ser el calor, que se condensa en gotas de grasa que bajan, plomizas, por la espalda; o el aumento exponencial de viajeros durante las vacaciones de verano. Debe ser una mezcla de ambos. Una mezcla que agobia, sobre todo si uno pertenece a esa especie desafortunada de los que no conocen a funcionarios de terminal, despachadores de boletines, llamadores de lista de espera, cuidadoras de baños…

Porque una terminal de EON —la Empresa de Ómnibus Nacionales que antes respondía al musical nombre de Astro— es una terminal de EON esté en Pinar del Río, Sancti Spíritus o Guantánamo. Las mismas colas de mañanas redondas para sacar pasajes con tres meses de antelación, las mismas listas de espera cuando necesitas viajar de un día para otro, los mismos subterfugios para “resolver” cuando estás apurado y te puedes dar el lujo de pagar sones por la izquierda.

Porque en una terminal de EON, esté en Pinar del Río, Sancti Spíritus o Guantánamo, se dan cuadros más surrealistas que los relojes derretidos de Dalí, estampas en las que conviven personajes y situaciones que parecieran sacados de la ficción.

(Que conste: los ejemplos son aleatorios y admiten variaciones regionales.)

  • La sala de espera, diseñada para aire acondicionado, con las ventanas de cristal abiertas porque los equipos de climatización ya se han roto o están en modo “ahorro a rajatabla”.
  • La voz aparentemente tomada de la señora que recita, aburrida como está de recitarlo, el parlamento aprobado: “La Empresa de Ómnibus Nacionales se complace en anunciarles su próxima salida”. A continuación, ofrece detalles de la ruta y termina, mal uso del gerundio mediante, “deseándoles un feliz viaje”.
  • El sesentón que llega con una caja y un maletín y un nieto guindando de una mano sin tener idea de la kilométrica fila que debe hacer para anotarse en la lista de espera; un sesentón que, si no anda liviano, puede que duerma con la caja bajo un pie y el nieto acostado sobre la maleta.
  • Tres o cuatro carteristas que ejercen públicamente su oficio y bien pudieran sacar licencia y hasta pagar impuestos en dependencia de la recaudación diaria.
  • La parejita de adolescentes, tan enternecidos en sus arrumacos en una esquina que no oyen cuando los llaman por sus nombres en la lista de espera y luego vienen corriendo, pidiendo permiso y dejando muerta de la envidia a media terminal.
  • La familia precavida que compró los pasajes con tiempo suficiente para matar un burro a pellizcos, alquiló dos bicitaxis para llegar a la hora exacta y desde que se sienta en la guagua comienza a preocuparse por si se roban los maletines que van, unos sobre otros, en la barriga de ese armatoste metálico.
  • El funcionario de perfecto uniforme, infranqueable como la muralla china, que no autoriza ni a Dios si se aparece cinco minutos después de la hora de rectificar el boletín, y le resuelve solícito a sus “puntos” habituales. El típico funcionario extremista a discreción.
  • La mujer que te pregunta si el asiento al lado tuyo está ocupado y en cinco minutos te cuenta su vida, las peripecias de sus andanzas por las terminales de Oriente y, como si fuera poco, te abruma con una verdad que tú venías sospechando pero que ella te confirma, lapidaria: “No, mima, no te obstines, coge calma, que en esta lista de espera hay gente anotada desde ayer”.
Anuncios

12 comentarios en “Deseándoles un feliz viaje

  1. Varios puntos que acota la bloguera son interesantes, y me dejaron pensando. Mientras en los paises “capitalistas”, “imperialistas” y “explotadores”, el bus interurbano ya casi esta dejando de existir (siendo reemplazado por el avión.. por el ahorro de tiempo), en cuba siguen las “listas de espera”. Tengo que recurrir un poco a la imaginación para imaginar a la familia que “alquiló 2 bicitaxis”. Y me trae a la memoria una película, protagonizada por el gran actor que es Vladimir Cruz, donde los pasajeros hasta tenían que arreglar un viejo bus destartalado (rodada en el año 2000.. hace 17 años…). Como siempre , en Cuba, “el cuartico esta igualico”. Y los caminantes blancos ya atravesaron el muro …..

    1. Y Usted no es cubana, eh? Seguro que ahora vive en el Primer Mundo y se ol,vidó del Tercero, ha, esta es nuestra realidad, que se sufre, pero se goza

      1. Creo que Mauchi es hombre aunque a mi también me causó duda, pero no me respondió. Supongo que Mauricio. Ese dragón invasor que atravesó el muro no se atrevería a venir a Cuba. ¡Tu sabes como se vendería la carne de dragón en el mercado negro!

        1. Lucía…importa donde viva? Como me llame? De que sexo soy? Ud. siga “gozando” su Cubita… los tainos también gozaban…hasta que llegaron los conquistadores…No se puede tapar el sol con un dedo…Ni mentirle a todo un pueblo durante 100 años…

  2. Prima, tristemente protagonista de esta historia… por suerte se pasa tan bien en Sancti Spiritus que ni la peor de las terminales te puede chivar las vacaciones!!!

  3. La bloguera ha ilustrado con humor e ironia gallega la dura realidad de las terminales de omnibus en el pais.
    El desastre nacional de las empresas estatales que siempre se quedan cortas y jamas llenan las expectativas ni la demanda. He viajado en autobus por las carreteras de Republica Dominicana, que es un pais muy, pero muy pobre, que hasta la miseria asoma su fea cara por cualquier recorrido que uno haga desde la capital. En Cuba hay escacez y pobreza en muchos lugares, pero no he visto la miseria de Dominicana. Pero cuando he llegado a la terminal, lo que sobran son autobuses, minibuses y furgones de 8 a 10 pasajeros. Ah, la diferencia con Cuba es que el transporte dominicano es privado y en Cuba es estatal, que empezando por inepto el ministro del ramo y terminando por el presunto corrupto director de las terminal municipal o provincial, a nadie le importa un ca……si la lista de espera es de 3 dias o si llega al parque de la ciudad. Jamas, mientras el transporte sea del estado, se acabaran las colas, la lista de espera y los sobornos “por la izquierda” para conseguir un pasaje en 5 minutos. MI familia me cuenta que de La Habana a Sta Clara y viceversa, el pago por debajo de la mesa es de $10. y el asiento aparece como por artes de magia. Y de La Habana a Oriente y viceversa, “la mordida” es de $20. Y todavia hay muchos que defienden en transporte estatal frente a los privados. Perdonalos Dios mio, que no saben lo que dicen.
    EL Ministro de Transporte tiene un automovil proporciodado por el estado, con chofer y gasolina no racionada. Y el director de una terminal de omnibus, no tiene que hacer cola, ni apuntarse en la lista de espera cuando va a viajar.
    Ahora vendran los que justifican el desastre del transporte y diran “que la carencia de transporte se debe al embargo de USA”, olvidando que Cuba comercia con China, que le fia las guaguas Yutong a 30 años al 2% de interes.

    1. El transporte es pésimo, la funcionabilidad de las terminales de ómnibus es un desastre, las carreteras un horror, pero el transporte privado encarece demasiado los precios, si se les topara el precio, o se les facilitara combustible y piezas de repuesto… en fin, pero es más aceptable decir y reconocer que somos un desastre en el transporte a escuchar que todos en el mundo usan aviones y que somos los únicos que usamos ómnibus, como alguien expresara anteriormente en el debate. Yo diría que el transporte y la comida son hoy mismo, lo más difícil en esta Cuba más que profunda, superficial

  4. Lucia, expliquese mejor: que se sufre y que se goza? Una cola de 4 horas para comprar un boleto a La Habana ? O una lista de espera de 2 dias, como le sucedio a mi prima Niurka, que tuvo que dormir en la terminal 2 noches, porque no podia pagar los $20. por persona que le pidieron ” por la izquierda” por un asiento a Oriente. Si se puede gozar por este tipo de experiencia amarga, pues algunos cubanos son masoquistas, creame. O soy yo, que estoy mal interpretando las cosas ?
    Es el modelo economico el que no funciona y no va a funcionar jamas por muchos experimentos que hagan y por muchos burocratas que prometan villas y castillas. Privaticen el transporte y veran que se acaban las colas , la lista de espera y los sobornos, como en Dominicana, que a pesar que es mas pobre que Cuba, funcionan mejor las cosas, porque el estado no mete las narices en asuntos de economia.

    1. No, lo que me causa hilaridad es escuchar a alguien en est post, y a quien le contesté, Mauchi34, “que todo hoy usan aviones mientras nosotros usamos ómnibus”. Y de anécdotas de pasajeros no me hable, que viajo por toda la isla y tengo historias para contar. Pero con esa misma vehemencia que me increpa podía hacerlo con el jefe de turno, administrador de una terminal, vendedor o revendedor de pasajes y hasta contra el chofer, porque quedarnos callados y de brazos caídos no será la solución. De modo que José, o se muda a Dominicana o entra por el aro, porque usted solito no va a arreglar el asunto. Al menos la Giso escribió esta excelente crónica, Ud que ha hecho?

  5. Que recuerdos, cuando iba para la Coubre la noche anterior para irme al otro día. La constante tensión por si alguien pasa y te arrebata la mochila de las manos, y los cabezazos que daba cuando no aguantaba el sueño. Para no dormirme yo ponía un audiobook a reproducir, “los pilares de la Tierra”. Creo que duré 5 años para terminar ese audiobook. El mal uso del gerundio mediante, “deseándoles un feliz viaje” creo que lo enseñan en la escuela que pasan las que recitan. Ahorita lo aceptan en la Rae.

  6. “Se sufre pero se goza”. Con esa norma de vida seguiran pasando de Guatemala a Guatapeor a pasos agigantados como de costumbre.
    Ni cuenta se dan de que cada vez estan mas mal. Yo me acuerdo de que cuando iba de vacaciones a provincias sacaba pasaje y me iba en una Colmillo Blanco (asi les llamaban entonces a las comodas y refrigeradas guaguas interprovinciales de fabricacion japonesa ) sin problemas. Sacaba el turno y ya. Podian haber problemas pero no era la odisea que se cuenta en la historia ni en los comentarios. Nunca se me ocurrio que” alguien podia pasar y arrancarme la mochila “como dice un comentarista.
    Se sufre y se goza. Lo que no se hace ni jugando es llamar a las cosas por su nombre. O por sus nombres. No veo escrita ni de juego palabras como fracaso, empeoramiento, deterioro, desesperanza. Y por supuesto muchisimo menos dictadura, desprecio por la poblacion, monarquia, castas, sueldos de miseria.
    Dentro de diez annos lo que tiene hoy les parecera un paraiso comparado con lo que tendran para ese entonces. Sigan gozando.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s