El vecino de los bajos

—A ver, ¿quién va a cortar la cinta junto con el presidente?

La pregunta revoloteó entre las 20 familias que se habían reunido aquel mediodía frente al edificio nuevo.

Ya llevaban rato descubriéndose mutuamente, entablando diálogos al estilo “¿ustedes también van a vivir aquí?”, preguntándose qué apartamento sería el de cada uno, cuando llegaron las autoridades municipales para ponerle punto final a la espera: aquel inmueble de cinco pisos, dos pasos de escalera y un incipiente jardín les estaba siendo entregado oficialmente.

Una vez concluidas las formalidades elementales —las emociones por tanto tiempo contenidas, el funcionario de la Vivienda leyendo la cartilla de “esto se puede hacer, esto no se puede hacer”, los discursos de rigor—, llegó el momento de cortar lo que parecía una cinta y en realidad era una estrecha franja de papel.

—A ver, si ya casi se conocen, seleccionen quién va a representarlos para dejar inaugurado el edificio.

La indicación picó por un segundo entre el combatiente jubilado, la muchacha de 18 años que hasta ayer vivía en el Hogar de niños sin amparo familiar, la madre del pequeño con una enfermedad crónica, la doctora que salió de la guardia directamente a recoger la llave…

Picó y cayó, finalmente, en el matrimonio que, con una hija al borde mismo de la adolescencia, recibió la bendición providencial de unas trillizas y, en cumplimiento de las políticas del Estado para estimular la natalidad, un techo para criarlas como Dios manda.

Entre los futuros propietarios expectantes, alguien vociferó en plan el-que-empuja-no-se-da-golpes: “Que corte la cinta el padre de las trillizas, que ese hombre es un héroe”. Y el resto del grupo apoyó la propuesta con una cerrada ovación.

El padre de las trillizas cortó tímidamente la cinta; no la madre, que cargó el peso triplicado en su panza, que asistió a las consultas semanales y resistió el ingreso con estoicismo militante; no la madre, sino su esposo, un guajiro cándido que manipuló la tijera como quien apura un trago de ron, sin imaginar que en aquel acto disciplinado pudiera estar validando antiquísimas concepciones patriarcales. Lo de él era cortar la cinta para salir del paso y entrar a su casa de una buena vez.

El padre de las trillizas, ese guajiro buena gente que está sobrecumpliendo con Murillo, es desde entonces mi vecino de los bajos.

Anuncios

13 comentarios en “El vecino de los bajos

  1. Al guajiro buena gente
    A su mujer paridora
    Al combatiente retirado
    A la muchachita huerfana
    A la mama y al ninno enfermito
    A la doctora.
    Al resto de los inquilinos.

    Deben agradecer eternamante a “la revolucion” que les ha otorgado una vivienda

    1. el eterno agradecimiento a un sistema que no te deja hacer nada por tu cuenta para de esa manera cuando algo te sea dado “gratuitamente” este de por vida, inmisericordemente, eternamente agradecido de todo agradecimiento, de manera incondicional. por eso hay que hacer a todos pobres y no dejar que puedan lograr nada por su cuenta, sino se pierde el agradecimiento de que todo lo que somos se lo debemos a………. no nos curaremos jamas de este mal eterno.

  2. Felicidadeeeeesssss. Bien merecida esa vivienda que se tardó en el tiempo. ¿Y qué harás, lejos de El Undoso de Plácido. Ahora a… ¡parirrrrr! Trillizos, no.

  3. Positivo descubrir un espacio de debate abierto. Espero que haber recibido un importante estimulo,
    no lleve a la administradora de Cubaprofunda a censurar comentarios divesos,

  4. Positivo descubrir un espacio de debate abierto. Espero que haber recibido un importante estimulo,
    no lleve a la administradora de Cubaprofunda a censurar comentarios divesos

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s