Érase una vez el guajiro

La puerta se abrió con el primer puntapié: “Te lo dije, Elisa, teníamos que haberla hecho más fuerte”, expresaría luego Lorenzo, reconstruyendo paso a paso la escena que acababa de vivir. Cuando vio a los guardias rurales escopeta en mano solo atinó a recoger los bultos, a los muchachos, y a echar una última hojeada a su bohío.

De tablas de palma mal pulida y techada con guano, la vivienda apenas se mantenía erguida. Afuera, el cobertizo con los horcones forrados de láminas de metal, “para que las ratas no me manoseen los granos”; la casa de cebar los puercos, la de secar el tabaco y la letrina, lejos de las habitaciones principales.

Era poco, pero allí había vivido siempre. En esas mismas arboledas conquistó a piedrecitas a la guajira más linda de la zona, y por esos lares todos lo conocían como Lorenzo Acaba Mundos, en alusión a lo que era capaz de hacer con un machete afilado. Eso sí, no había guateque ni velorio que se le escaparan.

Sin embargo, en aquel invierno de 1957 se las vio negras. “Pensé que estaba perdido, con tres chiquillos arreguinda’os de la madre y ni un centavo pa’ comer. Oiga, esos malos ratos no se olvidan”, dice el antiguo veguero que hoy se deja cuidar por sus hijos.

Como Lorenzo, cientos de campesinos espirituanos rememoran tiempos de antaño con una mezcla de amargura y nostalgia. Las condiciones de vida han cambiado y, con ellas, el imaginario de los vecinos del monte.

El progreso se cuela por los intersticios del campo para echar por tierra el eterno enfrentamiento entre civilización y barbarie. Más allá de renovadores a ultranza y tradicionalistas acérrimos, la realidad montuna de hoy impone nuevos retos.

HURGANDO MONTE ADENTRO

Los orígenes del campesino cubano se remontan a los años iniciales de la conquista. En su afán por ocupar la ínsula, España distribuyó los terrenos recién descubiertos a aquellos súbditos que se establecieran definitivamente aquí.

Tan antigua como las villas de Sancti Spíritus y Trinidad resulta la presencia campesina por estos predios. Los primeros habitantes de la región desarrollaron la agricultura de subsistencia para soportar los rigores de una isla apenas explorada.

Desde aquellos años y hasta hoy, pasando por la fuerte presencia canaria en los montes de Cabaiguán y Zaza del Medio, la provincia espirituana se enorgullece de su tradición guajira. Actualmente habitan en las áreas campestres más de 130 000 personas, lo que representa el 30,14 por ciento de su población total.

Todo puede faltar en casa, menos el buchito matutino de café. La ropa del laboreo, el sombrero y las botas resultarán imprescindibles para la jornada diaria, para la poda, el deshije o la recolección del grano rojo.

No pocas mujeres han dejado atrás los convencionalismos pasados que las ataban a sus hogares, y laboran la tierra, imparten clases o desempeñan cargos administrativos. Policlínicos, nuevas tecnologías para la Salud y la Educación, paneles solares y equipos electrodomésticos han aliviado las carencias de estas regiones.

Acaso por los numerosos cambios en las rutinas cotidianas, el guajiro de estos tiempos se ha ido transformando a la par de sus condiciones materiales. Sigue necesitando del machete, de las botas mal curtidas, del sombrero para protegerse del sol. Sin embargo, algunas tradiciones culturales han debilitado su arraigo.

EN BUSCA DEL GUATEQUE PERDIDO

Término polisémico per se, se entiende por tradición al conjunto de doctrinas, creencias, ritos, costumbres… conservadas en un pueblo por transmisión de padres a hijos. De raíces hispánicas por el fuerte componente étnico español, pero bien aplatanadas en la isla, las tradiciones guajiras abarcan todos los ámbitos de la creación artística popular y hasta el mismo quehacer diario.

Algunas obras literarias cubanas del siglo XIX ya se hacían eco de las fiestas montunas. Desde entonces los guateques devinieron celebraciones por excelencia del campesinado cubano en las que el tres, el laúd, el güiro y la guitarra servían de base rítmica para las tonadas, de inspiración para bailadores.

La recogida de una abundante cosecha o algún aniversario familiar constituían pretextos para el clásico jolgorio del puerco asado en púa, tostones, frijoles negros, arroz blanco, cerveza y ron. Mas, aquellos bríos festivos que otrora caracterizaron al campesino espirituano han sido desplazados por formas de distracción más a la usanza urbana.

En el Museo Etnográfico de Cabaiguán, única institución del país que atesora la cultura material y espiritual del montuno, se advierten síntomas de desencanto. De acuerdo con los especialistas del lugar, los guateques no aglutinan ya a tantas personas como antes; lamentablemente esa costumbre está decayendo.

En ocasiones no escasean las ganas, sino algunos instrumentos musicales. El facilismo ha hecho mella en guardarrayas y trillos: con el pretexto de que a la juventud le satisface más la música grabada, hoy no se conciben las actividades recreativas sin canciones de moda y altos decibeles.

Tampoco se trata de darle la espalda a la contemporaneidad, ni de enquistar a los guajiros en las marismas de antaño por el mero hecho de preservar intacto el folclor de nuestros campos. Eso sería tan imposible como desacertado.

Sin embargo, ha de hallarse el equilibrio preciso entre las corrientes renovadoras que exportan las urbes y el patrimonio intangible aún vivo en los montes, para que los juegos de velorio, las parrandas, el rodeo y tantas otras manifestaciones autóctonas no sean apenas un recuerdo de lo que una vez fuera la composición étnica del cubano.

Anuncios

14 comentarios en “Érase una vez el guajiro

  1. Bueno Gisselle.
    Hablas del desalojo. Mal del regimen anterior. ..pero me quede esperando tu evaluacion sobre el nivel de vida de hoy en el campo. Todo no debe, me imagino ser color de rosa

  2. En los campos de la provincia de Santi Spiritus , especialmente en Cabaiguan, hay mucho tabaco sembrado. Ahora lo trabajan los hijos y nietos de aquellos isleÑos que emigraron al terminar la Guerra Civil de EspaÑa en 1939. Es un trabajo duro, pero produce buen dinero, aunque sea en MN, me dice la familia de mi esposa, que es de esos campos.
    Hay pocos incentivos, excepto en el cultivo del tabaco, para revertir la emigracion del campo hacia la ciudad por el abandono a que ha sido sometida la vida rural durante decadas. Para revertir esa sangria de jovenes hacia las ciudades, el gobierno tendria que buscar nuevas politicas de incentivos, porque con las actuales no se motiva a regresar. Y el dia que esos que hoy se curten la piel trabajando de sol a sol en los campos decidan retirarse por edad o por frustracion, no habra quien cultive vegetales y hortaliza, ni quien recoja frutas, entonces habra que importar, algo que nunca se debe hacer, porque la tierra de Cuba es muy generosa y fertil. La pelota esta en el tejado de los burocratas, que no siempre reaccionan a tiempo.

  3. ?Es muy agresivo decir que la Segunda Ley de Reforma Agraria lo que trajo fue marabu? Anecdota:
    La U de la Habana recibio la visita por los annos 80s de un candidato presidencial democrata, no recuerdo ahora su nombre ni es importante, solo que, hablando en un aula comentaba sobre el enorme atraso agricola que vio en su recorrido por los campos…. inmediatamente, un dirigente tomo la palabra para decirle que ese problema lo estaban estudiando.. Ja, Ja Ja. y que el estaba seguro de que se iba a resolver.

  4. Bueno, ya el Marabu no es una mala palabra, pues ahora una empresa de Hialeah, Florida, importa todo el carbon de Marabu que le envian desde Cuba. Y dicen quienes cocinan a la braza con ese carbon cubiche, que es buenisimo y que rinde mucho, como el que importamos de Argentina y Uruguay. Me alegro por los productores de carbon de Cuba. Ojala y que reciban un pago digno, porque es un oficio duro.
    Asi que ya saben, Cuentapropistas, a sembrar Marabu !

    1. Me permito ser esceptico en los beneficios de exportar marabu sin hacer calculos. Un inmenso saco de carbon en Miami cuesta muy poco para que sea una actividad rentable. El marabu ademas impide cultivos mucho mas rentables

      1. miami no es el principal importador de carbón cubano ni de sombra… a estados unidos se le vendieron solamente 80 toneladas en el 2017, un contrato de 40 toneladas en enero y otro semejante en noviembre lo cuál evidentemente es casi simbólico ante el peso de los otros mercados…

        las principales exportaciones son a américa del sur y a europa y se destacan como principales compradores italia y alemania, grecia, españa y portugal y también países del medio oriente como arabia saudí, siria, turquía e israel…. lo vendido anualmente ronda las 80 mil toneladas a precios que oscilan los 340 euros…

        cuba produce carbón de otras especies, no solamente del marabú… en mi casa el que compramos normalmente es el de marabú y es excelente… hace poco me regalaron de mango y no quemó mal, pero sigo prefiriendo el de marabú, sobre todo a la hora de hacer carne de puerco… cuando se le añade la guayaba para ahumar eso queda muy sabroso… lo usamos para pescado, pollo, pizza y todo queda muy bien…

  5. “Te lo dije, Elisa, teníamos que haberla hecho más fuerte”. Cuando empece a leer esto nunca pense que era un cuento tan viejo. Pensaba que era un cubano de este tiempo que veia como su embarcacion precaria en la que habia depositado sus esperanzas de una vida mejor, se le desbarataba a pocas millas de la orilla.

  6. El Marabú en Cuba es una plaga que por decidía y abandono se expandió y achico el campo. Ahora, envés de arrasarlo y convertirlo en basura, se hace carbón y además de exporta. No es que produzca grandes beneficios, pero de ser basura paso a ser carbón y dejar dinero al carbonero y al monopolio de Comercio Exterior que lo exporta a Turquía y USA.

  7. Gisselle, excelente crónica… pero del siglo pasado… debe haber muchos motivos por los cuales los guateques están faltos de publico actualmente… imagino (seguramente me equivoco…) que es porque los guajiros actuales, están “resolviendo” el día a día… y no queda tiempo para el “jolgorio”…Saludos

  8. Copio; “los guateques no aglutinan ya a tantas personas como antes; lamentablemente esa costumbre está decayendo”.

    Ojala fuera solo esa costumbre lo que esta decayendo.

  9. Leyendo el periodico : http://www.escambray.cu/2018/las-elecciones-del-pueblo/ , casi el 87% de los espirituanos votaron, obteniendo sus diputados entre el 85 y 95% del total de votos (obviamente hay algunos anulados o no validos…) Con ese caudal electoral, evidentemente Cuba debe tener el mejor gobierno del mundo.. y ser una Potencia en todos los ordenes. No se si fue o no Churchill… pero cuanta razón tenía en “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” . Saludos

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s