Miércoles

MiércolesAún no sé si realmente nací un miércoles. Mi madre, que debe recordarlo como nadie por aquello de los dolores y la fuente rota y el corre corre, me lo asegura siempre, aunque con más insistencia cuando quiere hacer notar lo atravesada que era -y todavía soy- para algunas cosas. “La culpa es mía por parirte un miércoles”. Por eso nunca le creí del todo.

Luego rebasé la edad que ella tenía cuando se enredó por primera vez con mis pañales -que por esa época no estaban de moda los pampers-, y aunque por ahora no me auguro más hijo que este blog en el horizonte, supongo que seré capaz de rememorar no solo el día de la semana, sino también la hora, la ropa que llevaré puesta, el perfume de la enfermera de preparto y otros detalles insulsos que de seguro nadie más habrá de preguntarme en la vida.

De modo que no me queda más que creerlo: nací un miércoles, por atravesado que parezca, y miércoles fueron otros muchos días en que fui feliz y en que la suerte me acompañó sin necesidad de estar amarrándola a la pata de la cama, sin siquiera merecerla.

Ahora soy yo la que se ata a los miércoles, la que se pone la camisa de fuerza de escribir precisamente un día que no pretende abrir o cerrar semanas. Equidistante de los extremos para salvarse de los pecados a ultranza.

Hubiese podido continuar lanzando estas botellas al mar de los sargazos de Internet sin fecha fija, pero creo haber leído hace tiempo y comprobado luego una y otra vez que el corazón necesita ritos. Lo dijo la zorra que domesticó al pequeño príncipe de Saint Exupéry y yo lo sostengo: “Es mejor volver a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres comenzaré a ser feliz”. Tal vez estoy, como la zorra, domesticada. Tal vez necesito domesticar a alguien, no lo sé.

“Por un si acaso”, como también dice mi madre, me guardaré para estos días atravesados de la semana, cuando casi todos viven esperando el sábado y yo amanezco rezando para que siempre sea miércoles.

14 comentarios en “Miércoles

  1. Yo también nací miércoles y he creido siempre que es un buen día, para mí el más enérgico. Al final, menos los domingos que son un fastidio, casi todos los días pueden llevar su energía propia, entonces ¿por qué no los miércoles? Así que miércoles, y bien!

        1. Sí, la fascinante casa del perfume de La Habana. Te hacen un montón de preguntas -algunas hasta indiscretas- para luego confeccionarte una esencia a tu medida. Como debes suponer, no estaba dispuesta a responder ciertas cosas ni a pagar cierto precio, así que me quedé con la duda: a qué olerá el perfume Gisselle? Aclaro: Gisselle con dos S, no el Giselle francés…

  2. Definitivamente solo una esencia personalizada podría ser el fruto de tal investigación, supongo que a lo Jean-Baptiste Grenouille, claro, que el precio sería entonces el signo de la violencia?

    Me gusta pensar en el olor como agente de la seducción, por eso el poder del olor es implacable: se instala y “sella su poderío en los tejidos de la memoria”.

  3. A mí me gustan todos los días. Los domingos tienen una paz nostálgica que nos ponen alegres o tristes en dependencia de la vida que hayamos tenido y que pocos somos capaces de apreciar. Los lunes son el día especial para tener sexo con fabulosos desconocidos, pero la gente los ataca porque es el día del regreso al trabajo (ah, la clase obrera y sus problemas no oníricos). Los jueves son sensacionales por algo que no puedo decir aquí. Martes, viernes, sábado…lo mismo. Y a los miércoles ya los has descrito tú. Todos los días me gustan. Es increíble lo optimista que se siente este nacido un domingo al leer un jueves el blog de una nacida un miércoles.

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s