Archivo de la etiqueta: aborigen

Panchito, el último cacique

panchito-el-ultimo-caciquePara Francisco Ramírez Rojas, Panchito, no es nada del otro mundo eso de mantenerse aferrado a sus cultos ancestrales, a su comunidad de 11 casitas y 23 personas y a ese paraje perdido en la montaña donde sus antepasados consiguieron sobrevivir.

Para él es lo más natural del mundo, pero para el resto del país que lo mira con extrañeza, La ranchería es una rara avis: el último bastión aborigen de Cuba. Panchito, el último cacique.

Si no fuera porque hace siglos se internaron a más no poder en las lomas del macizo Nipe-Sagua-Baracoa, de los indígenas habría quedado solo el recuerdo, unas cuantas ilustraciones desperdigadas en los libros de historia y los nombres sonoros con que bautizaron lomas, ríos, penínsulas, cayos… cada accidente geográfico bajo sus dominios que, antes de 1492, eran toda la isla.

En la Cuba de estos tiempos, para admirar la herencia indígena más pura hay que llegar hasta La ranchería, un recodo tan intrincado en la sierra guantanamera que hacen falta dos horas a lomo de un camión de triple tracción —un “triple”, a secas, para los lugareños—, por picos y mesetas y valles y hasta la muy temida Loma de la muerte.

Panchito, sin embargo, no consigue imaginar otro sitio fuera de esas montañas para echar raíces con su cacicazgo a cuestas. Sigue leyendo

La villa de tierra adentro

La villa de tierra adentroCinco siglos después de que Don Diego Velázquez de Cuéllar dejara fundada la villa que nombró “de Sancti Spíritus”, es imposible asegurar categóricamente tantas certezas: que ocurrió un 4 de junio, que el sitio conocido hoy como Pueblo Viejo fue el asentamiento original y que fray Bartolomé de Las Casas ofició en esta región la misa que lo consagraría como el defensor de los indios.

“Ni falta que hace tener la seguridad”, parecen desafiar a coro los espirituanos de a pie, quienes no precisan de estudio científico alguno que les pruebe la fecha exacta de la Pascua de Pentecostés de 1514; mucho menos de un acta capitular con la firma, en trazos crípticos, del Adelantado. Para celebrar —con una euforia inusitada en estos lares— el medio milenio de la cuarta villa de Cuba les basta con las certidumbres escurridizas de la tradición oral. Sigue leyendo