Arroz, frijoles, ¿y qué más?

Si antes del huracán Irma alguien me hubiese dicho que yo iba a extrañar tanto el plátano burro, que iba a hacer colas de tres horas para comprar cinco o seis manos y que el otro plátano, al que llaman criollo o macho, en varios meses no lo volvería a ver; si alguien me lo hubiera dicho probablemente no lo hubiese creído. Porque una cosa … Continúa leyendo Arroz, frijoles, ¿y qué más?

División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

Aunque lo dicten los profesores de Geografía y hasta el sentido común, Sancti Spíritus no limita al norte con el Estrecho de la Florida, como pudieran sugerir los kilómetros y kilómetros de litoral. Sancti Spíritus limita al norte con Villa Clara desde que, en 1976, los cartógrafos trazaron una línea roja horizontal en la Bahía de Buenavista que dividió los llamados Cayos de Piedra, pegados … Continúa leyendo División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

El camino a la opulencia ajena

Cuando abrí la puerta y la vi con aquella saya larga y el libro apretado contra el pecho, pensé que era Testigo de Jehová. “Gracias por subir tantos pisos —le disparé el discurso que tengo preparado para tales circunstancias—, pero yo soy cristiana, bautizada en la Iglesia Católica, así que ya creo en Dios”. Me miró con cara de no comprender nada, se encogió de … Continúa leyendo El camino a la opulencia ajena

¿El canal de la familia cubana?

Es como si de pronto a la televisión nacional le hubiera dado por quedar bien con determinados programas, sacándolos de sus días y horarios habituales y dejándolos caer en paracaídas en las estelarísimas noches de Cubavisión, un proceso al que pudiéramos llamar “empoderamiento a la cañona”. Supongo yo que el objetivo sea quedar bien con sus realizadores y públicos específicos —algunos, demasiado específicos—, porque en … Continúa leyendo ¿El canal de la familia cubana?

Lo que provisional se pone

Una pared de tablas de palma y una meseta. Solo eso le quedó en pie a la casa de Iris Leidy Cedeño; el resto —es decir, otras paredes de tabla de palma y algunos tabiques de cartón— se vino abajo desde que el huracán Irma comenzó a pasearse por la costa norte de Cuba. Para cuando se estacionó frente a las costas de Yaguajay, con … Continúa leyendo Lo que provisional se pone

Yaguajay malherido

Era la una y media de la madrugada cuando la mata de caoba cayó sobre la placa de Ileana y Carlos. María Elena lo recuerda bien porque fue cuestión de escuchar el golpe, mirar el reloj y, de reojo, también a Ileana, que se había guarecido en su casa cuando el viento apretó y estaba allí con su hijo, muerta de pánico en una esquina. … Continúa leyendo Yaguajay malherido

Una excusa supersónica

Como argumento para una película de James Bond está bien: un país comunista y, por tanto, potencialmente peligroso, se apropia de una tecnología perversa que provoca daños auditivos a diplomáticos norteamericanos y Estados Unidos, autoproclamado guardián de la galaxia, se ve obligado a intervenir. De hecho, ahora que lo pienso, la saga del Agente 007 tiene guiones mucho más sólidos que ese. Como idea para … Continúa leyendo Una excusa supersónica

Desde una esquina virtual

Me confieso oyente de La otra esquina desde su temporada anterior, entre 2007 y 2010, cuando ese apasionado de la radio y promotor cultural que es Carlo Figueroa entraba en mi hogar como Pedro por su casa y, desde un estudio de la emisora provincial, me hablaba de jazz, de la cartelera cultural para el fin de semana y hasta de cómo cocinar frijoles negros. … Continúa leyendo Desde una esquina virtual

Un torbellino de desconsuelo

I: LA CASA Vista desde un postigo entreabierto en la acera de enfrente, la casa donde Ricardo ha vivido toda la vida parece de paja. Las paredes de mampuesto rústico van perdiendo pedazos y el techo, un rompecabezas de zinc a dos aguas, se levanta y cae sobre el caballete, se levanta y cae, se levanta y sale desprendido por los aires sin importarle demasiado … Continúa leyendo Un torbellino de desconsuelo

Deseándoles un feliz viaje

Llámenme exagerada, tremendista si quieren, pero pocos sitios hay en Cuba más desesperantes que una terminal de ómnibus. O sí, existen: las terminales de ómnibus en agosto. Debe ser el calor, que se condensa en gotas de grasa que bajan, plomizas, por la espalda; o el aumento exponencial de viajeros durante las vacaciones de verano. Debe ser una mezcla de ambos. Una mezcla que agobia, … Continúa leyendo Deseándoles un feliz viaje