El conquistador en su último naufragio

La agonía le trajo de regreso todos los recuerdos, como si no fueran suyas esas imágenes que le entraban sin remilgos en la cabeza. A fuerza de tantos años matando indios, llegó a pensar que era el elegido por Dios para librar la isla entera de la plaga salvaje que poblaba sus costas sin pudor…

¿Un cometa cada 500 años?

Debe ser que, acostumbrada al minimalismo y a la modorra cultural que en estos predios se da como por ensalmo, me había preparado psicológicamente para que la celebración por el medio milenio de Sancti Spíritus, la cuarta villa plantada por Diego Velázquez sobre el lomo de la isla, fuera un acontecimiento gris, sin sal ni…

Iré a Santiago

Ya no puedo decir, con cara de gata triste: “Nunca he pasado de Ciego de Ávila”. Semejante excusa me bastaba para ilustrar mi desconocimiento sobre la geografía del Oriente cubano y hasta para suplicarle a cuantos choferes conozco que me llevaran en un viaje del que había imaginado hasta sus más triviales detalles. Me cayó…

La poesía del recuerdo

La Trinidad que hoy venera medio mundo no es, precisamente, aquel villorrio fundado, según cuenta la leyenda, bajo la sombra del jigüe, cuando las huestes de Don Diego Velázquez de Cuéllar plantaron la espada y la cruz de la conquista en un punto impreciso de topografía tan irregular. No es, en modo alguno, la aldea…

En el casting fundacional

La culpa la tuvo Don Diego Velázquez de Cuellar, que se dedicó a sembrar villas por toda Cuba sin preocuparse demasiado por la constancia histórica -“de eso se encargarán los cronistas”, seguro pensó-; o los incendios en el Archivo de Indias, que redujeron a meras especulaciones las fechas de fundación de las primeras comarcas insulares….