Panchito, el último cacique

Para Francisco Ramírez Rojas, Panchito, no es nada del otro mundo eso de mantenerse aferrado a sus cultos ancestrales, a su comunidad de 11 casitas y 23 personas y a ese paraje perdido en la montaña donde sus antepasados consiguieron sobrevivir. Para él es lo más natural del mundo, pero para el resto del país que lo mira con extrañeza, La ranchería es una rara … Continúa leyendo Panchito, el último cacique

¿El fósil de la cultura guajira?

Por suerte para los campesinos cubanos, el Museo Etnográfico Regional de Cabaiguán es solo eso: un museo, una institución cultural de tablas de palma mal pulida y piso de tierra donde pudieron haber filmado escenas de la telenovela Tierra brava. Las escenas de Nacho Capitán, por supuesto, el montero pobre. “Ya ningún guajiro de por estos contornos vive así”, aclara la especialista Yanet Cardoso Martín, … Continúa leyendo ¿El fósil de la cultura guajira?

La Trinidad del futuro

Si algo ha sobrado en los últimos años en Trinidad, la tercera villa plantada por los conquistadores ibéricos en Cuba, ha sido planeamiento estratégico, del tipo que comienza con especialistas midiendo calles y aplicando encuestas, continúa con la elaboración de un diagnóstico del problema y concluye con recomendaciones para el acertado manejo urbano. Llamémosle el know how de la ciudad. De semejantes recetarios a corto, … Continúa leyendo La Trinidad del futuro

¿Por qué no llueve café en el campo?

A sus 71 años, Ernesto Martín debe ser el único guajiro del Escambray que no se levanta directo al primer buche de café de la mañana. Dejó de gustarle hace décadas, cuando su mujer intentó mudarse del colador a la cafetera y la explosión le dejó un hueco en el techo de la casa. “A ella no le pasó nada, por suerte —describe mientras le … Continúa leyendo ¿Por qué no llueve café en el campo?

Hostales en Trinidad: las verdes y las maduras

A cada rato, mientras recoge la mesa donde desayunaron sus huéspedes y le encarga a la empleada el menú del mediodía, Mercedes Gómez recuerda una de las primeras reuniones, hace casi 20 años, cuando en Trinidad comenzaba el boom de los hostales particulares. “El Estado no necesita para nada los ingresos de este tipo de turismo”, concluyó categórico un funcionario que, durante casi una hora, … Continúa leyendo Hostales en Trinidad: las verdes y las maduras

La filosofía del llega y pon

Tímidamente al principio, como quien prueba fuerza, le fueron creciendo a las ciudades cubanas portales sobre las aceras, escalinatas que invaden con total desparpajo los parterres, organopónicos enteros detrás de los edificios multifamiliares, garajes privados en zonas comunes y un largo, larguísimo etcétera de violaciones a lo instituido en materia de ordenamiento territorial y urbano. Y se percataron los infractores de que nada pasaba, que … Continúa leyendo La filosofía del llega y pon

¿Ayotzinapa somos todos?

“El crimen nos Iguala”. Jorge Drexler Sacaron del camión los cuerpos. Casi todos, vivos; unos 10 o 12, ya asfixiados por el aire que entraba a cuentagotas y el peso de los compañeros que les fueron cayendo encima. Alguno llegó a sentir cómo crujieron bajo sus costillas las costillas de otro, inerte. No hubo piedad para los estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa. … Continúa leyendo ¿Ayotzinapa somos todos?

Merienda escolar: ¿el fin de la discordia?

No porque la merienda escolar garantizara los nutrientes necesarios para un muchacho entre los 12 y 15 años; no porque el Estado erogara anualmente millones de pesos —solo en Sancti Spíritus, una provincia pequeña, el gasto mensual rondaba los 650 000 pesos— los adolescentes luego la consumían en masa. En cuestión de gustos, no hay discurso aleccionador que valga. Debió pasar, sin embargo, toda una … Continúa leyendo Merienda escolar: ¿el fin de la discordia?

El perro del hortelano

Poco a poco, la Aduana General de la República ha conseguido superarse a sí misma: como si las normativas que estableciera hace dos años —casualmente también en julio— para regular la entrada de productos al país no fuesen ya ridículas, esta vez redujo hasta límites de miseria las cantidades que las personas naturales pueden importar. Y publica la lista, como dijeran los españoles, “con todo … Continúa leyendo El perro del hortelano

Bienvenidos, welcome

No hay que ser economista titulado para adivinar, en el lento —casi imperceptible— ritmo de crecimiento de la economía nacional y, por ende, en la inercia del bolsillo ciudadano, la necesidad de un factor externo que dinamice el desarrollo y lo concrete aquí y ahora; que traduzca las cifras del ascendente Producto Interno Bruto (PIB) del país al único lenguaje que conseguiría hacer verosímil para … Continúa leyendo Bienvenidos, welcome