Archivo de la etiqueta: Granma

La cura de San Pablo de Yao

la-cura-de-san-pablo-de-yaoCuando se vio solo frente a aquella señora con un sangramiento desproporcionado en medio de la Sierra Maestra, Denis Gabriel Santos respiró profundo y dijo para sus adentros: “Esto lo resuelvo yo o el diablo vende billetes”.

La suerte es que no se turbó: estabilizó a la paciente a como pudo, aplicó los protocolos establecidos para casos de esa índole y se aseguró de remitirla con urgencia hacia Buey Arriba, porque hay padecimientos que, por más que él quiera, no puede curar desde un consultorio en San Pablo de Yao.

Hasta ese paraje de la cordillera oriental llegó Denis en septiembre pasado, acabadito de graduar, pero fue cuestión de que los guajiros mansos de por esos contornos lo miraran dos veces para comprender que les habían mandado un médico “como es debido”.

Así lo recalca Pedro Delfín López Gómez, vecino de San Pablo de Yao desde que nació hace tantos años que puede dárselas de historiador de la localidad y presume de conocer a todo el personal de la Salud que ha pasado por la comarca.

“Usted lo ve ahí, ecuánime, pero ese médico es una ardilla —ilustra Pedro—: va a esta casa a ver a un enfermo, cruza el río de piedra en piedra para hacer el terreno, atiende a cualquier hora… y luego, esa sonrisa maravillosa que transmite tanta confianza. Uno de verlo se siente curado”. Sigue leyendo

¿La conspiración de los iguales?

La conspiración de los igualesHay algo que no termina de convencerme en la columna que Roberto Zurbano publicó en The New York Times, no por el contenido del artículo, que llega a ser fundamentalista y exagerado -“tú hablas así porque eres rubia”, diría él-; sino porque me he quedado esperando qué viene después, como si su frase: “Para los negros cubanos la Revolución no ha comenzado” fuera una especie de Maine, la antesala de algún propósito que no atisbo a comprender. Sigue leyendo

La música en solfa

La música en solfaCuesta creer que en virtud de la misma política cultural se promuevan dos estéticas tan irreconciliables: de un lado, la música raigalmente cubana, que no teme fusionarse con cuanta influencia foránea pueda resultarle enriquecedora, pero que respeta los valores de nuestra nacionalidad; de otro, la chabacanería -burdo remedo de la picaresca-, la oda al consumo, la marginalidad.

Cuesta creerlo pero es cierto, porque quienes componen letras casi pornográficas e incitan a la violencia no llenan plazas enteras al margen de la institucionalidad. Se presentan en los escenarios públicos porque les brindan el espacio, firman contratos, se llevan sus cheques: todo legal. Sigue leyendo

Pirámides en la nostalgia

El olfato me dice que debo escribir sobre los cambios en la política migratoria; que si el tema saltó de las páginas personales, donde se esgrimía con expectación o sarcasmo, hasta la mismísima portada del diario Granma, con editorial incluido, alguna reacción se supone tendría que causarme. Alguna que no sea esta sensación de estupor generalizado que vengo arrastrando desde que escuché la noticia, primero en la revista Buenos días, después en la parada de la guagua, el mercado agropecuario, el merendero de la esquina… amplificada por obra y gracia del asombro popular. Sigue leyendo