Archivo de la etiqueta: líder

Panchito, el último cacique

panchito-el-ultimo-caciquePara Francisco Ramírez Rojas, Panchito, no es nada del otro mundo eso de mantenerse aferrado a sus cultos ancestrales, a su comunidad de 11 casitas y 23 personas y a ese paraje perdido en la montaña donde sus antepasados consiguieron sobrevivir.

Para él es lo más natural del mundo, pero para el resto del país que lo mira con extrañeza, La ranchería es una rara avis: el último bastión aborigen de Cuba. Panchito, el último cacique.

Si no fuera porque hace siglos se internaron a más no poder en las lomas del macizo Nipe-Sagua-Baracoa, de los indígenas habría quedado solo el recuerdo, unas cuantas ilustraciones desperdigadas en los libros de historia y los nombres sonoros con que bautizaron lomas, ríos, penínsulas, cayos… cada accidente geográfico bajo sus dominios que, antes de 1492, eran toda la isla.

En la Cuba de estos tiempos, para admirar la herencia indígena más pura hay que llegar hasta La ranchería, un recodo tan intrincado en la sierra guantanamera que hacen falta dos horas a lomo de un camión de triple tracción —un “triple”, a secas, para los lugareños—, por picos y mesetas y valles y hasta la muy temida Loma de la muerte.

Panchito, sin embargo, no consigue imaginar otro sitio fuera de esas montañas para echar raíces con su cacicazgo a cuestas. Sigue leyendo

El espíritu de Bolívar

El espíritu de BolívarMás de 10 años antes de morir, Hugo Chávez selló la imagen de líder irreverente y desenfadado por la que habría de trascender con una frase más simbólica que metafísica: “Esta silla a mi lado no está vacía; aquí está presente el espíritu de Bolívar”.

En aquel entonces no podía imaginar que el hijo de Sabaneta de Barinas expiraría aún joven en su lecho de enfermo, como el Libertador, dejando a medio mundo con el desconcierto atravesado en la garganta mientras Nicolás Maduro se desgarraba frente a las cámaras de la televisión: “Ha fallecido el comandante presidente Hugo Chávez Frías”.

No fue en ese momento de desconsuelo universal sino después, una vez superado el primer abatimiento, cuando pensé en Bolívar y en lo mucho que se asemejaron los destinos de ambos caudillos separados por la vorágine de casi dos siglos; una certidumbre que ratifico ahora, mientras releo por enésima vez la novela de Gabriel García Márquez sobre la travesía del Libertador por el río Magdalena hacia la última tarde de su vida y reconozco en ese viaje de postrimerías los mismos dilemas y cabos sueltos —¿los mismos miedos?— que Chávez hubo de padecer. Sigue leyendo

¿El sindicato está para exigir?

El sindicato está para exigirSin salida definitiva al problema de los salarios, que ya alcanza magnitud de trauma; ni la disminución de lo que buena parte de los obreros cubanos considera una elevada edad para la jubilación, concluyó por fin en La Habana el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el último capítulo de un largo, larguísimo trayecto que tuvo entretenidas a todas las secciones sindicales del país durante meses.

Asambleas y más asambleas se sucedieron el pasado año para analizar, primero, el Anteproyecto de Código del Trabajo —aprobado ya por el parlamento— y, después, el Anteproyecto de Documento Base que fue sometido a consideración de los delegados al congreso. La moda de los anteproyectos, diría un vecino que se autoproclama “jubilado de las reuniones innecesarias, no del laboreo”.

Pero, ¿quién soy yo para cuestionar los métodos y estilos al uso en las secciones sindicales o los aparatos burocráticos que sostienen la vida orgánica de la CTC?

Lo que sí tengo el derecho a cuestionar, porque para algo pago mensualmente mi cuota de afiliada, es la incapacidad de la organización para reclamar soluciones —al menos, hasta ahora— a la principal demanda de los trabajadores cubanos: la precariedad de los salarios. Sigue leyendo