Sagua la del turismo

El parque La Libertad, de Sagua la Grande, luce ahora mismo como una enorme pista de voleibol de playa: sin rastros del pavimento, ni de la estructura de concreto que solo funcionó como plataforma para actos y que medio pueblo llamaba “las tortas”, ni de aquellos árboles de raíces inoportunas más dignos de un jardín botánico que de una plaza y cuyas lianas aparecían, invariablemente, … Continúa leyendo Sagua la del turismo

Un charco que parece nada

Como todos los charcos que se respetan, el de la intercepción de las calles Salvador Herrera y Carrillo, en Sagua la Grande, nació tímidamente. Un hilo de agua clara hoy, un chorro de líquido espeso mañana, un borbotear inagotable que dejó de tener gracia hace años, cuando rebasó la fase de surtidor pintoresco para convertirse en el cráter de aguas albañales que ya hasta se … Continúa leyendo Un charco que parece nada

Un torbellino de desconsuelo

I: LA CASA Vista desde un postigo entreabierto en la acera de enfrente, la casa donde Ricardo ha vivido toda la vida parece de paja. Las paredes de mampuesto rústico van perdiendo pedazos y el techo, un rompecabezas de zinc a dos aguas, se levanta y cae sobre el caballete, se levanta y cae, se levanta y sale desprendido por los aires sin importarle demasiado … Continúa leyendo Un torbellino de desconsuelo

Sagua la Grande y la mina del turismo

“Cuando lo vea terminado, lo creo”, fue el parón en seco que me dio mi madre cuando llegué, borracha de euforia, a contarle lo que había leído en Internet: que ahora sí restaurarían el Hotel Sagua, que el Ministro de Turismo lo había mencionado por su nombre entre los seis inmuebles que serían sometidos a un proceso constructivo en toda Villa Clara para ampliar la … Continúa leyendo Sagua la Grande y la mina del turismo

Mis amigos de la primaria no me dejarán mentir

Veo a Laidí, mi profesora de quinto y sexto grado, y la saludo con esa mezcla de cariño y respeto que solo inspiran las maestras de escuela primaria; porque una vez en la secundaria, seamos francos, entre la presión que ejerce el grupo sobre el adolescente y las hormonas haciendo lo suyo, el profesor va perdiendo de a poco su omnipotencia. Veo a Laidí y … Continúa leyendo Mis amigos de la primaria no me dejarán mentir

Mitología de güijes

Los orígenes del mito se pierden en la neblina de los siglos. Fenómenos inexplicables en la mentalidad de nuestros primeros pobladores, coincidencias históricas y hasta el mismísimo azar convergieron en la conformación de la cosmogonía propia de esta ínsula. Los montes otrora vírgenes, arroyos y costas comenzaron a ser visitados por babujales, madres de agua, siguapas…, una pléyade de apariciones a medio camino entre realidad … Continúa leyendo Mitología de güijes

Guns n’ Roses en Cuba: cuestión de paciencia

Si me lo hubieran dicho hace 15 años, mientras copiaba las letras de Don’t cry y November rain en la libreta de canciones que compartían armónicamente con temas de Laura Pausini y Enrique Iglesias; si me lo hubieran dicho a finales de los 90, cuando el heavy metal no lucía aún como un subgénero del rock preterido y desfasado, habría respondido con una mueca de … Continúa leyendo Guns n’ Roses en Cuba: cuestión de paciencia

Hotel Sagua: ¿cerrado por derribo?

Parece un edificio de Kobane, no tanto por su arquitectura, típica del eclecticismo insular de principios del siglo XX, como por el estado de devastación en que se encuentra: balcones a punto de precipitarse sobre el asfalto —algunos perdidos ya, irremediablemente—, plantas invasoras minando los entrepisos, puertas y ventanas abiertas sin piedad a la intemperie. Lo que se dice un inmueble asolado por la guerra. … Continúa leyendo Hotel Sagua: ¿cerrado por derribo?

Que Palmas y cañas no me pierdo yo

No sé en el resto de los hogares cubanos, pero en el que me crié se respetaba las siete de la tarde del domingo como una hora sacramental. En tiempos de pelota o huracanes, días de cumpleaños o conmemoraciones nacionales, mis abuelos hacían caso omiso del contexto y, “comidos” y bañados desde antes, se sentaban a disfrutar de Palmas y cañas, el estelar campesino de … Continúa leyendo Que Palmas y cañas no me pierdo yo

Ritual de mayo

Sobre la cama de un LIAZ, una maza de ingenio que por aquel entonces me parecía gigantesca; también sobre el camión, entre la imponente mole de hierro y las barandas, un piquete de improvisados congueros le cantaban lo mismo al esfuerzo proletario que a alguna deidad yoruba mientras se pasaban una botella de dudosa procedencia. “Para mantener el ritmo”, decían. Detrás, el resto de los … Continúa leyendo Ritual de mayo