La voz del otro

Lanzados al estrellato nacional o casi anónimos en el concierto diario de la isla, los cubanos enriquecen con los más variopintos criterios el escenario siempre cambiante de la Patria. Cuba profunda se sacude cualquier rezago de intolerancia para adentrarse en la voz del otro.

Antón Arrufat: Voy a la página como si empezara de nuevo

Virgilio, el bueno

Pineda Barnet: La película que no encuentro

Un sabio esotérico

Luis Toledo Sande: Martí no cocinaba rencores

No seré Carpentier, mi vida, soy Pedro de Jesús

El siol de Los Pinares

José Perdomo: En deuda con el paisaje

Arístides Vega Chapú: Solo aspiro a un día siguiente

Prefiero las historias ocultas

Hay chistes que explican mejor la realidad que cualquier artículo

Lo real maravilloso de Natalia Bolívar

No se hace una industria cultural centralizando ideas

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s