Ana, el paladar y la moraleja

Ana cocinaba los garbanzos más espectaculares de Sancti Spíritus. Quizás todavía los cocina, pero solo para su familia, a todo reventar para los amigos íntimos que la visitan; para vender en el paladar que había montado en la sala de su casa, ya no. Aquello no era un paladaaaaaaaaar, sino más bien una fonda con cinco o seis mesas que ella atendía personalmente, desde tomar … Continúa leyendo Ana, el paladar y la moraleja

Colgando del hilo de la dependencia externa

Los últimos habitantes de Cuba que lograron cultivar las cantidades que necesitaban para consumir fueron los aborígenes. Desde entonces hasta hoy, los cubanos han dependido en mayor o menor medida de las importaciones de alimentos para satisfacer una demanda que ha ido, lógicamente, in crescendo. No lo digo yo, que apenas he sembrado caña y bejucos de boniato en las ya extintas escuelas al campo; … Continúa leyendo Colgando del hilo de la dependencia externa

¿Arando con los mismos bueyes?

Cuando a José Antonio Casimiro se le mete una cosa entre ceja y ceja, lo más recomendable es quitarse del medio y dejarlo hacer. Dejarlo, por ejemplo, armar y desarmar 13 veces un fogón de leña, dice él que buscando la perfección, o construir sus propios aperos de labranza porque “con la guataca yo nunca me he entendido bien”. Buscándole las cosquillas al artefacto, Casimiro … Continúa leyendo ¿Arando con los mismos bueyes?

Santiago Espirituano, una tarea de Hércules

Si se miran con cariño, sabiendo que costó ansias buscar los papeles de colores, el pegamento que resistiera el embate de los aguaceros y el combustible necesario para que recorran, según se ha prometido, buena parte de la ciudad; si se miran así, con ternura, las carrozas del Santiago Espirituano 2017 no parecen ya esos armatostes rudimentarios de dudosa calidad artística. Arte, no: magia hay … Continúa leyendo Santiago Espirituano, una tarea de Hércules

Vestida y con sombrilla

Para cuando mi mamá cumplió mi edad, ya yo tenía nueve años. Esa cuenta de aritmética elemental me ha dejado pensando y no precisamente en que me ha agarrado tarde para tener mis propios hijos, porque en definitiva la planificación familiar y el empoderamiento de la mujer para algo existen; sino en la relatividad de la percepción: cuando yo tenía nueve años, me figuraba que … Continúa leyendo Vestida y con sombrilla

Una casa con la guayabera al codo

Cuando en octubre de 2010 la cancillería estableció “el uso de la guayabera como prenda de vestir en los actos del ceremonial diplomático del Estado cubano y de su Gobierno”, Carlo Figueroa y el equipo de promotores voluntarios que había comenzado a revolucionar la vida cultural de Sancti Spíritus lo interpretaron como una conquista personal. La resolución tomaba en cuenta la autenticidad y cubanía de … Continúa leyendo Una casa con la guayabera al codo

Enemigo público número uno

Sobre Donald Trump, ni una palabra más. Ya bastante me recondené con el circo que montó el pasado viernes, un espectáculo de pésimo gusto que solo sirvió para ponerle de nuevo el tete en la boca a Marco Rubio después de que Obama ignorara sus perretas olímpicamente. Marco Rubio, que se las da de experto del sentir de los cubanos sin haber puesto jamás un … Continúa leyendo Enemigo público número uno

Sagua la Grande y la mina del turismo

“Cuando lo vea terminado, lo creo”, fue el parón en seco que me dio mi madre cuando llegué, borracha de euforia, a contarle lo que había leído en Internet: que ahora sí restaurarían el Hotel Sagua, que el Ministro de Turismo lo había mencionado por su nombre entre los seis inmuebles que serían sometidos a un proceso constructivo en toda Villa Clara para ampliar la … Continúa leyendo Sagua la Grande y la mina del turismo