Circuito de Fórmula 1 en Paredes

En su mente, iba manejando un auto de carrera, uno de esos achatados como ranas rodantes que se adelantan entre ellos en las rectas y se abren en las curvas. En su mente, iba al timón en uno de esos carros a la velocidad supersónica que él los había visto casi volar en los videos que le copian del Paquete. Pero ni la carretera entre … Continúa leyendo Circuito de Fórmula 1 en Paredes

Vitrales o el don de la permanencia

Aún no terminaban los 80 cuando Vitrales salió al ruedo por primera vez. La idea era loable: allí donde el potencial artístico lo propiciara, debía existir un suplemento que diera voz a los intelectuales. Voz y alma vino a ser Vitrales, oasis a la creación en medio de un panorama que no era precisamente pródigo en espacios editoriales. Tal vez por ello no pocos suspiraron … Continúa leyendo Vitrales o el don de la permanencia

Arroz, frijoles, ¿y qué más?

Si antes del huracán Irma alguien me hubiese dicho que yo iba a extrañar tanto el plátano burro, que iba a hacer colas de tres horas para comprar cinco o seis manos y que el otro plátano, al que llaman criollo o macho, en varios meses no lo volvería a ver; si alguien me lo hubiera dicho probablemente no lo hubiese creído. Porque una cosa … Continúa leyendo Arroz, frijoles, ¿y qué más?

División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

Aunque lo dicten los profesores de Geografía y hasta el sentido común, Sancti Spíritus no limita al norte con el Estrecho de la Florida, como pudieran sugerir los kilómetros y kilómetros de litoral. Sancti Spíritus limita al norte con Villa Clara desde que, en 1976, los cartógrafos trazaron una línea roja horizontal en la Bahía de Buenavista que dividió los llamados Cayos de Piedra, pegados … Continúa leyendo División político-administrativa en Cuba: ¿dónde poner los linderos?

Lo que provisional se pone

Una pared de tablas de palma y una meseta. Solo eso le quedó en pie a la casa de Iris Leidy Cedeño; el resto —es decir, otras paredes de tabla de palma y algunos tabiques de cartón— se vino abajo desde que el huracán Irma comenzó a pasearse por la costa norte de Cuba. Para cuando se estacionó frente a las costas de Yaguajay, con … Continúa leyendo Lo que provisional se pone

Yaguajay malherido

Era la una y media de la madrugada cuando la mata de caoba cayó sobre la placa de Ileana y Carlos. María Elena lo recuerda bien porque fue cuestión de escuchar el golpe, mirar el reloj y, de reojo, también a Ileana, que se había guarecido en su casa cuando el viento apretó y estaba allí con su hijo, muerta de pánico en una esquina. … Continúa leyendo Yaguajay malherido

Desde una esquina virtual

Me confieso oyente de La otra esquina desde su temporada anterior, entre 2007 y 2010, cuando ese apasionado de la radio y promotor cultural que es Carlo Figueroa entraba en mi hogar como Pedro por su casa y, desde un estudio de la emisora provincial, me hablaba de jazz, de la cartelera cultural para el fin de semana y hasta de cómo cocinar frijoles negros. … Continúa leyendo Desde una esquina virtual

Deseándoles un feliz viaje

Llámenme exagerada, tremendista si quieren, pero pocos sitios hay en Cuba más desesperantes que una terminal de ómnibus. O sí, existen: las terminales de ómnibus en agosto. Debe ser el calor, que se condensa en gotas de grasa que bajan, plomizas, por la espalda; o el aumento exponencial de viajeros durante las vacaciones de verano. Debe ser una mezcla de ambos. Una mezcla que agobia, … Continúa leyendo Deseándoles un feliz viaje

Ana, el paladar y la moraleja

Ana cocinaba los garbanzos más espectaculares de Sancti Spíritus. Quizás todavía los cocina, pero solo para su familia, a todo reventar para los amigos íntimos que la visitan; para vender en el paladar que había montado en la sala de su casa, ya no. Aquello no era un paladaaaaaaaaar, sino más bien una fonda con cinco o seis mesas que ella atendía personalmente, desde tomar … Continúa leyendo Ana, el paladar y la moraleja

¿Arando con los mismos bueyes?

Cuando a José Antonio Casimiro se le mete una cosa entre ceja y ceja, lo más recomendable es quitarse del medio y dejarlo hacer. Dejarlo, por ejemplo, armar y desarmar 13 veces un fogón de leña, dice él que buscando la perfección, o construir sus propios aperos de labranza porque “con la guataca yo nunca me he entendido bien”. Buscándole las cosquillas al artefacto, Casimiro … Continúa leyendo ¿Arando con los mismos bueyes?