Divina Providencia

Divina ProvidenciaSe llama Isabel de la Paz y está sentada junto a su madre en el piso de cemento del portal. Me dice que no tenga pena, que abra la talanquera y entre, que todo el que llega hasta allí es gente buena, gente en la que se puede confiar.

“¿Un buchito de café? Lo único malo es que no está acabado de colar”, se disculpa y yo le suelto a boquejarro lo que siempre respondo en estos casos: que a mí el café me gusta hasta en duro frío. Nos reímos muchísimo, ella porque pensaba que todos los periodistas eran formales y encopetados, y yo porque compruebo que el café y el calor siguen siendo en Cuba temas rompehielos.

Le pregunto cómo se vive en Providencia y me contesta, casi sin pensarlo, que de maravilla. “Aquí la gente se levanta por la mañana, se va a hacer sus cosas en el campo, los niños para la escuela, por la tarde las mujeres se enredan en los traqueteos de la cocina y por la noche, a ver televisor. ¿No ve? Como en cualquier otro lugar”.

Pero Providencia no es cualquier otro lugar. Plantado a 12 kilómetros de la cabecera municipal de Bartolomé Masó, en Granma, cuando el ciclón Flora desmelenó la región y hubo que levantar todo de cero, el caserío no llega a ser un poblado —ni lo pretende—, sino un entramado de casas al borde de la carretera donde los campesinos pone a secar los granos y por donde pasan, de vez en vez, los camiones que remontan la Sierra Maestra.

De eso sí sabe Isabel, de que cuando los mambises toda la zona era un hervidero y después, en la última guerra, la mismísima comandancia de Fidel estaba en La Plata, “a 15 kilómetros por ahí pa’ arriba”.

“Esto era la candela —describe—: dicen los más viejos, los que vivían casi en bajareques, que la invasión salió de por estos contornos: Camilo, desde Boca del Salto, por aquella vuelta; el Che, desde Jíbaro, por Las Mercedes. Eso lo sabe todo el mundo aquí, que esta era la Providencia de los rebeldes”.

Isabel me ve garabatear en la agenda y se pone a enumerar asuntos que considera importantes para un periódico: que el consultorio funciona bien, con un médico joven que es un talento; que con ese muchachito se atienden pacientes de La Güira, El Mirador, Las Colmenas, El Corojo, El Congrí y otras comunidades de los alrededores; que el grupo comunitario está pendiente hasta de donde el jején puso el huevo; que el transporte “falletea” un poco porque hay solo tres salidas de guagua a la semana, pero que, bueno, con eso se resuelve.

No me cuenta mientras escribo, sino un rato después, cuando me empino la jícara de café criollo, que lo mejor de Providencia es lo sana que es la gente, que se puede dormir con las puertas abiertas en las noches de verano porque el fresco entra pero los vecinos, no; y que si hay un enfermo toda la comunidad se moviliza como si fuera una sola familia. “Una familia grande y con sus encontronazos pero, al final, una de las buenas”.

No es porque me lo jure ella, sino porque la candidez de los guajiros de Providencia se ve a la legua: en la pandilla de niños sin camisetas que salen despavoridos cuando el jonrón viene a caer en el capó del carro de la prensa; en los adolescentes que, trepados “al pelo” en los caballos, dan vueltas en torno a las cámaras para ver si se ven por la noche en el noticiero; en la naturalidad con que la madre de Isabel se despide de una parienta que sale de allá adentro con una mochila cargada de viandas: “Y pa’ la próxima vienes sin apuro, para que no me dejes con el almuerzo hecho”.

Que también me voy, les digo, no sea que el resto del equipo me deje botada y sea yo una boca más para alimentar en Providencia. Se ríen ambas, seguras de que no resistiría el modo de vida —bucólico para el visitante, aburrido para el que se queda— de una comunidad cercada por la sierra.

Se ríen y me alcanzan un paquete que primero me niego a aceptar, medio apenada, pero termino cediendo, no tanto por el café acabado de coger de la mata, como por la expresión conmovedora de las dos mujeres, ese peculiar brillo en los ojos de quien ofrece de corazón lo mejor que tiene: “Lo tuestas y lo mueles —me aconseja la madre de Isabel—, pero no hagas duro frío, mi hijita, que el café se toma caliente”.

Anuncios

24 comentarios en “Divina Providencia

  1. Estamos en el siglo XXI, con sus defectos y virtudes, como toda nacion pobre y con sistema economico que no puede echar pa’lante, porque un elefante no puede volar nunca.
    Problemas graves tambien hay en Haiti, Dominicana, toda Centroamerica y hasta en Puerto Rico, el hijo bobo nuestro, que no produce nada, excepto millones que estan apuntados al sistema de Alimentacion Federal de EE>UU. Y Venezuela, ya es un cancer en estado terminal ( economia y gobierno ) . Cuba no esta tan mal: lo dice quien viaja por todo el mundo.

    1. claro y como en chipre hay problemas pues no nos preocupemos por los nuestros, vamos a esperar a que chipre resuelva sus problemas y entonces nosotros nos ponemos las pilas y resolvemos los nuestros. total si haiti esta peor, todavia nosotros somos el numero 2 de abajo hacia arriba, cuando lleguemos al fondo pues entonces ya nos preocuparemos. claro ya usted esta a salvo no?

  2. En Cuba las personas que viven en el campo son así de sencillas, naturales, viven sin maldad y comparten lo que tienen con sus vecinos, familiares y visitantes. En estos días tuve una experiencia conmovedora, acompañé a la improvisadora Tomasita Quiala y a otras importantes figuras de la música campesina cubana a una gira por los comunidades campesinas espirituanas, allí eran atendidos por las familias y quienes los alimentaban al concluir sus actuaciones, que eran realmente un a gran fiesta hasta en los lugares más intrincados, Tomasita es toda una personalidad y es querida y admirada por los campesinos cubanos, ya prácticamente cuando nos íbamos se le acerco un anciano, tendría alrededor de ochenta y tantos años, la besó y le regaló en un naylito una libra (medio kg) de frijol negro, él le dijo a la artista que lo disculpara pero que no podía regalarle más pùes era muy pobre, pero que se lo daba con el corazón, pues la admiraba mucho, a todos nos sorprendió pues no se acostumbra en esas giras a que los campesinos le regalen ese tipo de cosas a los artistas, si suelen compartir con ellos, brindar, no permiten que pagen la bebida o la comida pues ellos se la regalan entre otras cosas, pero fue un gesto conmovedor y Tomasita quedó muy impresionada, se tiró varias fotos con el anciano junto al resto del elenco y se la manadaron en estos días autografiada, en el resto de la gira en cada controversia Tomasita contaba en sus décimas lo ocurrido, así es la gente que vive en los campos de Cuba y también en muchas de nuestra ciudades, por eso a pesar de ser un país pobre, con muchísimas limitaciones, los cubanos nos sentimos a gusto en nuestro país pues sabemos apreciar el valor que tiene vivir en un país con tranquilidad, sin tantos peligros, entre personas que se aprecian y respetan y que comparten cuando es necesario su pedazo de pan con el vecino.

    1. si pudiste compartir con tomasita tuviste un privilegio… es una de las grandes improvisadoras cubanas, una mujer con una chispa y una fuerza para hilar versos que para batirse con ella hay que estar bien afila’o!… para quienes no la conozcan, ella es una artista cubana del género campesino que improvisa versos octosílabos mientras canta, lo que le decimos en cuba sencillamente “improvisar” o dedicarse al “repentismo”…

      cuando dos poetas cantan juntos se establece una “controversia” en que sus versos, cantados en décima, que es una estrofa muy cubana formada por diez octosílabos, giran alrededor de un tema que puede ser muy tranquilo o muy candente, llegando incluso a “tirarse” mutuamente… pero hacer eso con tomatisa es casi que suicidarse porque superarla es muy difícil… por cierto, como detalle curioso, tomasita es ciega…

  3. Muy colorido y bonito tu comentario, Yolimar.
    Hace unos dias regrese de Cuba, pues hacia 20 años que no iba a mi pueblo, uno mas de Oriente. MI mujer y mis hijos no conocian donde naci, pero la experiencia, a pesar que solo fueron 3 dias, fue altamente positiva. Quedaron impresionados por la sencillez de la gente, por el cariño, la cercania, el calor humano y la bondad de darlo todo a cambio de nada. Estoy seguro que en muchos pueblos de Cuba el trato es asi.

  4. Uno de los annos del pre estuve en un campamento en Pinar del rio que quedaba a pocos metros de un pueblo prision . El nombre del pueblo es Sandino y ahi estaban campesinos como los que folkloricamente se describen en este articulo. Los sacaron de sus tierras en el Escambray y los acantonaron lejos. Asi por que asi. Era como una Siberia pero en cuba.

  5. Estoy seguro que los tainos y siboneyes vivían “felices” en su paraíso tropical…pero llego la conquista ” imperial”. Pobre Isabel, que solo conoce su reducido mundo. O tal vez, pobres nosotros, por conocer medio mundo. La dicotomía existe, y probablemente son mas “simples” y felices los guajiros como Isabel. Quizás es mejor nunca abrir los ojos…pero algún día llegara la “conquista”, e Isabel no estará preparada…

  6. Que va, si le tiro un recta a 100 millas por hora y lo poncho: tres golpes de mocha y lo tiro pa’ la tonga. Asi lo hubiera dicho el inolvidable Bobby Salamanca, para muchos , el mejor narrador de beisbol del siglo XX.

    1. oye, no sé si el mejor narrador de beisbol del siglo XX… pero el mejor narrador CUBANO de beisbol, seguro que sí lo fue!… pero además, un tipo con un sentido de la ética enorme… él fue el que le puso “el señor pelotero” a luis giraldo casanova y que “mote” tan bien puesto!… hay momentos en la narración deportiva cubana memorables por varios comentaristas o narradores deportivos, pero bobby quedó como leyenda viva por su constancia y naturalidad… rené navarro era otro fenomenal que coincidió con la época de oro de volly femenino cubano y se inmortalizaron ambos…

  7. No entiendo lo que piensan algunos foristas aqui. Segun ellos la gente del campo es muy buena porque aun siendo extremadamente pobres dan lo que tienen. No lo dudo pero me surge una duda.
    Como puede ser pobre un individuo que tiene un terreno donde cultivar en un pais donde escasea algo tan elemental como las papas. Cual es el merito de alguien que vive en una tierra fertil y no tiene donde caerse muerto como exaltan algunos aqui ?.
    Como es posible que despues de todas las reformas agrarias ( la primera y la segunda), las investigaciones vacunas y los proyectos Microjet , hidroponicos y el cordon de la Habana la gente del campo siga siendo tan o mas pobre que antes. Si . Mas pobres que antes, porque lo que era pobreza hace sesenta annos, ahora es miseria en la escala de la calidad de vida.
    Sera que son vagos o que no tienen deseos de progresar y prefieren aceptar vivir en el Siglo XXI que ya esta al llegar a su primer cuarto tan pobres como aquellos que en la primera mitad del anterior, segun la propaganda del regimen, carecian de lo elemental?.

    1. SANSON, tengo otro punto de vista distinto al suyo y no quiere decir que Ud este mintiendo o se este alejando de la verdad. Mi familia materna es del campo: los que tenian tierras y se las quitaron ( el estado ), se fueron para el pueblo porque segun ellos, ya no valia la pena estar en el monte. Otros, que no tenian tierras, pero se dedicaban a sembrar y cortar caña, se quedaron porque alli tenian sus medios de vida.
      Despues de 1968, cuando la Ofensiva Revolucionaria, la policia, por orden del gobierno, comenzo una campaña de abusos que consistia en confiscar a los que llegan al pueblo con puercos, gallinas, platanos, arroz, frijoles, etc; etc. Y esa politica de abusos, excesos y arbitrariedades se mantuvo durante toda la decada de los 70. Yo me fui de Cuba en 1980 y no se cuando terminaron las confiscaciones en los Puntos de Control a la entrada de las ciudades. Demore 14 largos anos en regresar.

      Mi esposa tiene familia que vive en el campo, provincia de Santi Spiritus, que cultivan y venden la totalidad de lo que producen sin que haya confiscaciones por parte de la policia. Mi cuñado cria ganado que vende al estado a muy buen precio y puedo dar fe que pagan en 90 dias. Lo mismo sucede con el queso que el y su esposa fabrican en la finca, que lo venden a una red de cafeterias del estado y se lo pagan a los 30 dias.
      Las ferias que hay en pueblos y ciudades los Domingos, los campesinos e intermediarios venden carne de cerdo, de chivo, frutas y vegetales, paradogicamente protegidos por la misma policia que en los 60 y 70 nos confiscaban estos mismos productos que mis padres y yo cargabamos desde el campo. Que conste que me alegra que haya pasado esa etapa negra de abusos, pero por mas que quiera, no se me olvida el llanto de mi mama suplicandole a la policia que no nos decomisara la comida del mes sin que el uniformado se inmutara.
      Cuando voy a Cuba, trato de pasar el fin de semana para poder ir a la feria del Domingo a hacer compras para mis suegros, que son ancianos y ya no pueden hacer este tipo de actividad. Mas bien lo hago para saciar un deseo que nunca pude cumplir mientras vivi en Cuba: poder comprar comida libremente sin miedo a decomiso.
      El problema hoy en dia en Cuba no es conseguir la comida, sino el dinero, porque los salarios siguen siendo ridiculamente bajos. El sindicato unico, que en cualquier otro pais es el que se encarga de pedir aumento salarial para los obreros, calla o mira para otro lado.

      1. Fijese que yo no exprese ningun punto de vista porque no me gusta aventurar opiniones. Solo que me intriga como se habla de gente pobre que tiene tierras y por eso hago preguntas.
        Veo un articulo de alguien que gana un sueldito y comentarios de personas que posiblemente lo que devengan no les alcanca para comer una semana, sennalando la pobreza de unos que pudieran en un dia hacer mas dinero que ellos en un mes si los dejan. Es como tener una mina de oro en el patio y tenerse que disculpar por tener las medias rotas.
        Cuba es un pais que deberia haber estado exportando comida desde hace annos y aun la compra lo cual es un indicativo de que algo no funciona y aunque se culpe al bloqueo por el fracaso del “experimento” la tierra no habia que importarla. Solo sembrarla porque maquinaria se trajo de sobra en los tiempos en que existia la URSS. Y el petroleo que sobraba se vendia a precio de Mercado Mundial.
        Pero se elimino la tradicion campesina que consiste en que una familia se ponga en funcion de una finca y la haga producir. Tremendo fallo.
        Pero el mayor fallo es no es eso. El mayor fallo es no reconocerlo todavia.

  8. Caramba, la bloguera ha cambiado el formato del blog: se ve fresco, innovador, moderno, colorido y espacioso. El cambio ha sido positivo, Giselle. El diseÑador grafico que hizo la mejora “tiene muy buen gusto”. Enhorabuena por el cambio.

  9. SANSON, todavia hay gente que tiene la cara mas dura que el piso y culpa al embargo por todos los males y carencias. Es que por decadas les han barrenado esa tesis , que no pocos la aceptado como buena. Si falta cafe, azucar, viandas o ensalada en los hogares, tambien es culpa del embargo “porque los americanos no permiten comprar ni abonos ni pestecidas. Pa’ su escopeta ! Casi siempre el embargo y los americanos tienen la culpa.

    Puede que haya lugares donde los campesinos no las pasen tan bien como mi familia politica. Que cada cual exponga sus experiencias, que son respetables aunque difieran de las mias.

  10. CAMARERO, yo veo beisbol profesional toda la temporada, de Abril a Octubre. Pago unos cuantos canales de deportes via satelite, precisamente para tener acceso a disfrutar de la mejor pelota del mundo. Eso nadie lo duda. Ahora, en Fox, hay un dominicano y un boricua narrando que dan ganas de cambiar de canal. Si Bobby Salamanca viviera, se moriria, pero del disgusto. Bobby era ocurrente, simpatico, creativo, hacia vibrar al oyente, porque donde el se lucia era transmitiendo para la radio. Situaba al oyente en el stadium; era pura credibilidad, pero trambien creaba sloganes, como aquella memorable frase en 1970, cuando la Zafra de los 10 Millones: “Azucar, abanincando ! Tres golpes de mocha y lo tiro pa’ la tonga”. Queria decir que el bateador se habia ponchado. Pero habia creado su propio repertorio en la locucion beisbolera. Yo siempre digo que es irrepetible y que dejo el liston tan alto, que ni Felo Ramirez, locutor de los Miami Marlins, lo iguala. Y Felo es buenisimo narrando pelota.
    Como narrador de beisbol en ingles, estaba Howard Cossel ( 1918-1995 ) considerado por la revista TV Guide como el mejor narrador deportivo del siglo XX. Sobre Cossel , siempre digo que era la version americana de Bobby Salamanca.
    Eddy Martin y Hector Rodriguez eran muy buenos narrando pelota, pero me quedo con Bobby 10 a 1.

  11. Uno puede respetar aquello de la igualdad, el socialismo y toda la muela…. Pero cuando ve que en la manzana de Gomez venden un Bulgari en 10.500 dolares (mas de lo que un cubano “de a pie” ganaria en TODA SU VIDA), se pregunta: Esto es socialismo o capitalismo puro y duro?

La opinión es libre, mientras sea emitida con respeto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s